Home Ciencia y Tecnología Exhiben en el Centro de Ciencias de Culiacán el meteorito de Bacubirito, quinto más grande que ha caído en la Tierra
Ciencia y Tecnología - April 2, 2012

Exhiben en el Centro de Ciencias de Culiacán el meteorito de Bacubirito, quinto más grande que ha caído en la Tierra

 

Después de un trabajo exhaustivo de medición de la masa del meteorito de Bacubirito, el investigador Emiliano Terán Bobadilla llamó a que se instaure un programa para valore lo que es y lo que representa este ícono para Sinaloa.

Hasta el año pasado, el peso del meteorito era calculado entre 19 y 23 toneladas, por lo que se integró un grupo de investigadores para realizar las mediciones del cuerpo celeste irregular.

En este trabajo participaron académicos e investigadores de la Escuela de Ciencias de la Tierra y de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UAS, así como del Centro de Ciencias de Sinaloa (CCS).

El conocerse el peso correcto, el de Bacubirito, municipio de Badiraguato, se mantiene como el quinto meteorito más grande y más largo del mundo.

Le superan los encontrados en África, de 60 toneladas; Argentina, con 37; Groenlandia, con 31; y China, de 28 toneladas.

El que se exhibe en la explanada del Centro de Ciencias de Sinaloa, es el más sobresaliente de México, seguido por el meteorito de Toluca y el cráter de Chicxulub.

Terán Bobadilla, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, participó como conferencista en el octavo Congreso Estatal Infantil y Juvenil de Geografía, lamentó que no se haya dado valor, cuidado e importancia debido al meteorito.

“Lo vemos en la explanada del Centro de Ciencias como si fuera cualquier piedra grande, pero es un objeto caído del cielo hace 150 años en tierras sinaloenses”, señaló.

Explicó que el meteoro cruzó la atmósfera y chocó con la superficie terrestre; está compuesto especialmente de hierro, níquel, cobalto, fósforo, cristales de galio y otros metales.

Durante muchos años ha estado en exhibición a la intemperie, afectado por un proceso de oxidación y, si no se protege, poco a poco lo llevará a perder masa y peso.

Ante ello, el investigador nacional recomendó un programa de rescate que incluya la instalación de una urna especial que lo resguarde y aísle del exterior para que no entre oxígeno y se conserve.

Dijo que lamentablemente se tiene que sacrificar el contacto directo que en la actualidad está permitido, porque es importante que el meteorito de Bacubirito se mantenga íntegro.

Este meteorito es uno de los principales atractivos en el Centro de Ciencias de Sinaloa y es de los más visitados durante el periodo vacacional de Semana Santa.

¿Cómo, cuándo y dónde se descubrió?

Todo sucedió en la comunidad de El Ranchito, cerca de Bacubirito cuando en 1874 un campesino de nombre Lorenzo Aguilar estaba arando su tierra para sembrar maíz, cuando la reja del arado topó con algo muy sólido. Lorenzo creyó en un principio que se trataba de una gran roca, pero el golpe había sido tan seco que tuvo que soltar las manceras del arado. Escarbó y, ciertamente, no halló la roca sino un enorme trozo de metal.

Corrió la voz y pronto aquella enorme mole de hierro fue el tema de conversación. Intervino la autoridad de El Ranchito, comisaría del Palmar de los Sepúlveda, sindicatura de Bacubirito, y pronto se hizo famoso el pedazo de hierro de Lorenzo Aguilar.

Dos años después, en 1876, el profesor Mariano Bárcenas hizo el análisis químico de un fragmento arrancado con tarraja, y determinó que el meteorito de Bacubirito se componía esencialmente de hierro y níquel. Dicho pedazo de hierro tenía un color plomizo o plateado. Posteriormente, se realizó un análisis más formal que dio como resultado que se componía de un 88.94% de hierro; 6.98% de níquel; 0.21% cobalto; 0.005%, azufre, y 0.15%, fósforo.

Meteorito de Bacubirito en 1874

El meteorito se encuenta exhibido desde 1992 en la explanada del Centro de Ciencias de Sinaloa donde cualquiera puede llegar y apreciarlo. Tan solo al tacto se puede sentir la dureza del metal. Aunque a simple vista parece una simple roca, se puede sentir la gran diferencia en su textura, pues se trata de un objeto extraterrestre.

Fuente: (Notimex y Abel Botello)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *