Home Entrevistas Investigadores de la Universidad Iberoamericana obtienen bioetanol a partir del olote
Entrevistas - September 21, 2012

Investigadores de la Universidad Iberoamericana obtienen bioetanol a partir del olote

Bajo esta idea, la investigación de un grupo de académicos de la Universidad Iberoamericana (UIA), encabezados por Lorena Pedraza Segura, buscan producir bioetanol en cantidades económicamente viables por medio del olote, tronco, del maíz.

Los científicos del Departamento de Ingeniería y Ciencias Químicas de la UIA han obtenido del olote las concentraciones de azúcares necesarias para un proceso industrial de elaboración de etanol destilado. El siguiente paso es hacer pruebas piloto en un biorreactor y obtener cantidades de eficiencia viables para su posible transferencia a la industria.

Pero ¿por qué el olote podría ser una buena opción por sobre otros desperdicios para producir biomasa? En entrevista, Pedraza Segura señala que el olote representa el mayor desperdicio de un cultivo en México, del cual se desechan miles de toneladas al año, y del que pueden obtenerse hasta 200 litros de alcohol por tonelada, el promedio producido por otros cultivos con la diferencia de que el olote no interfiere en la cadena alimenticia de humanos y animales.

Si bien la caña, cultivada principalmente por Brasil, uno de los mayores productores de bioetanol del mundo, incluso brinda menores rendimientos que el promedio, tiene la característica de ser más fácilmente cultivada.  

En la investigación, apoyada por el Instituto de Ciencia y Tecnología del DF (ICyTDF) y el patronato de la UIA, apunta la investigadora, busca obtener mayores rendimientos con el añadido de residuos vegetales de la Central de Abasto. En los próximos meses, la especialista espera conseguir hasta 253 litros de bioetanol por cada tonelada de olote.

Si bien el objetivo principal de la aplicación de este combustible es su empleo en automóviles y automotores, la científica explica que no sería de la forma en que se lleva a cabo en Brasil, donde los autos tienen las características para quemar etanol en su camino.

“Se emplearía más bien como oxigenante de gasolina”. Diversos oxigenantes utilizados actualmente, por Pemex, por ejemplo, son derivados del petróleo, algunos de los cuales son sumamente contaminantes del suelo y agua. “El bioetanol no sería el sustituto de la gasolina, sino complementario”.

PROCESO. Para producir las concentraciones de azúcares necesarios en el proceso de fermentación, los académicos de la Ibero emplearon una mezcla de enzimas obtenidas de hongos que actuarán en una hidrólisis.

En este proceso hay una ruptura de largas cadenas de azúcares de la materia vegetal en en pequeñas moléculas (xilosa y glucosa), que son asimiladas por dos tipos de levaduras para fermentar y producir el etanol.

Entre mayores sean las concentraciones de azúcares en esa fase de hidrólisis habrá mayor cantidad de etanol al final de la fermentación y menos cantidad de agua por eliminar, lo que facilitará la destilación de ese biocombustible para su empleo práctico.

Terminado este procedimiento, los científicos realizarán los cálculos requeridos para hacer todo esto en una planta industrial, con el fin de ofrecer la información del proceso de producción y equipos recomendados al sector industrial o empresarial interesado.

Fuente: (cronica.com.mx/Isaac Torres Cruz)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *