Home Libros Libro sobre Xochimilco de la historiadora Araceli Peralta da cuenta de la riqueza arqueológica de ese pueblo lacustre
Libros - February 17, 2012

Libro sobre Xochimilco de la historiadora Araceli Peralta da cuenta de la riqueza arqueológica de ese pueblo lacustre

Editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), Xochimilco y su patrimonio cultural. Memoria viva de un pueblo lacustre, da cuenta de la riqueza de esta demarcación, tanto natural como arqueológica, así como de sus tradiciones (cocina, fiestas, ceremonias, herbolaria) que fueron heredadas de generación en generación desde tiempos prehispánicos.

Durante la presentación de la publicación, efectuada en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), Araceli Peralta narró que su amor por el patrimonio cultural se lo inculcó su abuela, Rosario López Chavarría, quien la llevaba a todas las fiestas tradicionales siendo una niña. “Entre música, cohetes, chinelos, banderitas de colores de papel picado, portadas hechas de flores naturales y la comida que se da en las mayordomías, como el mole y los tamales, me fui identificando poco a poco con el legado ancestral de este pueblo lacustre”.

Recordó que por su traza del siglo XVI y su zona de chinampas, Xochimilco fue declarado Patrimonio Mundial en 1987. Posteriormente, entre 2004-2005, se desarrolló el Proyecto UNESCO-Xochimilco, que desembocó en un Plan de Manejo y Gestión.

Con una participación activa en dicha iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Peralta Flores comenzó la investigación para su libro, durante la cual recurrió a múltiples archivos públicos y privados, además de ponerse en contacto con cronistas, gestores culturales, artistas y diversas asociaciones comunitarias.

El vasto patrimonio inmaterial de Xochimilco se “expresa en la religiosidad popular, la tradición oral y los mitos”; de esta forma, las festividades son una actividad sumamente importante de los pueblos y barrios originarios. Existe un fuerte compromiso personal y social de reproducir las tradiciones heredadas de los antepasados”.

Si bien, dijo, la fiesta del Niñopa es la más conocida de las que se celebran en Xochimilco, y es la más importante devoción de la región, durante todo el año se llevan a cabo ceremonias y procesiones de carácter ritual por lo que suele decirse que “Xochimilco tiene más fiestas que días del año”. La devoción por el Niño Dios se hace extensiva a otras imágenes como “el Niño de Belén, el Dormidito de Xaltocan, el Tamalerito de San Antonio, el del Barrio de San Juan, Emanuel de Santiago Tepalcatlalpan, el del Chiquihuite, el Chinamperito de Caltongo y el Tepalcaterito de San Pedro”, entre otros.

A decir de la historiadora del INAH, la fiesta patronal más importante de Xochimilco “es la de la Virgen de los Dolores, que se encuentra en el templo del Barrio de Xaltocan”, sin embargo, también se rinde culto con misas, procesiones, danzas y cohetes, altares y rezos a la Virgen de Guadalupe, la Santa Cruz, San Bernardino de Siena, el Señor de Chalma y el Día de los Santos Difuntos.

La autora apuntó que muchas de estas festividades de carácter religioso están relacionadas con los ciclos agrícolas, el sistema lacustre y la zona chinampera. Entre las distintas danzas que se ofrendan están los chinelos, los huehuenches y los concheros, la música de banda de viento, la tambora y el mariachi. También se realiza el baile del barril, y se adorna un maguey con banderitas de papel, flores y jarritos cuando se hace el cambio de mayordomo de la Virgen de Xaltocan, en Santa Cruz Acalpixca.

En su oportunidad la doctora Carmen Morales Valderrama, titular de la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH, señaló que el libro de Araceli Peralta está destinado a volverse un clásico en materia de patrimonio cultural, y será obra de consulta obligada para todos los investigadores interesados en la agricultura y la Cuenca de México.

La historiadora describió los distintos capítulos que integran la publicación: el primero aborda el patrimonio natural como paisaje cultural y área natural protegida; el segundo trata del patrimonio arqueológico; el tercero detalla el patrimonio arquitectónico; el cuarto concierne al patrimonio intangible (tradiciones y fiestas); finalmente, el último se centra en el tema de la gestión cultural.

Por su parte, la historiadora Julieta García, subdirectora de Investigación de la Coordinación de Monumentos Históricos del INAH, destacó que el libro Xochimilco… es el resultado de un proceso de estudio de varios años, donde se plantea que “el patrimonio cultural está vivo, y para protegerlo primero hay que conocerlo”.

Agregó que la autora, como historiadora y arqueóloga, no sólo concibe el patrimonio cultural como algo estático en el tiempo sino dinámico, por lo que su estudio incluye los conceptos de patrimonio natural y también inmaterial, como serían las leyendas, las fiesta patronales, la cocina y, en general, las tradiciones.

Señaló que el estudio de Araceli Peralta nos permite conocer que hay varios tipos de patrimonio cultural y que “son los habitantes de una comunidad quienes legitiman el patrimonio, porque ellos lo trasmiten e incluso lo resguardan y protegen, como en el caso de los bienes arquitectónicos y arqueológicos”.

Finalmente, el arqueólogo Luis Alberto López Wario, profesor e investigador del INAH, dijo, “quiero enfatizar que me gustan las obras de ciencia aplicada, las que permiten de manera directa, sin recovecos ni entramados, que los resultados puedan ser comprendidos, pero sobre todo que tengan un uso práctico en la vida diaria de la sociedad que las toleró o las impulsó, y este es el caso del libro Xochimilco y su patrimonio cultural”.

Fuente: (INAH)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *