Home Toros y Deportes Triunfal festejo de “genios y figuras” en la despedida de Roberto Ramírez “El Oriental” en Aguascalientes
Toros y Deportes - December 19, 2011

Triunfal festejo de “genios y figuras” en la despedida de Roberto Ramírez “El Oriental” en Aguascalientes

“El Pana” “embrujó” la plaza y sus alternantes dieron muestras de inspiración, poder, oficio, técnica y frescura

Aguascalientes, México.- 19 de Diciembre de 2011.- Y llegó el día, contra “viento y marea”, además de sortear los malos farios, el respetable torero Roberto Ramírez “El Oriental” pudo despedirse de la actividad que abrazó con gran pasión y cariño a lo largo de casi 38 años, siendo el escenario el legendario coso San Marcos de Aguascalientes, que registró poco más de media entrada envuelto en un gran ambiente.

Más allá de los negativos pronósticos, pues aún anduvo rondando la alrevesada suerte debido a que no hubo banda de música, pero ni falta que hizo porque, repetimos, el ambiente lo puso el público y la “música”, los toreros actuantes a través de sus respectivas actuaciones, convirtiendo así la fecha en una tarde de auténticos “genios y figuras”.

Se paladeó el toreo de pellizco, de inspiración, de épocas pasadas, de poder, de oficio, de técnica y de frescura, pues por medio de los alumnos de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes se pudo, igualmente, disfrutar del empuje que trae la “sangre nueva”.

Se cortaron 7 orejas pero al margen de su distribución o de quiénes las hayan obtenido, lo que verdaderamente se quedó en la memoria fue lo que se vio en el ruedo, mismo en el que se lidiaron cuatro ejemplares de Castorena, acusando todos debilidad, pero destacando por su calidad el tercero y el primero, así, en ese orden. Y otros dos de Claudio Huerta, quinto y sexto, el primero regular y el otro complicado.

Rafael Gil “Rafaelillo”, con el astado “Adiós”, veroniqueó con autoridad. El alumno Jorge Salvatierra quitó de manera brillante por verónicas. El de Tijuana brindó al diestro en retiro Jesús Delgadillo “El Estudiante”. Comenzó en los medios con un cambiado por la espalda y un lasernista. Luego un molinete antecedió a sus derechazos a media altura, mano baja y citando de frente, toreando con mucho “sabor”. Ceñidas manoletinas para terminar. Pinchazo y media estocada, por lo que se le otorgó una merecida oreja.

Manolo Arruza, con un astado muy parado, echó mano de su sapiencia torera, dando una cátedra de lo que es lidiar reses bravas. Veroniqueó con plasticidad, sobre todo por el pitón derecho. Quitó brillantemente el alumno Nicolás Gutiérrez por tafalleras. Arruza cubrió el segundo tercio con amplias facultades y su faena de muleta tuvo oficio y derroche de técnica. Mató hasta el tercer viaje y se le ovacionó en el tercio.

Rodolfo Rodríguez “El Pana” “embrujó” la plaza desde que desplegó su capote para instrumentarle a “Distinguido” los lances de La Veleta y La Noria, además de personales navarras. El chaval Diego Sánchez, con gran carácter, quitó por sentidas gaoneras. El de Apizaco brindó su trasteo a la pequeña hija del estupendo chef torero Manolo Ayala, comenzando con pases de filigrana y más tarde emitir, de su inspiración, derechazos largos y de gran dimensión, procunezcos y asilverados, aderezando todo con pinceladas como sus personales pases de pecho, el molinete invertido abelmontado y su ya reconocido y preparado trincherazo que fue una pintura. Sanjuaneras para terminar, mató de tres pinchazos y cortó una oreja para dar dos vueltas al ruedo.

Luis Fernando Sánchez, a “Trabajador”, lo recibió con una larga cambiada de hinojos cerrado en tablas y de pie veroniqueó con ortodoxia y buen gusto. Quitó con determinación por chicuelinas, previa aparatosa voltereta, el joven Rafael Reinoso. El brindis de Luis Fernando fue al diestro Gerardo Adame y la faena tuvo poder del bueno, del que desengaña y hace que los aspirantes a torero aprendan como se le “pelea” a los toros con talento y terminó atinadamente con un astado tan malo como ese para obtener una oreja.

Roberto Ramírez “El Oriental”, el “muñeco del pastel”, a “Algodonero”, que hizo recordar al toro de su alternativa en Torreón, lo recibió en los medios de rodillas con un a larga cambiada y lances a pies juntos. Quitó el chaval Javier Castro con soltura por saltilleras y caleserinas. Roberto le brindó a su señora esposa para cuajar una faena intensa, torera y emotiva, iniciada con el imposible y una vitolita para seguir por ambos lados con determinación, sin mentiras, pura entrega que provocó que el público le cantara “Pelea de Gallos” y entre gritos de ¡torero! mató de estocada para cortar dos apéndices y dar tres vueltas al ruedo, una de ellas con sus compañeros subalternos y otra con sus alternantes. Al final, se fue a los medios y le pidió a “El Pana” le cortara el añadido ante la presencia de todos los protagonistas del emocionante e inolvidable festejo.

Pero faltaba Israel Téllez, quien a su astado lo recibió de hinojos en tablas con una larga cambiada. Quitó Diego Emilio de manera corta pero decidido y aguantando por gaoneras. El astado no era fácil y Téllez, previo brindis al diestro retirado Fermín Espinosa “Armillita”, le estructuró una faena llena de talento, clase y calidad por ambos lados, haciendo todo con buen gusto. Concluyó de estocada y se le concedieron las orejas, saliendo en hombros junto con Roberto Ramírez “El Oriental”, a quien le damos la mejor de las enhorabuenas, recordándole que a quien bien agradecido siempre le irá mejor en la vida y tú, mi querido Roberto, te mereces eso y más. ¡Suerte matador! y gracias por esta tarde tan torera.

Fuente: (suertematador.com)

Foto: Cortesía “Plataforma Taurina”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *