Home Por la Espiral Una prolongada tercera edad
Por la Espiral - June 14, 2012

Una prolongada tercera edad

Uno muy esencial relacionado con el mercado laboral y las pensiones y/o jubilaciones, cuya balanza continuará desestabilizándose en la medida que el mercado laboral sea más cambiante, los jóvenes enfrenten mayores dificultades para acceder tempranamente a éste y los trabajadores en activo no logren con sus contribuciones sostener el pago de pensiones y/o jubilaciones de personas retiradas que estarán viviendo una larga tercera edad.
Algunas décadas atrás, a los 55 años de edad, un trabajador que inició su vida laboral desde los 18 o 20 años entraba a la recta del trámite de la jubilación para irse a su casa y tomar el tren de la vida bajo otro ritmo.
En la actualidad es impensable que alguien con esa edad deje de trabajar para convertirse en  pensionado. De hecho, cada vez más se retrasa la edad de jubilación: la mayoría de los países tienen como piso de referencia los 60 años de edad.
No obstante, no hay consenso en el techo para la jubilación, con una tendencia a traspasar los 70 años como promedio.
Por ende, una persona con la mayoría de edad que inicie su vida productiva, seguramente deberá trabajar 50 años para retirarse con una pensión.
Actualmente en México, la edad de jubilación es a partir de los 65 años de edad; por ejemplo, en España aumentó a 67 años     y en Francia, François Hollande, presidente socialista, revocó las acciones emprendidas por su antecesor Nicolás Sarkozy.     Esta semana, Hollande (cumplió una de sus principales promesas de campaña) devolvió de 62 a 60 años la edad de jubilación habiendo cotizado 41 años.
Aunque también hay un criterio diferenciador entre hombres y mujeres, siendo éstas últimas más longevas y con una mayor tendencia a incrementar los baremos respecto de los hombres.
Ahora bien, a falta de un consenso global en la edad de retiro, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aconseja a los gobiernos de los distintos países impulsar sendas reformas para retrasar la edad de jubilación debido a la esperanza de vida esperada.
De hecho, en 28 de los 34 países miembros de la OCDE, hay proyectos en marcha para retrasar la jubilación.
Prácticamente el organismo internacional se decantó por una media de 70 años de edad, considerando varios aspectos: 1) Una mayor calidad de vida. 2) Las nuevas generaciones tendrán un aumento en más de 7 años en su esperanza de vida. 3) La situación de la pirámide demográfica versus el mercado laboral.
Hasta el propio empresario Carlos Slim Helú (por cierto de 72 años de edad) se manifestó al respecto con la siguiente propuesta: “Una vez superada la barrera de los 60 años, las personas que continúen activas laboralmente podrían hacer jornadas semanales de 35 horas, en lugar de 40”.
A COLACIÓN
Sin lugar a dudas este siglo XXI, tarde o temprano, habrá una verdadera revolución del concepto del mercado laboral y de los esquemas de pensiones y jubilaciones tanto públicos como privados.
Lo confirma el hecho de la expectativa de vida de los seres humanos, no quiero ni pensar qué pasará si en 2070 se cumplen los pronósticos de más personas traspasando el centenario de vida. ¿Es qué llegará el día que nuestros nietos serán esclavos del capitalismo hasta los 90 años de edad para ser merecedores de una pensión miserable?
Me parece que todavía con el esfuerzo de los organismos internacionales estamos muy a tiempo de corregir los desequilibrios actuales y anticiparse a los venideros, porque además lleva intrínseco el otro tema: la cuantía mensual que recibe un pensionado.
Hay mucha trampa al respecto tanto en las pensiones públicas como privadas y desafortunadamente el trabajador únicamente recala en hacer números cuando tiene encima la edad y la necesidad de contar con su retiro.
La desilusión brota cuando no hay  nada por hacer y es cuando la gente presta atención a la relación de la edad y al tiempo de cotización aunado con  las entradas y salidas en el mercado laboral formal debido a la movilidad persistente en las plazas y contratos cada vez de corto plazo y tiempo definido.
El futuro puede ser una pesadilla para una persona que ya trabajó casi toda su vida y únicamente quiere disfrutar del tiempo que le resta sin ninguna clase de agobio como no tener para pagar el alquiler o los medicamentos.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *