Home Expos y Museos Pulquería en el Museo de Culturas Populares del IMC: recuerdo de una tradición que se resiste a desaparecer
Expos y Museos - April 4, 2013

Pulquería en el Museo de Culturas Populares del IMC: recuerdo de una tradición que se resiste a desaparecer

En un ambiente en el que no faltaban los altares con imágenes religiosas, flores y veladoras, había cabezas o pieles de animales, incluso magueyes ubicados en el interior del local, que eran adornados como árboles de navidad.

El Instituto Mexiquense de Cultura (IMC), a través de su extraordinario Museo de Culturas Populares, guarda la reproducción de una pulquería en la Troje, lugar donde, en 1836, se encontraba el almacén de maíz de la Hacienda La Pila, hoy sede del Centro Cultural Mexiquense en Toluca. Esta magnífica pulquería es muestra de las que antaño visitaban los abuelos mexiquenses y data de finales del siglo XIX y principios del XX.

“La Troje”, como es conocida actualmente, es el lugar ideal para quien tenga curiosidad de conocer los implementos utilizados en la extracción por succión de aguamiel, como son los acocotes, fabricados de una calabaza larga agujerada por ambos extremos; también podrán ver las famosas “botas” de cuero donde se trasladaba la llamada bebida de los dioses, así como los “tinacales” o “toros”, donde se depositaba el líquido para su fermentación.

Sobre el mostrador verán varios vasos con las medidas y sus peculiares apodos: “Las cacarizas”, que utilizaban los trabajadores de la construcción o “los camiones”, que preferían los obreros.

Por supuesto que hay una amplia variedad de jarros pulqueros y “catrinas” destinadas para las mujeres, quienes, por cierto, tenían restringido a dos litros su consumo y en un lugar destinado exclusivo para ellas.

Además, en la Troje conocerán historias y tradiciones de esta bebida que, dicen por ahí, es “muchachera”. Cuentan que se solía acompañar el consumo del pulque con un taco placero, de pápalo-quelite, de papas de agua y, los más comunes y económicos, los de “salsa de molcajete”, todos con tortilla hecha a mano al comal.

De hecho, el inmueble cuenta con algunas variedades de molcajetes y jarras que se usaban, la mayoría de ellas originales, donadas por descendientes de don Carlos Hernández Barraza, quien a principios del siglo XIX estableció en Toluca varias pulquerías de este tipo.

Asiste con tus amigos y familiares al Centro Cultural Mexiquense a conocer una de las tradiciones que, aunque se resisten a desaparecer, aún es parte de nuestro folclor y de nuestra historia.

Fuente: (CONECULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *