Home Del Toro Don Diego
Del Toro - December 13, 2011

Don Diego

trofeo, el 11 de diciembre de 2011, cincuenta y un años después, el hijo de David, cuarta generación de matadores de toros Silveti, Diego, ha logrado una faena rotunda  y magistral con el extraordinario toro de Los Encinos, Charro Cantor, denominado así en honor, del que sería de vivir hoy en día centenario, Jorge Negrete.

Curiosamente el actor interpretó al bisabuelo de Diego, Juan Silveti Mañón, en la película que se llamo Juan sin miedo, varios  detalles históricos se conjuran en recuerdo de una dinastía que ya tiene, un representante que dio un paso gigantesco en el camino para ungirse figura del toreo.

Las lágrimas rodaron por el rostro de un Diego emotivo, cuando el público le coreaba el grito de reconocimiento pleno de ¡Torero, torero! La faena se la brindo a Emmanuel quién en sus años juveniles fuera novillero y le decían El Bola, el gran cantante es hijo Raúl Acha Rovira, matador de toros compañero de muchas tardes de su abuelo Juan.

Emmanuel por una lesión, dejo la carrera taurina pero labró una muy exitosa de cantante y  se emocionó al ver como el hijo de su gran amigo de David con el que incluso llego a torear en los principios de la carrera del de Salamanca, Guanajuato.

Recuerdo que el 27 de enero de 1991, hace 20 años en un cartel integrado por Mariano Ramos, Jorge Gutiérrez y David me referí  unos naturales a un toro de La Gloria, para lo que pedía el que escribe, un cerco imaginario en el sitio en el que se produjeron, dos naturales de Diego, a Charro Cantor, me provocaron la misma sensación de aquella fecha.

Vaya manera de templar, mandar y ejecutar el pase natural, después de ejecutarlos y rematar, salió Diego con las lágrimas rodando por su rostro, como aquellas que surcaron por el rostro de su padre la tarde referida de enero, así de maravilloso es cuando se gesta algo grande en el Toreo.

Diego avanza con paso firme, nada parece detenerlo, hace unas semanas fue en Guadalajara con un toro de San José del que obtuvo dos orejas, el domingo en La México fue de un toro de Los Encinos, amigo entrañable y compañero de lides de ganadero de José Arturo Jiménez Mangas ambos junto con Marcelino Miaja y Chafic Hamdan abrieron la puerta en 1996 a la importación de ganado de España, cerrada por muchos años.

Al  juez de plaza Eduardo Andrade no le tembló la mano para rechazar un encierro de Julián Hamdan pues  en su criterio no tuvo el trapío requerido para lidiarse en La México, Julián alega lo contrario y lo consigno para que tome nota, al final del día, usía otorgó merecida vuelta  al ruedo a un toro para el cual se pedía el indulto, si acaso valga el comentario, Roberto debió sacar el pañuelo verde de rabo antes de que se lo exigiera el público (pues originalmente otorgó dos orejas) con mayor firmeza, lo consigno porque muchos apreciamos el buen criterio que tiene Roberto para decidir sobre la marcha como lo demanda una labor tan compleja, finalmente lo otorgo y eso es lo que cuenta.

El toro tuvo fijeza, claridad, emotividad y un recorrido de galopar con ritmo, un toro de bandera aprovechada por Diego Silveti para subir como triunfador al carro de la historia de la plaza con el rabo 122 para matadores  se fue entre la multitud delirante y regocijada.

No se puede dejar de mencionar el quite a Charro Cantor por Córdobinas invención del gran torero Jesús Córdoba de la misma época de su abuelo Juan, hubo una en la que el capote dirigió la embestida con gran lentitud, en cámara lenta.

Tampoco se puede pasar por alto el despliegue de belleza estética que desplegó Guillermo Capetillo con el capote y por naturales con la muleta, hubo un trincherazo para pintura en el segundo de su lote, y también Alejandro Talavante con la mano izquierda  así como su variedad en capote y muleta, para redondear una tarde histórica para La México.

Al salir me dijo un aficionado ¿Qué te parece Saldívar, Silveti Y Sánchez para el 5 de febrero? Le conteste me parece, y agregue pero  con un encierro con trapío y si es posible de una ganadería de las que tiene como principio la acometividad y la codicia, me dijo, “de acuerdo” creo que se puede soñar con una cartel así, para el aniversario de La México.

La tarde del 11 de diciembre de 2011en La México  fue prodigiosa porque el toreo cuando es de verdad y bello, renueva nuestra ilusión por el arte efímero del toreo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *