Home Tradiciones El “Altar de Dolores”, una tradición que resiste el paso del tiempo pervive en diversos museos del INAH
Tradiciones - March 31, 2012

El “Altar de Dolores”, una tradición que resiste el paso del tiempo pervive en diversos museos del INAH

La devoción mariana se da a través de diferentes advocaciones, entre ellas Nuestra Señora de la Soledad, la Virgen de la Piedad, Nuestra Señora de las Angustias, la Virgen de la Esperanza, María de la Caridad y la Virgen de los Dolores o La Dolorosa, entre otras.

El origen de esta costumbre católica se remonta al siglo XIII, cuando en Florencia, Italia, se fundó la Orden de los Frailes Siervos de María o Hermanos Servitas, cuyo objetivo y espíritu era fomentar, difundir y conservar la devoción a la Virgen y enaltecer los momentos más importantes de su vida, entre ellos el sufrimiento por la pérdida de su hijo Jesús.

Fue el Papa Benedicto XIII quien estableció de manera oficial la recordación en 1727, bajo el nombre de Señora de los Siete Dolores, y se conmemora el Viernes de Cuaresma, que antecede a la Semana Santa.  

La tradición se originó en México en 1519, cuando el fraile Bartolomé de Olmedo erigió en San Juan de Ulúa, Veracruz, el primer altar del continente americano. Posteriormente, comenzaron a levantarse altares en conventos, iglesias y capillas. Después la gente hizo lo propio en comercios y lugares públicos y, más adelante, en sus hogares. Poco a poco los altares se enriquecieron con elementos regionales y destacaron los que se ponían en lugares clave, como el de la Catedral Metropolitana de México.

Museo de El Carmen

Uno de los recintos que conserva esta tradición centenaria es el Museo de El Carmen, que desde hace 83 años rinde culto a la Virgen de los Dolores mediante la colocación de un altar, el cual estará en exhibición en la planta alta de la Casa del Acueducto, del 30 de marzo al 15 de abril.

El barrio de San Ángel era donde mayormente se conservaba esta tradición, debido a que ahí se ubica el Ex Colegio de San Ángelo Mártir, hoy sede del museo, que desde 1929 exhibe cada año el Altar del Dolores, para evocar los siete dolores de la Virgen María por su hijo: La profecía de Simeón, La huida a Egipto, La pérdida de Jesús, El encuentro del Hijo y la madre camino al Calvario, La Crucifixión, El Descendimiento de la cruz y El Entierro.

En el altar se colocan naranjas agrias con banderitas de oro y plata; agua teñida de diversos colores que simbolizan las lágrimas de la Virgen, la agonía, el duelo y la esperanza; macetas de barro con forma de animales, en las que previamente se siembra amaranto, chía o alpiste, para representar la vida, la inmortalidad, el duelo y la tristeza de la Virgen. El Altar de Dolores es también conocido como Incendio por la gran cantidad de velas que lo iluminan.

No menos importante es la quema de los “Judas”, tradición que probablemente procede de la antigua práctica del Santo Oficio en España. Las figuras de cartón, a las que se acostumbra poner un nombre y vestimenta alusiva a ciertos personajes, son quemadas el Sábado de Gloria. Con el objetivo de rescatar esta tradición, el Museo de El Carmen realizará los domingos 1, 8 y 15 de abril el taller ¡Dale vida a tu “Judas”!, en el Patio del Acueducto a partir de las 12:00 a las 15 horas. El costo de recuperación es de $30.00 por persona, e incluye la figura y el material para decorarlo.

El Museo de El Carmen se ubica en avenida Revolución s/n, colonia San Ángel, entre Monasterio y Rafael Checa, abierto de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas, acceso: 46 pesos. Entrada libre para estudiantes, profesores, menores de 12 años y  adultos mayores con identificación vigente, domingos acceso gratuito.

Museo Nacional de las Intervenciones, Ex Convento de Churubusco

El Altar de Dolores, que se coloca en este recinto desde su fundación en 1981, es una tradición sincrética que combina el culto católico con los ritos agrícolas del México prehispánico,  debido a que se compone de elementos que provee la naturaleza en Semana Santa, es decir, en el periodo de estiaje.

Sus elementos responden a un fin ritual. El espacio y las mesas en donde se instala el altar, se cubren con papel de china o manteles morados o blancos, colores emblemáticos para guardar luto. También se acompaña de tapetes rellenos de semillas, pétalos y/o aserrín que representan la Pasión de Cristo y los dolores de la Virgen María.

Un elemento singular son las semillas germinadas de trigo que representan la Resurrección, y que a su vez tienen relación con la agricultura prehispánica. En jícaras o fruteros se colocan naranjas doradas en las cuales se ensartan banderitas de papel picado morado, dorado o plateado que representan al pueblo y los soldados que vieron la Pasión de Cristo.

Las naranjas simbolizan al pecado porque son frutos dulces y amargos al paladar. Se colocan también vitroleros con agua de sabor, sobre todo de limón con chía, que representa las lágrimas de María en el momento de la Crucifixión de Cristo. El Altar culmina con una imagen que puede ser una pintura o escultura de la Virgen de los Dolores o La Dolorosa.

El montaje se podrá apreciar de manera gratuita del 30 de marzo al  8 de abril, de 9:00 a 18:00 horas, en el Portal de Peregrinos del Museo Nacional de las Intervenciones, en calle 20 de Agosto y General Anaya s/n, colonia San Diego Churubusco, Coyoacán.

Museo Nacional del Virreinato

El Altar de Dolores se presenta desde hace muchos años en este recinto, que tiene como sede el ex Colegio Noviciado de San Francisco Javier, en Tepotzotlán, Estado de México. El  montaje será el tema del mes del recinto y estará en exhibición del 1 al 30 de abril, en el acceso al museo.

El altar se compone de una escultura de la Virgen de los Dolores, de madera tallada y policromada del siglo XVIII, así como naranjas o toronjas que representan la amargura de la Virgen, banderitas que aluden a la Resurrección de Cristo, semillas que refieren a la Pasión y a los dolores de María, aguas de sabores que simbolizan la sangre de Cristo (jamaica), la pureza de María (horchata), la amargura de la Virgen (tamarindo) y sus lágrimas (chía).

Asimismo, se adorna con tapetes de aserrín pintado donde se colocan algunos símbolos de la Pasión de Cristo, como el corazón de María con siete dagas, la corona de espinas colocada en la cabeza de Jesús, la columna donde fue flagelado el Redentor, la lanza que atravesó su costado, los dados donde los soldados echaron a la suerte su túnica, el gallo que significa las tres negaciones del apóstol Pedro y las monedas que aceptó Judas por entregar a Cristo a los fariseos.

El Museo Nacional del Virreinato se ubica en Plaza Hidalgo 99, Barrio San Martín Tepotzotlán, Estado de México, costo 55 pesos, abierto de martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. Entrada gratuita a menores de 13 años, estudiantes, maestros, jubilados y personas mayores de 60 años, domingos y días de descanso oficial.

Museo de sitio San Francisco y Ex Convento de San Nicolás de Tolentino

Tanto el Museo de Sitio San Francisco, en el Ex Convento del mismo nombre, en la ciudad de Pachuca, como el Ex Convento de San Nicolás de Tolentino, en Actopan, ambos en el estado de Hidalgo, también rescatan esta tradición que constituye una de las celebraciones religiosas más antiguas y coloridas de México.

Los objetos del altar, su disposición e incluso el mobiliario, están asociados a los simbolismos y referencias del padecimiento de la madre de Dios. En una mesa se colocan 14 escalones pequeños cubiertos con un mantel blanco de lino o encaje, que aluden a las antiguas estaciones del Vía Crucis, y que contrastan con un cortinaje de color morado que significa luto, meditación y penitencia, colocado en la parte posterior del altar.

En el centro y en la parte más alta del altar se coloca la figura de la Virgen, representada en una escultura de madera. Los atributos de la advocación dolorosa son: un puñal grande o siete dagas clavadas sobre el pecho, que remiten a los siete dolores de María, el rostro de aflicción, la túnica morada, blanca o negra y las manos entrelazadas en señal de plegaria. En la cabeza lleva una aureola y un resplandor indicativos de su santidad y gracia.

El montaje del Ex Convento de Actopan, en la planta baja del claustro, tiene la particularidad de que la pieza central es una escultura de pasta que pertenece al acervo del Ex Convento de Acatlán, Hidalgo, y fue prestada por el párroco para esta ocasión.

Los altares estarán abiertos de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, del 30 de marzo al 15 de abril, entrada gratuita. El Museo de Sitio San Francisco se ubica en calle Casasola s/n, colonia Centro, Pachuca, Hidalgo. El Ex Convento de San Nicolás de Tolentino se localiza en calle Lerdo de Tejada s/n, Actopan, Hidalgo.          

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *