Home Cine “Un mundo secreto”, una historia sobre la soledad y la adolescencia en la Cineteca Nacional
Cine - March 26, 2013

“Un mundo secreto”, una historia sobre la soledad y la adolescencia en la Cineteca Nacional

Una historia sobre el mundo interior, el mundo secreto de María, una joven adolescente de la ciudad de México que sólo vive para sí misma: sus sueños, su desinterés por lo mundano y una gran soledad son más que suficientes para dejarse llevar o, mejor dicho, tal como se ve en la película, para enfrentar el viaje de iniciación inspirado a partir de un sueño que ha tenido.

El sueño de María está conectado con el mar, de esta manera ese deseo tan profundo es el motivo suficiente para dejar, aunque sea temporalmente, el nido materno y emprender sola, sin aviso, con su diario y unas cuantas pertenencias, ese viaje como resultado de un impulso irrefrenable. Así vemos una cinta que inicia en las calles de la ciudad de México, donde el director Mariño, optando más por el discurso cinematográfico de las imágenes que los diálogos de los personajes, nos muestra un impecable trabajo de fotografía de innumerables cuadros urbanos: los semáforos, los autos, infinidad de luces como un sello imborrable de una ciudad también introspectiva, edificios, la gente y la misma María abriéndose paso entre las saturadas calles de puestos ambulantes y gente.

Mediante el transcurso de las imágenes exteriores de la calle hacia los interiores, la ciudad se muestra tal como es la propia María, ajena, deshumanizada no por la violencia, sino por la apatía y desinterés que predomina en cualquier urbe: donde todo puede suceder pero simplemente a nadie le importa. A través del recorrido de María, el filme nos lleva a los vastos paisajes del noroeste del país; y, como en todo viaje de iniciación, el autoconocimiento y la aventura están presentes; una historia cinematográfica con claras influencias del road movie, pero a diferencia de éste existe un cuidadoso trabajo en el guión y el desarrollo de la historia que, podría decirse, es el descubrimiento del personaje de María, que en principio asemeja a un ser frágil y sin voluntad; pero conforme pasa el tiempo, se aprecia una chica con una fuerza de voluntad inquebrantable que se irá presentando en distintos escenarios y se nutrirá de los personajes que se atraviesan en su camino y que le dejarán variables impresiones en su memoria.

El viaje llegará a su fin cuando María consuma su plan, que es el reencuentro consigo misma, el cual sólo puede concebirse bajo las circunstancias de la huida; circunstancias que en la película adquieren una variedad de tomas estéticamente elaboradas, dando mayor preferencia a la imagen que los diálogos, tal como lo dice su director: “es una propuesta donde las palabras pasan a segundo término y las frases son pocas”. Es en esta cualidad donde reside la mayor carga poética de la película de Gabriel Mariño, donde la historia vale más por cómo surgen las imágenes que en las palabras mismas.

“Un mundo secreto” (México, 2011), de Gabriel Mariño; guión: Gabriel Mariño; fotografía en color: Iván Hernández; música: Andrés Sánchez; edición: Pedro G. García, Gabriel Mariño. Reparto: Lucía Uribe, Roberto Mares, Olivia Lagunas. Compañías Productoras: Sobrevivientes Films, Cooperativa UnMundo, Centro de Capacitación Cinematográfica, Agencia SHA, Bambú Audiovisual. Producción: Tatiana Graullera, Jesús Magaña, Érika Ávila, Ernesto Contreras, Jorge Aragón. Distribución: Cineteca Nacional.

Comentarios a esta nota: benjamin.solis@azteca21.com

Foto: Escena de una película sobre el encuentro con uno mismo.
Cortesía Cineteca Nacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *