Home Por la Espiral Amasar una fortuna en tiempos de crisis
Por la Espiral - August 9, 2012

Amasar una fortuna en tiempos de crisis

Sin lugar a dudas, una noticia difícil de digerir precisamente porque el español salta al podio en momentos inmensamente complicados para la economía española, tanto por el lado de la macroeconomía como de la microeconomía.
Mientras a su alrededor existe una  destrucción de puestos de trabajo, familias expulsadas de su vivienda ante la suspensión de pago  de la hipoteca y la prima de riesgo es un espectro para la credibilidad del gobierno español, Amancio Ortega está exento de la vorágine convirtiéndose en uno de los más pudientes del planeta.
Hay algo de similitud entre el español dueño de Inditex y el mexicano Carlos Slim Helú sus negocios funcionan bien tanto en tiempos boyantes y  prueban su fortaleza en la crisis retando al administrador más mesurado al continuar con la expansión del negocio, apostar por la diversificación geográfica y buscar la fórmula de los costos de producción más económicas sin tener que recurrir a un recorte de personal importante.
Me atrevo a decir que ambos empresarios han facturado más en tiempos de crisis que de expansión  quizá porque mientras otros sectores sufren los vapuleos bursátiles sus acciones se convierten en refugio tanto para el mediano como para el largo plazo porque los analistas observan sólidos fundamentales financieros.
El paralelismo es interesante dado que en plena crisis de 1995 brillaba el nombre de Slim Helú y en la España de 2012 (con un escenario muy parecido) también Ortega  factura más que nunca, guardadas las proporciones de la comparación entre uno y otro empresario que  además se mueven, cada uno en, sectores muy distintos.
Inditex es una empresa distribuidora de moda posee las marcas: Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home, Uterqüe y Tempe.
Al 30 de abril pasado gestionaba  5 mil 618 tiendas con casi cien mil empleados;  Zara es la marca líder con un mil 659 tiendas distribuidas en casi todo el mundo.
Esta marca,  como sello de la familia Inditex,  tiene una virtud que ninguna otra ha logrado: atraer al mercado de masas sin importar rango de ingreso y  un sector acostumbrado a la ropa de marca de lujo dispuesto a mezclar alguna prenda interesante.
De alguna forma va marcando tendencia, cada vez es más usual ver a turistas extranjeros buscando tiendas Zara fuera de España, acercándose a comprar el vestido que lució la princesa británica Kate Middleton.
A COLACIÓN
La Bolsa de Madrid está padeciendo un año complicado en el parqué de ventas de acciones arrastrada a la baja en buena medida por los grupos bancarios y por las pérdidas de otras empresas generalmente sólidas en el mercado accionario como Repsol, Iberdrola o Telefónica.
No obstante, justo todo lo contrario experimentan las acciones de Inditex, que junto con otros pocos títulos son valores refugio. Desde mayo  logró el primer lugar en capitalización  de la bolsa adquiriendo un  peso preponderante dentro del Ibex 35 inclusive por encima de Telefónica.
Así es que, de tal suerte convertida en una empresa poderosa, desde el Consejo de Administración puntualizan que a partir del 1 de septiembre no subirán el IVA en ninguna de sus prendas como sucederá en todo el territorio español con el ajuste decretado de colocar el IVA en el 21 por ciento.
Se trata de una decisión temeraria, Ortega está dispuesto a que Inditex absorba el diferencial de los tres puntos porcentuales que significan un caudal de euros; aunque seguramente ya perfilaron en su estrategia cómo compensarlo al evitar perder volumen de ventas por el golpe en el bolsillo del  consumidor español.
En fin, ¿cuál es el secreto? ¿La poción mágica de Ortega? ¿o del Rey Midas de Carlos Slim? Formar un equipo poderoso que controla el know how, una deslocalización del negocio que permite una producción de muy bajo costo aprovechando las facilidades fiscales de los países subdesarrollados y la muy barata mano de obra.
Basta con leer las etiquetas de Zara para darse cuenta de dónde están manufacturando lo hacen en Pakistán,  India, Marruecos, Indonesia, Malasia etc.
En el caso de México, hace unos días Zara anunció la firma de un preacuerdo para adquirir un terreno en la localidad de Cabanillas en Guadalajara con la intención de  construir un centro logístico con una inversión de 150 millones de euros, que por supuesto le redundará  mucho más..
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *