Home Por la Espiral Un voto de 334.65 pesos
Por la Espiral - June 1, 2012

Un voto de 334.65 pesos

Por supuesto, el costo es cargado a la factura personal de cada ciudadano que participa en el pago de impuestos (directos o indirectos)
Para este año, el IFE tiene asignado un gasto de 15 mil 953.9 millones de pesos, 23.47% superior  al de 2006 entonces de 12 mil 920.7 millones de pesos y un 77.26% mayor al ejercido en 2000 con 9 mil millones de pesos.
También es verdad que las necesidades democráticas del país han ido cambiando comenzando por una mayor lista nominal y la implementación del voto de los mexicanos residentes en el extranjero llevado a la  práctica por vez primera en la elección federal del 2 de julio de 2006.
Desde el extranjero los mexicanos eligieron presidente, diputados federales y senadores, lo hicieron 33 mil compatriotas ubicados alrededor del mundo en 80 países.
Todos los votos son importantes y más aún, después del controvertido resultado del 2 de julio de 2006: en México arribamos al  mes de septiembre de dicho año con la zozobra de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJ) avalara el triunfo de Felipe Calderón Hinojosa, tras el apretado margen de diferencia del 0.56% de los votos, lo que levantó todo sospechosísimo y llevó a Andrés Manuel López Obrador a solicitar la anulación de la elecciones; contar voto por voto y demás acciones conocidas por todos.
Quizá por eso la insistencia de no dejarse vencer por la apatía e ignorar el llamado de las urnas,  primero, porque las democracias hay que legitimarlas hacerlas de mayoría no de minoría, aquel que no vota acepta ser un ciudadano de segunda.
Después, el abstencionismo únicamente beneficia al candidato del partido que gobierna, en este caso, hablamos de la candidata Josefina Vázquez Mota.
Recordemos que  en 2000 el nivel de abstencionismo fue del 36.03% de la lista nominal de electores, en el ambiente pesaba el ánimo del cambio, de la caída del “muro priísta” como muchos periódicos titularon la victoria de Vicente Fox Quezada, del PAN.
En dichas elecciones votaron 37 millones 601 mil 268 personas de una lista nominal de 58 millones 782 mil 737 electores.
En 2006, el nivel de abstencionismo remontó hasta el 41.45% de la lista nominal conformada por 71 millones 374 mil 373 electores de los cuales votaron 41 millones 791 mil 322 personas.
En 2012, la lista nominal es de 79 millones 454 mil 802 electores y el consenso entre diversos analistas políticos apuntan a un abstencionismo que podría rondar entre el 40% al 45 por ciento.
Por último, esta fiesta cívica bastante cara ya la pagamos, ahora vamos a disfrutarla: en 2000, el costo unitario total del voto por persona implicó un gasto de 238.14 pesos (por las tres boletas para elegir presidente, senadores y diputados); en 2006, ese costo unitario total del voto por ciudadano aumentó a 309.17 pesos.
Para las elecciones de este primero de julio próximo, de cumplirse el pronóstico de un abstencionismo del 40% de la lista nominal, tendríamos un costo unitario total del voto por ciudadano de 334.65 pesos.
A COLACIÓN
A los pilotos de aviones les enseñan que durante el vuelo existen dos momentos críticos: durante el despegue y  aterrizaje.
En una campaña política para las presidenciales también hay dos cruciales: en los primeros tres meses y el último mes de la misma.
Por ende, el llamado es más bien para que los candidatos en campaña tomen todas las precauciones necesarias, un atentado mortal sí volvería a concitar “el voto del miedo”.
Respecto de  1994 en pleno 2012 la gente vive atemorizada ya no únicamente vulneran, atentan y secuestran a los más pudientes sucede con cualquier mexicano y su familia.
A diferencia de 1994 no es lo económico y su crisis la mayor angustia del ciudadano de a pie (aunque el dólar esté a 14 pesos) más bien  el miedo a salir; la inseguridad y   corrupción anidada en todos los niveles para proteger al narcotráfico.
La verdadera contienda electoral de 2012 es la de la ciudadanía versus el poder del narco, no se trata de elegir al candidato que más ofrezca, más bien al que más capacidad de acción, mando y aglutinamiento ejerza,  quien tenga más clara la visión de país.
Por cierto no olvidar que aunque votamos por el presidente en turno en éste va incluido la familia,  amigos, compadres; el posible equipo en el poder por eso hay que fijarse muy  bien antes de ir a votar.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *