Home Por la Espiral Chávez: c’est fini
Por la Espiral - March 10, 2013

Chávez: c’est fini

Él lo hizo todo a su manera hasta ordenar la pompa de su funeral y quedar elevado a casi “padre de la patria” embalsamado de cuerpo entero para que su pueblo no le olvide.
De naturaleza controvertida y provocadora, el recién fallecido presidente venezolano reunió en su funeral a los líderes más equidistantes, que difícilmente volverían a cruzarse en condiciones normales, como el príncipe Felipe de Borbón y Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán.
Y de no ser por su enfermedad, Chávez hubiera cumplido su promesa de gobernar Venezuela más allá del 2025 y continuar ejerciendo, una  toma de decisiones donde el Estado adquiere un nuevo rol que órbita en la figura omnipotente y omnipresente; lo hizo de manera vertical, nada escapaba de sus manos, ni siquiera el libre mercado, la libre asociación empresarial ni las decisiones de inversión.
Chávez todo lo alteró: como antítesis del libre mercado erigió “el Estado soy yo”, con esta postura gobernó desde 1999 hasta poco antes de su muerte el 5 de marzo de 2013.
En catorce años, nacionalizó más de mil empresas, pequeñas y grandes, de inversores nacionales y  extranjeros. El propio Emilio Botín, dueño del BSCH, perdió el Banco de Venezuela, entonces filial del grupo español.
Hasta con México se cebó la filosofía del chavismo expropiador contra Cementos Mexicanos (Cemex) una de las translatinas más importantes del Continente Americano.
La cementera fundada en 1906 perdió en 2008 su filial en Venezuela, ni siquiera el entonces presidente Felipe Calderón logró salvar a Cemex del impacto del decreto del presidente Chávez que ordenaba la toma de control “de todas las  cementeras en manos de extranjeros que operaban en Venezuela.”
La  suiza Holcim y la francesa Lafarge  dejaron sus activos; la primera, vendió el 85% al gobierno por un precio de 267 millones de dólares y Lafarge hizo lo propio cediendo el 89% de las acciones a un precio de 552 millones de dólares.
Cemex confió en una primera etapa en la Cancillería mexicana y luego en el presidente Calderón, empero, no hubo poder de negociación para evitar el impacto negativo.
Así es que la empresa regia,  encabezada por Lorenzo H. Zambrano vio como Cemex Venezuela  quedaba bajo el control de  Petróleos de Venezuela (PDVSA)
Largos años de denuncias en distintas instancias internacionales y la búsqueda de conciliación, lograron que, en 2011, Cemex recibiera 600 millones de dólares como compensación.
Por supuesto que tantos casos a lo largo de más de una década de poder tuvieron un efecto negativo en la Inversión Extranjera Directa (IED) de Venezuela.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) tiene estadísticas de reducción de montos en la IED venezolana debido a desinversiones.
Por supuesto que también el comercio y sus acuerdos firmados con anterioridad a Chávez fueron trastocados.
Recordemos que el 23 de mayo de 2006, el Gobierno de Venezuela notificó a los Gobiernos de Colombia y México, así como a la Secretaría General de ALADI, su decisión de denunciar el Tratado de Libre Comercio del Grupo de los Tres.
Entonces el presidente Chávez decidió desconocer lo que hace diez años atrás había sido firmado en el marco del Grupo de los Tres tras considerar que las cláusulas firmadas no implicaban una ampliación del comercio sino un libre comercio que él no estaba dispuesto a practicar.
Tras hacerse Venezuela a un lado del acuerdo, México debió reiniciar una negociación solo con Colombia.
¿En dónde no estuvo la presencia de Chávez? ¿Qué sectores no impactó? Tampoco pasó de largo en cada cumbre mundial, en cada encuentro iberoamericano, resulta inolvidable la frase del Rey Juan Carlos dirigida al entonces presidente Chávez espetándole  “por qué no te callas”.
Fueron tiempos de largos discursos, de nacionalismos, visitas a empresas que terminaban con la orden de “exprópiese” y de alianzas extrañas como la cercanía con Irán y Rusia donde el petróleo era la moneda de cambio para la asesoría nuclear.
Pero la vida es la vida y  todo tiene un principio y un fin. La vida de Chávez ha terminado no así la semilla que ha dejado sembrada en un pueblo que ha salido a llorarle masivamente a la calle mientras que los opositores no saben cómo combatir su legado.
PD. Mi twitter @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *