Home Por la Espiral Krugman: abogado del diablo
Por la Espiral - May 17, 2012

Krugman: abogado del diablo

Como si el océano de la globalización no estuviera suficientemente picado, Krugman continuó la consigna denodada contra el euro y provocó que hasta el propio Cristóbal Montoro, ministro español de Hacienda, desmintiera  la especie.
Cuando la mayor parte de los economistas llamamos a la calma porque en la globalización muchos son los efectos positivos, aunque es verdad también se potencian los negativos, el también columnista del New York Times actúa como un auténtico abogado del diablo favoreciendo al dólar  y a la economía estadounidense.
Existe  una auténtica guerra contra la Unión Europea (UE) y en especial las apuestas concentran por una caída del euro y la desintegración de la eurozona aunque apenas el primero de enero del año en curso sucedieron los festejos por la primera década en circulación de la moneda común.
El euro inició cotizando por debajo de la unidad respecto al dólar, después -en poco menos de dos años-,  alcanzó la paridad uno a uno con el billete verde para iniciar una carrera de fortaleza en la que, inclusive ha llegado a cambiarse un euro a razón de 1.45 dólares.
Ahora bien dentro de la gran crisis actual destaca la resistencia del euro tanto en la recesión  de 2008 como en la cúspide de los problemas de deuda, alto desempleo, especulación y problemas de salud financiera de diversas entidades europeas.  A  pesar de todo, el euro cotiza en  1.2732 dólares.
Quizá por ello la calamidad en boca de Krugman retumba como llamado para los inversionistas internacionales, especuladores y cazaoportunidades en pro de derrumbar al euro.
Digno para la reflexión, si alguien en su sano juicio puede solicitar el  colapso monetario debido a la extinción de la eurozona.
Recordemos que primordialmente la joven moneda obtuvo  la confianza de inversionistas internacionales, ahorradores de la eurozona y otros puntos geográficos; es expresión de inversión, ahorro, comercio, crédito, transacciones, turismo, moneda refugio y figura en las arcas de los bancos centrales de muchos países en el mundo que decidieron diversificar sus reservas en divisas.
El euro representa aproximadamente una tercera parte del mercado internacional de deuda, mientras que el dólar un 44 por ciento. Además, es la  segunda moneda más negociada en los mercados de divisas, utilizándose en aproximadamente  40% de las transacciones diarias.
En el ámbito mundial,  más de la cuarta parte de las reservas de divisas están en euros. Países como Brasil, Rusia, India y China tienen un volumen relevante de reservas en euros y Corea del Norte dejó de utilizar el dólar americano para el comercio internacional luego de preferir al euro.
De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “al 30 de junio de 2011, los 139 Estados miembro que detallan la composición de las divisas extranjeras que integran sus reservas, alcanzaban 1,006 billones de euros, un 2.5% más que al 31 de marzo”.
A COLACIÓN
Podemos encontrar diversidad de formas para desarrollar una guerra, Tsun Tzu lo explica mejor que nadie en “El arte de la guerra”.  En la globalización un ataque especulativo consistente y despiadado sumado a una crisis de confianza pueden ser letales.
En esta guerra librada de forma irracional contra el euro están los intereses de Washington,  la actuación de  cancerberos como Krugman y las casas calificadoras de deuda, no hacen más que contribuir a la protección del dólar como moneda hegemónica aunque la economía estadounidense ostente el título de la más endeudada del mundo.
Aquellos analistas que llevan años llenando de tinta las páginas de periódicos abogando por la “muerte del dólar” deben entender que el imperialismo sigue siendo americano,  a pesar de China.
No olvidemos que desde la década de los noventa, el dólar terminó por socavar al yen y reducir el poderío económico de Japón; el euro es el nuevo enemigo a vencer, la joven moneda con sus contribuciones importantes para  diversificar el sistema monetario internacional y darle otro tirón de fuerzas con nuevas opciones de financiamiento en los mercados internacionales.
Y es que, depender únicamente del dólar, es una esclavitud nutrida en forma de señoreaje a favor de la  Reserva Federal de Estados Unidos y de las condiciones impuestas por Estados Unidos.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *