Home Toros y Deportes Estrujante faena con temple, valor y sentimiento de Octavio García “El Payo” que deja escapar la “Puerta Grande” con el acero
Toros y Deportes - November 5, 2012

Estrujante faena con temple, valor y sentimiento de Octavio García “El Payo” que deja escapar la “Puerta Grande” con el acero

De esta manera, se lidiaron ejemplares bien presentados de la dehesa queretana de Barralva, siendo bueno el lidiado en tercer lugar que recibió el arrastre lento a sus despojos. Regulares resultaron el primero y el segundo, mientras que el cuarto y el quinto dieron complicado juego.

ARTURO MACÍAS

En el toro que abrió plaza, llamado “Príncipe”, el torero de Aguascalientes lanceó bien a la verónica. En el tercio de varas Javier Prado picó con justeza y quitó entonces Arturo por vistosas saltilleras rematando con una revolera y una brionesa para ser ovacionado. Con la muleta comenzó a corta distancia en los medios con dos cambiados por la espalda, intercalando el de pecho, para luego torear por el lado derecho, llevando el engaño a media altura por una evidente falta de fuerza en los remos delanteros del “socio”. Por el izquierdo la historia fue la misma pero eso sí, Macías siempre haciendo el toreo con asentamiento y una clara y torera disposición por los dos perfiles. Siguió despatarrado por el derecho, ligando pases intensos y templados, adornando con la arrucina y el forzado de pecho. Atemperó con talento en otra serie, previo trincherazo, para finalizar con ceñidas manoletinas coronadas con el de la firma y un desdén. Mató de estocada entera para cortar una más que merecida oreja que le otorgó con buen tino el juez de plaza debutante Jesús Morales para a continuación recorrer el anillo el espada bajo las notas musicales de “Pelea de Gallos”.

A su segundo nada le hizo con el capote de inicio pero mejor se vio en un variado quite, no muy aseado, a través de una chicuelina, una navarra y una caleserina. Con la sarga, previo brindis al reconocido cantautor ibérico Joaquín Sabina, comenzó doblándose con suavidad para luego estar valiente por el lado derecho con un ejemplar nada fácil hasta sufrir un susto que no pasó a mayores. Siguió en la cara del toro para estar más que dispuesto a pesar de las complicadas embestidas del astado. El trasteo permaneció en tenor similar, cayendo en un bache, por lo que Macías decidió cortar por lo sano con estocada honda y tendida.

ALEJANDRO TALAVANTE

El badajocense en el primero de su lote veroniqueó con lucimiento a pies juntos y después quitó por chicuelinas para terminar templándolo por delante, caminándole hacia atrás, y aprovechar el viaje para rematar con una revolera. Su labor muleteril la brindó igualmente al artista Sabina para empezarla doblándose con torerismo, aunque el astado también acusaba debilidad de remos. Ya erguida la figura, el extremeño optó por torear al natural con voluntad para pasarse luego el engaño a la derecha y por ahí hacer el toreo con aguante. Siguió alternando los lados con valentía, sobresaliendo su quehacer diestro, por donde llevó templado y embebido en la tela roja al barralveño e intercalando adornos de mucha inspiración traducida en desdenes, los de pecho y un trincherazo. Vino entonces el toreo en tablas y en un palmo de terreno, con arrojo y buen trazo. Acabó de tres pinchazos, otro hondo tendido soltando y tres golpes de descabello para recibir un aviso.

En su segundo bregó con oficio en tanto que con la franela comenzó su labor con cinco muletazos vaciando por alto y sin mover las zapatillas en la zona de los tableros para luego estructurar una faena de mucho mérito, por las dificultades del burel, principalmente por el pitón derecho, obligándolo y marcándole la vereda por donde debía ir. Y así cuajó la pieza torera, aguantándole de verdad. No acertó con la espada y fin de la historia.

OCTAVIO GARCÍA “EL PAYO”

El queretano en el primero que le tocó en suerte veroniqueó con voluntad. Su quehacer de muleta la comenzó en los medios con dos cambiados por la espalda, dos de pecho y el desdén, perdiendo las manos el astado. Rearmó sus trastos el torero y por el derecho ejecutó tres templadas y largas tandas de buen gusto. Persistió por ese pitón para cuajar la mejor serie y entonces pasarse la sarga a mano siniestra y recrearse en todos y cada uno de los lances que dibujó en el ruedo, lo mismo que cuando regresó a su labor derechista, adornando con el cambio de mano por delante. Cerró su faena con pases en redondo y sin enmendar el terreno, además de manoletinas para finalizar matando de dos pinchazos y estocada honda contraria, siendo ovacionado con fuerza en el tercio y al noble astado de Barralva, “Cachetón” de nombre, mereció el honor del arrastre lento a sus restos.

Y en el que cerró el festejo “El Payo” lanceó bien a la verónica a “Maitecho”. Buena vara de Salomón Azpeitia y con la muleta el diestro queretano, al igual que sus alternantes, le brindó a Joaquín Sabina, iniciando en el centro del ruedo con pases variados aunque el toro acusó falta de fuerza. Por el lado derecho largó tela con temple y calidad, intercalando un cambio por la espalda y el de pecho. Por el izquierdo, a media altura, logró buenos momentos pero decidió darle curso al trasteo por el perfil diestro con mucha clase y acto seguido meterse entre los pitones y aguantando sacarle muletazos de gran valor. Una labor de pleno consentimiento por ambas manos, haciendo el toreo lento y artístico, en redondo, con un sello muy personal y a la mínima distancia como las bernadinas ajustadísimas que ejecutó. Terminó de media estocada trasera y tendida, además de dos golpes de descabello para recibir una valiosa oreja que se tuvo que guardar ante algunas protestas injustas.

En fin, un regreso feliz a la gran plaza de Arturo Macías y un rencuentro consigo mismo y con el público de Octavio García “El Payo”.

Fuente: (suertematador.com)

Fotos: Emilio Méndez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *