Home Inolvidables Recordando a Rosario Castellanos, escritora, diplomática y una de las poetas mexicanas más destacadas del siglo XX
Inolvidables - May 25, 2012

Recordando a Rosario Castellanos, escritora, diplomática y una de las poetas mexicanas más destacadas del siglo XX

Considerada una de las poetas mexicanas más destacadas del siglo XX, la autora de “Eterno femenino” fue una de las primeras mujeres mexicanas en tener acceso a la educación superior y en cuestionar el papel de las féminas dentro de la sociedad, quienes en el ámbito familiar y social ocupaban un plano inferior.

Rosario Castellanos nació el 25 de mayo de 1925, en la capital del país, sin embargo su infancia y adolescencia la pasó en Comitán, Chiapas, de donde procedía su familia.

A los 17 años regresó a la gran urbe y estudió Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde también cursó una maestría en Filosofía.

Según el portal en Internet “ensayistas.org”, en 1950 fue becada por el Instituto de Cultura Hispánica y permaneció en España de 1951- 1952; cuatro años después, en 1956, recibió la Beca Rockefeller y más tarde, la del Centro Mexicano de Escritores.

En la década de los 60 la narradora mexicana se desempeñó como catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras. Asimismo, trabajó Instituto Indigenista Nacional en Chiapas y en Ciudad de México.

Como profesora impartió clases en la máxima casa de estudios, UNAM; en la Universidad Iberoamericana y en las universidades de Wisconsin, Colorado e Indiana, en Estados Unidos.

Dedicada a la docencia y a la promoción de la cultura en diversas instituciones oficiales, en 1971 fue nombrada embajadora en Israel.

La formación y la cultura universal que durante sus estudios universitarios adquirió y la lectura que practicó toda la vida, le permitieron asimilar que la desigualdad de las mujeres se sustentaba no en la naturaleza ni en la biología sino en la larga tradición cultural arraigada en los mexicanos.

El sitio electrónico “biografiasyvidas.com” recuerda que su obra poética estuvo colmada de una absoluta sinceridad para poner de manifiesto su vida interior, la inadaptación del espíritu femenino en un mundo dominado por los hombres y una melancolía reflexiva, ejemplo de ello son los volúmenes “Trayectoria del polvo” (1948) y “Lívida luz” (1960).

Según la crítica especializada, el mundo narrativo de Rosario Castellanos tomó diversos elementos de la novela costumbrista. En “Balún Canán” (1957) y “Oficio de tinieblas” (1962) logró recrear con la atmósfera social, tan mágica como religiosa, de Chiapas.

Escribió también volúmenes de cuentos situados en el mismo registro: “Ciudad Real” (1960), “Los convidados de agosto” (1964) y “Álbum de familia” (1971), obras que revelan una dimensión social y la conciencia del mestizaje.

A lo largo de su vida fue distinguida con el Premio Chiapas 1958; el “Xavier Villaurrutia” por “Ciudad real”, en 1961; por su libro “Oficios de tinieblas” recibió en 1962 el Premio “Sor Juana Inés de la Cruz” y en 1972 mereció el Premio “Elías Sourasky” de Letras. Siendo embajadora de México en Israel, el 7 de agosto de 1974, murió en Tel Aviv, víctima de un accidente doméstico.

Fuente: (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *