Home Por la Espiral La resaca financiera de Navidad
Por la Espiral - December 26, 2012

La resaca financiera de Navidad

Año con año también la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)  implementa un operativo navideño para evitar el abuso de precios, reetiquetación de artículos y que el consumidor adquiera  mercancías sin  garantía,
Básicamente es una etapa en la que un amplio grupo de artículos incrementa de precio, desde insumos básicos para la elaboración de platillos propios de la temporada hasta adornos típicos, ropa, calzado y por supuesto, juguetes.
Para cuando finaliza el año y con éste las burbujas de la celebración, la cruda realidad remite a un balance preliminar de gastos que se vuelve definitivo en la medida que arriban,  el o los estados de cuenta. Entonces, nuevamente se comprueba lo dañino de sucumbir en la tentación de comprar por comprar a través de la tarjeta de crédito.
El meollo del asunto es que  cada año surgen  recomendaciones en pro del aguinaldo: la Profeco mantiene una amplia campaña publicitaria al respecto  y muchos economistas escribimos a favor de privilegiar el ahorro con la  paga extra de fin de año.
¿Por qué se gasta tanto en Navidad? Habría que realizar un estudio sociopsicológico de una muestra de personas, en una primera etapa, gastando eufóricas y relajadas; para después analizar su comportamiento uno o dos meses después.
¿Qué pasa cuándo  la adrenalina por gastar y comprar baja y entonces el consumidor debe afrontar con la cabeza fría los reclamos de los acreedores?
Hasta el Monte Pío registra su mejor temporada debido a clientes que llevan hasta la sortija de matrimonio para obtener una liquidez momentánea para comprar regalos.
La verdad es que diciembre tendría que ser un punto y aparte en el calendario y otro en el comportamiento del consumidor. Para llamar la atención es que la mayor parte de los obsequios recibidos no satisfacen las expectativas de las personas agraciadas; además muy pocas  realmente los utilizan y es más prefieren guardarlos para otra ocasión.
Igualmente, una mayoría de personas, después de la cena del 24 de diciembre, fiesta de fin de año y  día de  Reyes se arrepiente de lo que compró dado que cambió de opinión al respecto de las prendas, juguetes  o electrodomésticos adquiridos.
A COLACIÓN
Alguna vez, entre un grupo amplio de conocidos míos, les pregunté cuánto tiempo demoraban en reponerse de los gastos y excesos cometidos durante el mes de diciembre, la mayoría reconocieron arrastrarlos hasta pasada  Semana Santa.
De éstos, casi la mitad siguen siendo menores de treinta años y ninguno tiene esquema de ahorro.
La propia  Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte de la escasa cultura de ahorro que existe en el país “menos del 20% ahorra y un porcentaje aun más bajo sabe invertir su dinero“.
Todo lo contrario, el nivel de endeudamiento de personas y familias incrementa debido al crédito al consumo, siendo un  tema de interés para la propia Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).
Por ende, el consumidor debe entender que salirse del circuito del endeudamiento es más  difícil de lo esperado, me parece que debería explicársele ampliamente a muchos jóvenes recién iniciados en las compras por la vía del dinero plástico.
Sobre todo, porque desde 2011, Banco de México incrementó el pago del mínimo mensual  en las tarjetas de crédito, entonces una persona puede demorar  hasta seis veces más en pagar su deuda si únicamente deposita el  mínimo exigido mes con mes.
Así es que mucha celebración, euforia y desprendimiento, pero la experiencia no engaña lo que bien podría ser el cimiento de una base de ahorro se convierte en una puerta  para 365 días de angustia por tener que cumplirle al  acreedor.
Los tiempos están para pensar bien las decisiones relacionadas con la economía y finanzas personales, a veces hay que dar el ejemplo.
Que tal sorprender a los más pequeños con una cuenta de ahorro  que a su vez pueda fungir de  colchón para  afrontar los gastos de una carrera universitaria, que tarde o temprano llegarán.
La propia Condusef se suma a este objetivo,  dar la muestra y enseñar a los más pequeños el valor fundamental de maximizar el esfuerzo personal de obtener un ingreso. En todo caso, le invito a que piense más de dos veces antes de comprar.
P.D Mi twitter @claudialunapale. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *