Home Columnista Invitado ¡Ah qué mi vieja guitarra!
Columnista Invitado - March 26, 2013

¡Ah qué mi vieja guitarra!

Y a casi nunca la toco
mi trabajo me lo impide,
ya mi inspiración se ha roto
y nadie me la revive.
¡Ah ! que mi vieja guitarra
con sus cicatrices viejas,
parece vieja cigarra
pegada a alguna corteza.

Con el diapasón curvado
las clavijas oxidadas,
un trasto medio saltado
y sus caras muy raspadas.
Tiene muchas cicatrices
de antiguas aventurillas,
de noches no muy felices
que me escapé a hurtadillas,

Cuando la novia salía
a agradecer la canción
encontrándome la tía
besándola en el balcón,
y aquella noche chistosa
en que después de cantar,
me salió la suegra odiosa
y yo la quise abrazar.

¡Ah! Que mi vieja guitarra
y tan ladina que fue,
requinteando introducciones
cuantos suegros desperté,
y la ayuda que me daba
en esas noches ya idas,
pues con ella capoteaba
de los perros las mordidas.
Hasta en ella me apoyaba
para alcanzar el abrazo
que la novia me brindaba
no importándome el porrazo.

¡Ah! Que mi vieja guitarra
tan sonadora en su tiempo,
en esas noches de farra
con unas copas adentro,
cuando cantar por cantar
en una noche de luna,
y las penas olvidar
sin tener pena ninguna.
¡Ah! Que mi vieja guitarra
compañera de hace tiempo,
nadie comprende tu queja,
pero yo, yo si que la entiendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *