Home Espectáculos Dos mil bailarines de 90 compañías celebran el “Día Internacional de la Danza” en el zócalo capitalino
Espectáculos - April 30, 2012

Dos mil bailarines de 90 compañías celebran el “Día Internacional de la Danza” en el zócalo capitalino

Una fiesta que terminó con una “Comparsa con la salsa y cumbia” de Pepe Arévalo y sus mulatos, que fondearon esa línea de bailarines que se dirigieron al Teatro dela Ciudad para la función principal donde se presentaron los cuadros de las coreógrafas Magdalena Brezzo y su Camerino 4,  luego Alicia Sánchez y su Teatro en Movimiento, y el cierre del festival: el regreso de la Comparsa al Zócalo capitalino.

La celebración comenzó después de las diez de la mañana horas con una ceremonia en el Teatro Juárez, uno de los varios foros fuera del Zócalo donde también hubo coreografías. Los otros espacios fueron el Foro A poco no, el Teatro Sergio Magaña y el Centro Cultural del Bosque.

UN DÍA DE DANZA. Al inicio poca gente se acercó a los tres escenarios del Zócalo: El Blanquito donde se presentaban las danzas del mundo, el contemporáneo y folklórico, pero el baile, la música y los vestuarios comenzaron a llamar la atención de los transeúntes y los tres foros se fueron rodeando de gente para mirar las coreografías.

Para antes de las 12:00 horas, en el Blanquito frente a Palacio Nacional, los ritmos africanos y la coreografía de la compañía Sangre nueva ofrecía un espectáculo intenso que ponía a bailar al público. Frente al antiguo Palacio del Ayuntamiento, el ballet folklórico Coyolxáhuqui mostraba la riqueza de la danza nacional y en el escenario contemporáneo, la compañía Gutemberg Brito mostraba la complejidad y plasticidad de la género.

Aunque los foros mantenían un grupo “cautivo”, el ir y venir de las personas para mirar e, incluso, sorprenderse de la música, los movimientos, era continuo. Principalmente los jóvenes, con botella de agua en mano, gorra y algunos con paraguas, por el intenso calor que había. Era también una especie de danza, un movimiento para conocer y oír.

Por eso no importó que la candidata del PAN a la jefatura de Gobierno del DF llegara antes del mediodía. Quiso realizar un mitin, pero nadie se le acercó. No tuvo eco su marcha que venía de Reforma. Así, estuvo poco tiempo y luego entró a misa de las 12:00 horas en Catedral. Tampoco importó la gran pancarta de López Obrador, con un fondo de Benito Juárez. Lo que interesaba era la fiesta, como cuando el pachuco terminó y una mujer gritó: “¡azúcar!”.

Antes de las 14:00 horas, una de las coreografías más interesantes fue la de Danceability, que presentó a bailarines con capacidades diferentes, y tuvo un final intempestivo: Guillermina Hernández, en su silla de ruedas, sostiene una pirámide humana.

Al terminar su actuación, cuenta que tiene 15 años en la danza contemporánea y cuando baila lo único que quiere es mostrar sus emoción, su expresión corporal. “Es el movimiento y la sensación de llegar a las personas con el baile”.

Y así pasaron más compañías, más bailarines, para llegar a las 18:00 horas, cuando la Comparsa inició al ritmo de Pepe Arévalo.

Fuente: (cronica.com.mx/Adrián Figueroa)

 

Leave a Reply