Home Expos y Museos Museo Regional de Yucatán “Palacio Cantón” abre nuevamente al público
Expos y Museos - December 19, 2012

Museo Regional de Yucatán “Palacio Cantón” abre nuevamente al público

Organizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), una de las muestras exhibe las fotografías del explorador austriaco radicado en México, Teoberto Maler, quien a finales del siglo XIX realizó diversos recorridos por las zonas arqueológicas de Yucatán y otros estados donde se asentó la cultura maya; dicho acervo constituye un legado visual invaluable, del cual una buena parte se encuentra en nuestro país.

Titulada El mundo maya de Teoberto Maler, la exposición presenta un conjunto de 48 fotos seleccionadas de tres álbumes que contienen 102 imágenes del autor que resguarda la Biblioteca Yucatanense.

Nacido en Italia, Maler adquirió posteriormente la nacionalidad austriaca, y al llegar a México —como militar al servicio del imperio de Maximiliano, en 1864— decidió vivir definitivamente en el país, eligiendo como lugares de residencia el pueblo de Ticul y la ciudad de Mérida, en Yucatán.

Aquí desarrolló un gran interés por las culturas de Mesoamérica, especialmente por la maya, razón por la cual realizó diversas expediciones por Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Chiapas, de 1886 a 1894, primero autofinanciadas y luego con el apoyo del Museo Peabody. De este modo, recorrió más de 50 sitios prehispánicos, entre ellos El Meco, Isla Mujeres, Cobá, Chichén Itzá, Labná, Loltún, Uxmal, Palenque y Yaxchilán.

“Considerado uno de los últimos pioneros de la arqueología maya del siglo XIX, Maler se interesó en dar a conocer los vestigios monumentales que encontraba a su paso y que registró en gran cantidad de fotografías”, explicó la antropóloga Kandy Ruiz, curadora de la muestra.

Maler recorrió gran cantidad de sitios de la región Puuc y Chenes, llevando a cabo el descubrimiento de muchos de ellos no reportados previamente. Gracias a él se conservan imágenes de varios monumentos que permiten ver cómo eran hace más de 100 años, por lo que sus fotos son de incalculable valor para los estudiosos de la cultura maya.

Templos, esculturas, estelas, motivos ornamentales se pueden apreciar en las imágenes capturadas por el fotógrafo austriaco, quien también tenía estudios de arquitectura, lo que le permitió crear composiciones muy interesantes, mediante el uso de novedosas técnicas fotográficas, señaló la investigadora.

“Fue uno de los primeros en concederle a estos vestigios un valor patrimonial, incluso entró en severa disputa con el diplomático estadunidense Edward Thompson, denunciado en repetidas ocasiones por su conducta antiética y el saqueo que hacía de piezas arqueológicas, particularmente del cenote sagrado de Chichén Itzá, despojando a la nación de su patrimonio”.

Conocido como “El ángel rebelde”, por su férrea defensa del patrimonio, Teoberto Maler murió en Mérida en 1917. Sus restos descansan en esta ciudad, donde dejó buena parte de su acervo fotográfico. Cabe señalar que otra parte de sus imágenes están resguardadas en la Fototeca Nacional del INAH, donde se conservan gran cantidad de placas de cristal negativas originales, de otros sitios del país.

La muestra se complementa con algunas piezas, como un busto de Maler, su testamento original, que se resguarda en el Archivo General del Estado de Yucatán, y otros documentos, como cartas, planos y dibujos del autor.

La segunda exposición, titulada Mestiza, hipiles de Yucatán, hace un recorrido por el desarrollo del hipil desde la época prehispánica hasta la actualidad, considerado un símbolo de identidad de la sociedad yucateca.

Compuesta por un conjunto de 140 prendas, pertenecientes al acervo de  la Casa de las Artesanías de Yucatán y a coleccionistas particulares, la muestra se acompaña de fotografías y algunas piezas arqueológicas, como las figuras de Jaina, que muestran el uso del hipil desde la antigüedad.

Luz Elena Arroyo, curadora de la exposición, señaló que el hipil es la artesanía que más identidad le da al pueblo yucateco, al ser la prenda usada por gente de diversas clases sociales y de distintas edades, que se ha ido renovando con el paso del tiempo.

“En Yucatán hay gran cantidad de bordadoras, alrededor de 50 mil, que trabajan con dos técnicas principales: punto de cruz a mano y bordado a máquina. Gracias a su creatividad, se han diversificado los diseños de los bordados, por lo que podríamos decir que es una prenda con muchas posibilidades a futuro”.

Al detallar las técnicas de bordado, la especialista —directora de la Casa de las Artesanías de Yucatán— refirió que el punto de cruz es la más famosa, la cual data de la Colonia. Sin embargo, señaló que en México se borda a mano desde la época prehispánica.  

“Tenemos fotografías de restos de textiles carbonizados que se sacaron del cenote de Chichén Itzá, en las que se puede corroborar esta práctica, pues en ellas se observa la trama de la tela y el bordado. La puntada que se hacía en esa época se llama chui-kab, que se sigue utilizando en algunas regiones”.

Añadió que también hay otra puntada a mano que no se ha encontrado en ninguna otra parte de México ni del mundo, por lo que se considera casi endémica, llamada xmanicte.

Otra de las muestras que se presentan en el Museo Regional de Yucatán “Palacio Cantón”, es Rostros del ayer, el retrato en Yucatán, compuesta por una serie de 30 pinturas y 15 fotografías de finales del siglo XVIII hasta principios del XX, que reflejan las grandes transformaciones que sufrió el pueblo yucateco al pasar de una sociedad colonial a un gobierno republicano.

Con la curaduría de la historiadora Marisol Domínguez, la exposición ofrece un panorama sobre los cambios estilísticos y sociales durante un siglo y medio, a partir del retrato, desde el colonial de finales del XVIII —que ponía mucho énfasis en las jerarquías sociales de los personajes— hasta la fotografía de principios del siglo XX, que ya es una imagen más popularizada.

Abraham Guerrero, director del Museo Regional de Yucatán “Palacio Cantón”, dijo que la exposición pretende mostrar este periodo de transición, de cómo en siglo y medio va cambiando la sensibilidad y la percepción de para qué sirve una imagen. “Mientras anteriormente se veía a la imagen como un símbolo de estatus, la fotografía hizo a ésta más popular, porque se puede reproducir, es mucho más barata y es accesible a todas las clases sociales, digamos que se democratiza”.

Finalmente, la exposición La historia de un palacio que pasará a ser una de las salas permanentes del recinto, aborda la construcción del emblemático Palacio Cantón, proyectado inicialmente para ser residencia familiar del general Francisco Cantón Rosado y construido en una época en la cual la producción de henequén y el desarrollo de las vías ferroviarias contribuyeron al engrandecimiento de esa entidad.

Fotografías, objetos y mobiliario de la época componen esta muestra, que también ofrece un perfil del general Cantón, y de los diversos usos que ha tenido el inmueble histórico, como Escuela de Bellas Artes, primaria, residencia de gobernadores y, actualmente, sede del Museo Regional de Yucatán.

Las cuatro exposiciones permanecerán hasta abril de 2013. El museo se ubica en Paseo Montejo número 485, esquina Calle 43, centro de Mérida. Costo de acceso: 41 pesos, horario de visita: de martes a domingo de 8:00 a 17:00 horas. Exentos de pago niños menores de 12 años, estudiantes, jubilados, pensionados y adultos mayores. Domingos, entrada libre a mexicanos y extranjeros residentes en el país.

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *