Home Por la Espiral Davos: cuestión de dinero
Por la Espiral - January 24, 2013

Davos: cuestión de dinero

El  Informe sobre “Riesgos Globales 2013”, elaborado por el Foro Económico Mundial sirve de colofón para las discusiones que entre los distintos líderes surgen en torno a sus propias expectativas y perspectivas acerca del desempeño de las variables más importantes.
De esta manera, las diferencias entre los  ingresos de las personas y los desequilibrios fiscales, son dos de los factores  de mayor relevancia para ser tomados en cuenta a  lo largo del año sin desmerecer la atención en el cúmulo de problemas que anualmente van conjugándose en detrimento de la buena marcha de la economía global.
Precisamente para 2013, las estimaciones acerca del desempeño del PIB mundial siguen siendo tímidas ubicadas en un rango mínimo de 1.3% y máximo de 2.6 por ciento.
Con un rango de crecimiento bajo y errático la preocupación generaliza en torno a la capacidad de generar riqueza y hacer que ésta contribuya a que cada día exista menos gente sumida en la pobreza.
Claramente hablamos de desequilibrios y de cada vez mayores desafíos para una humanidad con más de 6 mil millones de seres humanos enfrentados a una mala distribución tanto de la riqueza, como de los bienes para la producción, insumos alimenticios y comida.
No es para menos, así como un individuo tiene lo que a otro le falta así encontramos esas disparidades enormes entre países y al interior de éstos en las mismas ciudades.
Los más de 2 mil 500 participantes del Foro Económico Mundial, la mitad son líderes políticos, empresarios y ejecutivos financieros, vierten sus opiniones tratando de encontrar una directriz global  a fin de contar con los elementos necesarios y suficientes para encarar los desafíos que cada año surgen por la propia actividad del ser humano o por los mismos embates de la naturaleza.
A COLACIÓN
De lo que no se hablará en Davos, es del claro fracaso de los Objetivos del Milenio rumbo al 2015, porque  a escasos dos años de que la ONU presente cuentas acerca de los compromisos  logrados y aquellos inconclusos, el objetivo primordial de reducir la pobreza a la mitad ha sido una farsa.
De allí que muchos problemas sociales y económicos no logren romper su círculo vicioso.  A Davos acuden empresarios que mueven al mundo y  ejecutivos que administran nuestros ahorros, lo hacen para evaluar que la demanda no es sostenible y el precio de los insumos alimenticios es elevado; a grosso modo  que cada vez venden menos, acumulan mayor stock, producir es más caro y en pos de sus ganancias  sacrifican mano de obra.
Si en Davos la preocupación es por hacer más dinero, con los Objetivos del Milenio de la ONU, la angustia real  tiene que ver con la creciente amenaza de la pobreza para la paz mundial; porque la pobreza provoca un cáncer que extiende a muchas áreas y sectores afectando por supuesto el equilibrio interno del país.
Lo que Davos quiere, la ONU también lo quiere para el caso de la pobreza, si los primeros buscan vender más, el organismo mundial pretende que sea vía el trabajo como la gente recupere su dignidad como personas para proveerse de los recursos necesarios para mantenerse en el día a día.
En el caso de México hay personajes que acuden a la cita anual de manera interrumpida, por ejemplo, Guillermo Ortiz Martínez, quien cuenta con una amplia trayectoria en la administración pública mexicana en los puestos más medulares, este año acude como representante del sector financiero,  como presidente del Consejo de Administración de GFBanorte.
Por la parte oficial, Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Hacienda, estará representando a México, con el presidente Enrique Peña Nieto, casi recién estrenado en sus funciones y un largo pendiente de toma de decisiones.
Interesante que nuevamente sea en enero, esta vez no de 1994,  que la figura del subcomandante Marcos salga nuevamente a la luz pública para recordarle al presidente Peña Nieto, que así como los Objetivos del Milenio de la ONU son un fracaso global, tampoco en 19 años ha mejorado la vida marginal de los indígenas, cada vez más desfasados debido a los avances de la tecnología y comunicaciones.
No falta quien señala que la reaparición en cámaras del subcomandante es oportunista, otros dicen es por la lucha de los indígenas. Como sea todo es cuestión de dinero ya sea en Suiza o hasta en la aldea más recóndita de México, sin dinero no hay forma de que se rompa la pobreza.
PD. Mi twitter @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *