Home Expos y Museos Exposición “Pedro Ramírez Vázquez: Escultor”, un tributo a los grandes maestros anónimos del México antiguo
Expos y Museos - October 16, 2012

Exposición “Pedro Ramírez Vázquez: Escultor”, un tributo a los grandes maestros anónimos del México antiguo

Esa faceta menos conocida y visible del autor, pero quizás más íntima, es la que el visitante del MNA podrá conocer en la exposición Pedro Ramírez Vázquez: Escultor, que permanecerá durante un mes (hasta el 11 de noviembre) en el balcón de la Sala Mexica de este recinto, donde la amplitud del campo visual, en comunión con el patio central, brinda lecturas yuxtapuestas entre el pasado y el presente.

Con la presencia del arquitecto en la inauguración de la muestra, Alfonso de Maria y Campos, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), hizo hincapié en que el arte contemporáneo ha estado ligado desde un principio al Museo Nacional de Antropología, pues en su creación se convocó a connotados artífices del siglo XX, incluyendo a Ramírez Vázquez, cuya obra escultórica se presenta por primera vez en este recinto que él construyó.

Esa lectura contemporánea de los acervos arqueológicos sigue vigente y esta exhibición en torno a la obra escultórica de Pedro Ramírez Vázquez, se inscribe en tal idea, expresó De Maria y Campos, en la apertura de la exposición en la que estuvieron Diana Magaloni, directora del MNA, familiares y amigos del arquitecto.

Tras referir que las piezas de pequeño y mediano formato, son variaciones del poder y la sutileza contenidos en las obras prehispánicas originales, el titular del INAH comentó que en ocasiones se olvida que Ramírez Vázquez es el autor del vitral monumental de la Basílica de Guadalupe que, por cierto, es otra de sus grandes obras arquitectónicas. De manera que el transitar de uno de los “arquitectos contemporáneos más significativos del mundo” por el camino de la escultura, sobrepasa ya las cuatro décadas.

En el cristal y la plata, Pedro Ramírez encontró la materia para esbozar esculturas inspiradas en las geometrías y diseños del México antiguo. Fue en las ferias mundiales de Seattle y Nueva York, de 1962 y 1964, respectivamente, que el urbanista apreció las obras de plateros de Taxco y vislumbró las formas y volúmenes que podría brindarle la maleabilidad de este mineral.

Luego de diseñar un par de años para su gusto personal, en 1969 decidió montar un taller de escultura, dedicando desde entonces parte de su tiempo a esta actividad, y a partir de 1975 estableció una relación con la firma Tane.

Las 40 esculturas que conforman Pedro Ramírez Vázquez: Escultor, “un tributo a los grandes maestros anónimos del México antiguo, que son la simiente de la potencia cultural de nuestro país” —en palabras de él mismo—, son parte de su línea personal en D’Argenta.

En la escultura mexica, xochicalca, mezcala, totonaca… elaborada lo mismo en basalto que en obsidiana, el maestro encontró “expresiones que interrogan la esencia de la vida”, de ahí su interés por conectarse con ellas a través de un proceso creativo personal y dar nueva vida a obras maestras, como el monolito de Coyolxauhqui, las máscaras teotihuacanas o la serpiente emplumada…

Estas piezas, de cristal y plata —dijo Ramírez Vázquez—, “podrían interpretarse como una manifestación futurista de la expresión pétrea de los antiguos escultores prehispánicos”.

La inspiración para crearlas, comentó, le vino de una idea expresada por otro gran arquitecto, el catalán Antoni Gaudí, quien señaló alguna vez que “el sentido fundamental del concepto originalidad es retornar al origen, volver a la simplicidad de las primeras soluciones”.

Para Ramírez Vázquez, “el arte de los pueblos mesoamericanos posee una fuerza estética contundente y genial, tal vez derivada de su búsqueda por interpretar la naturaleza y su ciclo. Es como el principio generador de todo lo posible.

“El trabajo con un material contemporáneo tan noble como el cristal, con su natural transparencia, me ha permitido dar forma a elementos que dejan pasar la luz, o bien, la detienen, la multiplican, la pulen o la matizan. En cierta manera, la luz ha sido la materia prima con la que he trabajado”, explicó.

El Museo Nacional de Antropología hace un homenaje a su artífice a través de esta pequeña muestra, y se suma temporalmente a los recintos que exhiben obras escultóricas de Pedro Ramírez Vázquez, entre los que se encuentran el Olímpico de Lausana (Suiza); del Esquí (Noruega); Amparo (Puebla), del Vidrio (Monterrey) y de la Muerte (Aguascalientes), entre otros.

Pedro Ramírez Vázquez: Escultor. Hasta el domingo 11 de noviembre en el balcón de la Sala Mexica del Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi Bosque de Chapultepec). De martes a domingo, de 9:00 a 19:00 horas. Costo incluido al pagar el boleto de entrada al museo (57 pesos).

Entrada gratuita a niños menores de 13 años de edad y adultos mayores a 60, pensionados, jubilados, así como maestros y alumnos con credencial vigente. Domingos entrada gratuita a público nacional y extranjeros residentes.

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *