Home Toros y Deportes Faenón, orejas y salida en hombros de “El Juli” ante un llenazo en “La México”; Diego Silveti, una oreja
Toros y Deportes - January 21, 2013

Faenón, orejas y salida en hombros de “El Juli” ante un llenazo en “La México”; Diego Silveti, una oreja

De esta manera, ante un entradón, con lleno en el sector numerado y casi lleno en el general y bajo un cielo nublado y clima frío, se lidiaron tres toros de Montecristo, siendo bueno el que abrió plaza, malo el quinto y de regular a difícil el sexto. Y tres de Fernando de la Mora, segundo, tercero y cuarto, complicados.

JULIÁN LÓPEZ “EL JULI”

El diestro madrileño en el toro que abrió el festejo, de Montecristo, luego de bregarlo con oficio, lo lanceó suavemente a pies juntos y con las manos muy bajas en los medios y más tarde, en el mismo terreno quitar estatuariamente por saltilleras y cambiando el viaje en el último momento. Con la muleta comenzó doblándose con donosura para después marcar con elocuencia los tres tiempos del toreo por ambos lados, tirar, templar y mandar. Se sintió a gusto el torero en cuatro series repartidas en sus magistrales manos. El toro, noble y con clase, no tenía mucha fuerza y terminó por acobardarse pero el espada le sacó otras series de gran importancia y poderío. Terminó de tres pinchazos y estocada entera y trasera para ser ovacionado.

Al segundo que le tocó lidiar, llamado “Agua Nieve”, de la divisa de Fernando de la Mora, lo bregó con inteligencia, llevándoselo a los medios y después de la pica quitar por ajustadas chicuelinas en los mismos terrenos. Su labor con la sarga la inició “El Juli” con doblones y conforme iba avanzando el trasteo fue acortando distancias para a base de aguante lograr tandas estrujantes por los dos perfiles, plenas de largueza y temple, ligando todo en un palmo de terreno y de tanto “jugar” con los diamantes de los pitones del toro hasta se dejó enganchar la casaquilla. Más toreo de valerosa e imponente cercanía, incluyendo el redondo para finiquitar de certera estocada, siéndole concedidas las orejas.

En su tercero, otro de Montecristo, manejó el capote con atingencia. Con la tela escarlata, bajo otro procedimiento, se dio a torear por el lado derecho con buena proyección en su principio pero el astado se vino a menos, soseó en demasía. Los intentó Julián de cualquier forma por los dos perfiles pero sin la respuesta del mermado burel. Acabó de pinchazo y estocada trasera para ser aplaudido.

DIEGO SILVETI

El espada guanajuatense al primer astado de su lote, de Fernando de la Mora, lo veroniqueó con soltura y pulcritud, quitando más adelante por lances a pies juntos en el centro del ruedo. Su labor de muleta, a pesar de su evidente voluntad, no tuvo la proyección que él diestro hubiera querido a causa de la sosería del astado. Derechazos y naturales de buen trazo instrumentó el torero dinástico, sobresaliendo alguna serie derechista que le fue festejada. De esta manera, ante la inoperancia del burel, mató de pinchazo, estocada honda atravesada y otra entera, trasera y ligeramente contraria. Silencio.

En su segundo, también de Fernando de la Mora, jugó bien los brazos en lances a la verónica y mejor se dejó ver en un valiente quite por gaoneras. Tras el segundo tercio, el subalterno Christian Sánchez se desmonteró. Con la franela, Diego prologó su labor torera con pases por alto de buena estética y hasta en siete lances, mismos que remató con el de la firma. Vinieron luego dos series de enorme seriedad y exposición por el lado derecho, seguidas de otro par por naturales que fueron a menos por la falta de respuesta del astado. Continuó por el pitón diestro, se metió entre los pitones y por ahí, a base de insistir, vivió pasajes de gran valor, sobre todo con su toreo en redondo, a pesar de lo rajado del toro. Bernadinas ceñidas para abrochar su actuación y culminar de media estocada y descabello para hacerse ovacionar.

Y en el ejemplar que cerró plaza, de Montecristo, veroniqueó con garbo y clase con el compás abierto y luego a píes juntos. Llevó el astado al caballo por chicuelinas caminándole para terminar quitando vistosamente tomando el capote por la esclavina. Con la muleta Silveti, previo brindis a su alternante Julián López “El Juli”, elaboró una faena a base de derechazos y naturales en los que llevó muy templado al toro pero sin llegar a “romper” en el ánimo del público, aunque fue por el pitón izquierdo por el que el torero alcanzó sus mejores momentos. El esfuerzo del guanajuatense ahí quedó, quien en dos emotivas tandas diestras hiciera que el respetable le respondiera con fuerza. Una enjundiosa serie postrera de naturales para entrar a matar y dejar una estocada trasera que le valió cortar una merecida y valiosa oreja.

FICHA: Temporada Grande Internacional 2012-2013. Monumental Plaza México. Décima cuarta corrida. Gran entrada, la mejor del serial mayor. Casi lleno en tarde nublada y fría. Toros de Montecristo, el primero bueno, el quinto difícil y, el sexto de regular a complicado. Y de Fernando de la Mora, segundo, tercero y cuarto, complicados y rajados. Julián López “El Juli”: Ovación, dos orejas y palmas, con salida en hombros por la Puerta de El Encierro. Diego Silveti: Silencio, ovación y una oreja.

Fuente: (suertematador.com)

Foto: Edmundo Toca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *