Home Por la Espiral El poder del Vaticano
Por la Espiral - February 13, 2013

El poder del Vaticano

Finalmente Joseph Ratzinger reconoce que su edad avanzada le impide seguir cumpliendo con sus responsabilidades de pastor al frente de la Iglesia Católica y anuncia al mundo su retirada el próximo 28 de febrero, dejando vacante el puesto de  obispo de Roma; cabeza de la  Iglesia católica; cabeza del colegio episcopal; jefe de Estado y soberano del Estado de la  ciudad del Vaticano.
Toda una serie de encomiendas convertidas en una pesada carga máxime cuando la edad aprieta y la vocación de servicio y fe no es la misma que tuvo su antecesor Juan Pablo II, declarado beato en enero de 2011.
Dicho sea de paso, Benedicto XVI llegó a ocupar una silla que su antecesor le dejó bastante grande dado que Juan Pablo II es reconocido como una de las figuras más relevantes del siglo XX.
Toda comparación es odiosa, ex ante y ex post, porque además son dos personalidades opuestas con dos carismas diametralmente distintos. Y también con intereses contrarios.
Mientras a su santidad Juan Pablo II le obsesionaba la caída del socialismo-comunismo a Benedicto XVI le tocó luchar contra otro tipo de controversias que ponen en riesgo la fe respecto de la Iglesia Católica, finalmente administrada por seres humanos.
Los desafíos de Benedicto XVI tuvieron siempre el tema de los abusos   sexuales de sacerdotes perpetrados a menores; confrontaciones con los Legionarios de Cristo; el Opus Dei y hasta una revisión reciente de diversos pasajes de la Biblia que inclusive llegaron a desconocer la presencia de una burra y un buey en el pesebre de Jesucristo.
Como sea, que un papa anuncie la renuncia de su cargo es sin lugar a dudas un notición, un pretexto para barajar todo tipo de hipótesis casi siempre aquellas con una buena dosis de  intriga interna, corrupción y malicia.
A COLACIÓN
El dinero que maneja el Vaticano producto de administrar el metálico constante y sonante y los múltiples bienes en poder de la Iglesia Católica han dado innumerables pistas y suspicacias para novelas best seller, las más vendidas con referencia  a la muerte del papa Juan Pablo I, que siempre quedó en el velo del misterio: muerte natural o asesinato.
Fundamentalmente de lo que se trata es de deslizar que al interior de la Santa Sede hay  graves problemas con la forma en cómo se administra el dinero que llega hasta allí  producto de las donaciones de más de 1 mil 196 millones de seres humanos que profesan el catolicismo.
Una fortuna archimillonaria de la que curiosamente Forbes pasa de largo y que está invertida en oro, firmas de lujo, hoteles, estructuras inmobiliarias, cuadros y todo tipo de posesiones.
Lo más aventurados hablan de nexos oscuros con la compra de armamento, inversiones opacas en paraísos fiscales, agujeros contables que salpican de un banco a otro desde el Ambrosiano hasta el Banco del Vaticano.
Y por supuesto traiciones: la de Paolo Gabriele, mayordomo del  papa Benedicto XVI,  castigado por hurto de papeles confidenciales de la Santa Sede no es más que la cereza del pastel de cuánto se cocina dentro.
¿Se habrá hartado el papa de tantas intrigas y presiones internas? Es cierto que 2012 fue un año difícil para él resolviendo y atendiendo varios problemas a la vez y viajando como cuando llegó a México en marzo de 2012 y se especula que, desde entonces, tomó la decisión de dejar el papado.
¿Qué meditó en México? Tal parece que hay una fuerza aducida al país azteca que le llena de magia y misticismo para muchos aspectos trascendentales como el caso de Benedicto XVI.
Hace meses en línea contraria a la de la fe católica, se habló de México en un libro como eje para la masonería y el poder político, un ensayo escrito por un sacerdote  español  de nombre Manuel Guerra Gómez quien señaló al presidente Mariano Rajoy como masón.
Guerra Gómez mencionó en su tesis que cuando el recién nombrado presidente Rajoy viajó a México de visita oficial regresó totalmente cambiado en su discurso y actuación.
Como si le hubieran cambiado “el chip”. Así es que México sale a colación de una u otra forma se le menciona como parteaguas para la visita del papa Benedicto XVI o como eje de la masonería universal. Una pugna entre dos conocimientos, entre dos realidades y entre dos arquitectos.
A lo mejor es una señal divina de que el próximo ungido será un  mexicano.
PD. Mi twitter @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *