Home Expos y Museos Más de 100 piezas textiles hechas por indígenas de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y el Valle de México, se exhiben en Aguascalientes
Expos y Museos - February 24, 2013

Más de 100 piezas textiles hechas por indígenas de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y el Valle de México, se exhiben en Aguascalientes

Así lo refirió Alejandro González Villarruel, curador de la muestra titulada Pintando con naturaleza, la imagen del mundo, textiles indígenas mexicanos, la cual llega a dicho recinto de la ciudad hidrocálida luego de haberse exhibido en los museos regionales de Michoacán y Guadalajara. Se compone de 110 piezas elaboradas por indígenas de Chiapas y Oaxaca, y por nahuas de Puebla, Hidalgo y Valle de México.

El especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia  (INAH) señaló que los colores y los bordados de los textiles hechos por los pueblos originarios “muchas veces contienen un código cultural que tenemos que entender, pues nos hablan de las personas que los elaboraron, de su relación con la naturaleza y con sus creencias”.

En la muestra, organizada por el INAH, se exhibe la riqueza y pluralidad de la vestimenta indígena (huipiles, enredos, quexquémitl o quechquémitl), así como los principales procesos de teñido natural y algunos implementos para el tejido, como los telares de cintura.

“No todos los textiles que se muestran en la exposición son contemporáneos, también tenemos dechados del siglo XIX de la colección del Museo Regional de Historia de Aguascalientes”, señaló César Darío Menchaca, director del MRHA.

Al respecto, el antropólogo González Villarruel dijo que los dechados “son una especie de muestrarios donde se bordaban diferentes dibujos; éstos se hacían para enseñar las distintas puntadas a las niñas, principalmente en el siglo XIX”. En Aguascalientes hay una gran tradición de textiles, donde sobresale el deshilado, sobre todo en el poblado de Calvillo, “por ello también se incluyó un ejemplo de este tipo donde se muestran las distintas figuras y formas que se pueden lograr mediante el retiro de hilos de la trama”.

El curador destacó que a esta sección se agregaron dos dechados de finales del siglo XIX o principios del XX, uno de origen indígena y otro de carácter español, los cuales fueron restaurados por alumnos del taller de textiles de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), del INAH.

Además, gracias a un apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se elaboró un video interactivo que, por medio de una pantalla táctil, muestra “todas las técnicas textiles para que la gente sepa cómo se anudan los distintos bordados”.

Técnicas ancestrales
El conocimiento ancestral para elaborar textiles “demuestra una cosa, el saber matemático de los pueblos indígenas porque anudar es lo mismo que contar: se suman y se restan nudos para crear figuras”, destacó Alejandro González Villarruel, subdirector de Etnografía del Museo Nacional de Antropología, recinto del que procede el centenar de piezas que se muestran en Aguascalientes.

“Hay que decir que desde el tiempo de la Conquista, el único saber que se mantuvo ininterrumpidamente es el textil, y fue a través de las mujeres, por eso significa un acto de resistencia doble. Porque encierra una legado de conocimientos que pasó de boca en boca, de madres a hijas, hasta la actualidad”.

Sobre la elaboración de los tintes naturales y el significado que los distintos colores tienen para los pueblos indígenas, el maestro Arturo Gómez Martínez, investigador de la subdirección de Etnografía del MNA, explicó que los pueblos originarios los consiguen del propio medio en el que se desenvuelven, y son de origen animal, vegetal y mineral.

Las técnicas de obtención, aplicación y fijación de los pigmentos sintetizan los saberes prácticos milenarios sobre el comportamiento químico y físico de los materiales, base que va desde la ebullición, destilación, decantación, oxidación, reducción, desoxigenación”.

Señaló que los pueblos indígenas utilizan básicamente cuatro colores que tienen orígenes distintos, la primera es la grana cochinilla (insecto) para hacer el color rojo; tenemos el zacatlaxcalli, una plaga que crece en todas las plantas, que tiñe de amarillo; después tenemos el azul añil, que es mineral, y finalmente el caracol púrpura, que es un molusco marino, sirve para el tono púrpura. Con estas gamas básicas se pueden hacer mezclas y obtener una paleta más amplia.

“El conocimiento textil es una parte del acervo patrimonial, incluye el dominio y manejo de los materiales, las técnicas de manufactura; la concepción y estética del arte, así como los códigos simbólicos a través del color y las iconografías decorativas”, resumió Gómez Martínez.

Patrimonio cultural
Para el antropólogo Alejandro González Villarruel el textil indígena mexicano es un bien cultural que hay que comprender y valorar con el fin de evitar su desaparición: “La exposición busca romper con el lugar común de los textiles como algo bonito, de algo que quiero comprar, sino que éstos nos cuentan algo de las personas que los hicieron”.

Señaló que el principal problema que enfrentan las artesanas de prendas hechas con fibras y colorantes naturales, es el alto costo de éstos: “Es un problema de mercado, los textiles naturales, para matrimonio y mortaja, son muy caros. ¿Quién puede adquirir un huipil de varios miles de pesos?”.

El especialista en Etnografía del MNA recalcó que el textil indígena “no es artesanía sino arte”. Con el fin de revalorarlo, adelantó, paralelamente a la muestra se imparte un par de talleres, que continuará hasta mayo, los sábados de 11:00 a 14:00 horas, en el Museo Regional de Historia de Aguascalientes (Venustiano Carranza 118, Zona Centro, Aguascalientes, Aguascalientes).

Pintando con naturaleza, la imagen del mundo, textiles indígenas mexicanos permanecerá hasta mayo próximo y puede visitarse con el mismo boleto de acceso al museo. Costo: 42 pesos. Horario: 9:00 a 18:00 de martes a domingo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *