Home Por la Espiral Obama, ¿viento de cambio o más de lo mismo?
Por la Espiral - November 9, 2012

Obama, ¿viento de cambio o más de lo mismo?

Hay países en los que la estructura ideológica de su quehacer político es blanco o negro, sin medias tintas. Estados Unidos es así, la maquinaria de economía de guerra les funciona mejor a los republicanos y arreglar los trastos  corresponde a  los demócratas.
Como la herencia nefasta recibida por Barack Obama, en 2008, cuando hizo historia por ser el primer afroamericano en ganar la Presidencia y millones de estadounidenses vieron en él un viento de cambio en pro de que el país de las oportunidades y  bandera del capitalismo tuviera una política económica más incluyente y distributiva; al tiempo que sucedieran los pasos necesarios para ir corrigiendo los dos grandes problemas de déficit fiscal y cuenta corriente.
Empero,  la crisis desatada ese año y trasladada al sistema financiero mundial y la economía real de muchos países desarrollados, ha sido un lastre para Obama.
Dentro del escaso margen de acción de su política logró una reforma sanitaria aunque  dejó en el tintero  la migratoria. Nada ha sido fácil. Él argumenta, con sus buenos discursos a lo Kennedy, que cuatro años son poco tiempo para cambiarlo todo.
Con el mensaje recibido, el elector promedio ha decidido darle una segunda oportunidad, en parte temeroso de un empeoramiento de la situación y la del mundo de retornar a la Casa Blanca a un republicano con la agenda belicosa debajo del brazo.
Del tipo de las que beneficia a empresas como Boeing, Lockheed Martin Corporation y Northrop Grumman, los corporativos protegidos en la Era de los Bush, padre e hijo, quienes bajo su filosofía republicana invadieron Afganistán, Irak y Pakistán, provocando a su vez que el erario estadounidense tuviera que costear unos 3.7 billones de dólares.

A COLACIÓN
La nueva etapa, de 2012 a 2016, tampoco será fácil para el presidente Obama con tantos desafíos en política interna, el frente abierto en política externa y un mapamundi económico con los países desarrollados con graves problemas de deuda, empleo, déficit fiscal y crecimiento.
Además, el sistema financiero internacional no termina de reponerse del golpe de la crisis subprime, la desconfianza sobre de algunas instituciones, su solidez y solvencia preocupan tanto a especialistas, ahorradores e inversionistas.
El panorama a corto y mediano plazo no logra aclararse básicamente porque hacen falta hechos  concretos para dar el paso de salida definitiva de la crisis de los países desarrollados.
Tanto Estados Unidos como la Unión Europea (UE) representan las dos economías más grandes del mundo. Hasta los propios análisis de la ONU, advierten de la transmisión fácil de los problemas entre  uno y otro y el impacto negativo en el resto del mundo.
Es menester atender las razones del estancamiento económico y fundamentalmente llevar acciones que frenen el deterioro del empleo y el castigo en el empleo juvenil.
Si la UE tiene países con cifras récord en el paro, Estados Unidos tampoco se salva: “Disminuye el salario por hora, las empresas manufactureras  recortaron empleos en su mayo cifra en dos años y el número de personas en la fuerza laboral cayó a su nivel más bajo en 31 años”.
De alguna forma el presidente Obama deberá pasar del “yes we can” a las acciones, de primera instancia atender junto con la UE, el restablecimiento de la confianza global, devolver la credibilidad a las instituciones financieras y contener la volatilidad y especulación que casi todos los días castigan a los mercados.
Hace unos días, todavía en entrevista de campaña, Obama reconoció que países como España no deben dejarse caer, porque el golpe en el sistema financiero global sería demasiado negativo; de momento incuantificable por el daño y desconcierto que desataría en un mundo tan interrelacionado en lo económico. Sencillamente, lo no visto.
Si con la euforia de la reelección se actúa de manera oportuna y coherente, puede ser que corra un viento de cambio favorable para que, en dos años, Estados Unidos y la UE, empiecen a tener crecimientos económicos más sólidos y restituir el daño en el tejido social por el golpe de 2008.
P.D. Mi twitter @claudialunapale. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *