Home Tradiciones Entre todos los tesoros del Estado de México, sobresale el rebozo de Tenancingo, prenda que destaca la belleza de la mujer
Tradiciones - January 17, 2013

Entre todos los tesoros del Estado de México, sobresale el rebozo de Tenancingo, prenda que destaca la belleza de la mujer

Entre todos los tesoros del Estado de México, se encuentra el rebozo, prenda que además de ser de una belleza sin igual, está elaborada artesanalmente y es parte de la tradición de algunos pueblos utilizarlo en determinados eventos sociales. Tenancingo es el lugar donde se elaboran diferentes tipos de rebozo, incluso en ese municipio se lleva a cabo, en el mes de septiembre, una feria en la que se reconoce el trabajo de esta vestimenta muy mexicana y en la que participan más de 30 artesanos que buscan rescatar su uso.

Hace más de diez años que se organizó la primera Feria del Rebozo que nació como un experimento para rescatar la artesanía característica de los mexicanos y, con ello, impulsar a los artesanos de la localidad.

Pero, ¿qué encierra esta hermosa prenda en el proceso de su elaboración? Expertos en hacer rebozos dicen que son quince pasos los que hay que seguir antes de tener un rebozo listo, que además todos como mexicanos debemos saber para empaparnos sobre la cultura de nuestro país, los pasos son: El devanado, el urdido (lo que le da el ancho y el largo), el pepenado (se amarra el hilo, se pasa por atole de maíz y se deja secar), el dibujo (se raya, o se dibuja, el hilo amarrado), el remojado (se remoja en agua para que se le caiga el atole), el teñido, el desatado, el apuntalado (se apuntala cada 40 cm para que se fije el dibujo y no se mueva), el almidonado (se almidona para que no se rompa el hilo al entreverarlo), el entreverado (cada rebozo consta de dos partes: el fondo y el dibujo, en el entreverado se juntan las dos partes), el jicotado, el tejido y, por último, el empuntado (esto generalmente no lo hace la misma persona que teje el rebozo, sino un artesano que sólo se dedica a empuntar lo que le pide el tejedor. Hay empuntados que se tardan hasta cuatro meses en hacerse)

Esta pieza, que encierra historia, tradición y belleza, es símbolo de luto, de respeto, de feminidad y, por supuesto, de arte popular que se engarza con las más arraigadas tradiciones mexiquenses.

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *