Home Libros Patricia Rosas Lopátegui publica por primera vez los cinco libros de poesía y ensayo que escribió “Nahui Olin” entre 1922 y 1937
Libros - January 12, 2012

Patricia Rosas Lopátegui publica por primera vez los cinco libros de poesía y ensayo que escribió “Nahui Olin” entre 1922 y 1937

Las epístolas son insólitas y hablan de una mujer que asumió su sexualidad, su sensualidad y el erotismo con absoluta libertad y audacia. Estos documentos fueron conservados por Dr. Atl.

Los libros recuperados son: Óptica cerebral. Poemas dinámicos (1922), Tierna soy en el interior (1923) -escrito en francés y publicado en México-, A los diez años en mi pupitre (1924), prosas poéticas también escritas en francés-; un breve ensayo autobiográfico de carácter filosófico existencial titulado Nahui Olin (1927), donde se autodefine; y un libro donde expresa su interés o reflexiones sobre la ciencia y el contexto de la época de 1937.

El volumen fue editado por la UANL y también contiene material hemerográfico de gran valor, como una reseña que realizó José Gorostiza, donde destaca que el libro Óptica cerebral de Nahui, “es un libro puro donde no cayó la semilla de otros libros”, y resalta la originalidad de una poeta a la que no se le ha hecho justicia.

Cabe señalar que la obra en francés de Nahui Olin –cuyo nombre completo era María del Carmen Mondragón Valseca– fue traducida por la doctora Rocío Luque, experta en traducir del italiano y el francés al español y actualmente radica en Italia.

TINTERO. En Nahui Olin sin principio ni fin, la investigadora expresa que añadió una interesante entrevista de época, titulada: ¿Se casaría usted con un literato?, de Óscar Le Blanc. En ésta, Nahui Olin asegura que “las mujeres literatas son insoportables para los hombres, quienes las prefieren hogareñas y no pensantes.

Aclara que ella no se ve a sí misma como literata, finge detestar la ortografía y la literatura para escribir caprichosamente en un lenguaje personal. Y añade: “Pero nunca me casaré con algún hombre, sea literato o zapatero, ya que todos con distintas personalidades son en el fondo los mismos”.

Según Olin, los hombres nunca se casarán con una mujer inteligente que escriba bien, pues sus cerebros sólo servirían como tintero para emborronar cuartillas de papel.

—¿Y los viejos? –le pregunta el reportero, en una clara alusión al Dr. Atl.

—¡Peor! La vida con ellos es una ruidosa catástrofe. Nunca me casaría con ningún hombre y menos con un pintor extravagante o con un literato mediocre porque ya están casados con la obsesión de una gloria que la mayor parte de las veces no merecen… y son esposos de la vanidad.

Finalmente, la investigadora destaca el concepto que sobre sí misma tenía Nahui Olin: una mujer libre, sin prejuicios, que detestaba las ataduras o vivir  encasillada en los prejuicios de una sociedad convencional.

“Ella fue una mujer que no claudicó ante el status quo. Y por eso los últimos 30 años de su vida vivió casi en el anonimato, en la miseria, porque no pactó ni claudicó ante los hombres con poder, pues la mayoría de las mujeres de la época, aunque fueran brillantes o inteligentes, pretendían ser tontas y asumían el papel de ser tontas y no cultas para estar en paz y vivir en la tranquilidad de un hogar.

Fuente: (cronica.com.mx/Juan Carlos Talavera)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *