Home Columnista Invitado ¿Por quién conviene votar este 2012?
Columnista Invitado - December 12, 2011

¿Por quién conviene votar este 2012?

regalo que reciben y bueno, también están los parientes  amigos y lambiscones, que acuden a las urnas con la esperanza de obtener elhueso de oro, que de una vez por todas los saque de la pobreza.

En esta artículo trataré, si me lo permite, de darle una guía que tal vez lo pueda ayudar a ejercer su importantísimo voto.

Para iniciar, creo que las campañas de desprestigio sólo son basura, y nos desvían del asunto principal, ya que si alguien quiere hacer que usted “resbale”, seguramente lo puede lograr, y muy fácilmente, ya que ni usted, ni yo, ni nadie somos perfectos, y siempre aparecerá por ahí ese “Talón de Aquiles” que evidencia nuestra vulnerabilidad. Debemos entender que un candidato está expuesto al escrutinio de millones de ojos, que ven y juzgan todo lo que hace y dice, y con la creatividad que caracteriza a nuestro inteligente pueblo, está expuesto a que cualquiera le ponga una trampita que a través de las redes sociales, se transforma en una avasalladora bola de nieve que arrasa con todo.

El problema que veo, es que podemos caer en una guerra de desprestigios de cualquier candidato que asome la nariz, y entonces ganará no el más adecuado, sino el que menos sea ridiculizado, por lo tanto caeremos en una práctica muy peligrosa, y será el que estos opten por quedarse callados para que nadie los toque, y triunfará entonces el que menos se exponga, ¿y acaso eso será benéfico para el país? ¿Que gane el que se quede calladito, aunque sea el menos adecuado?

Si bien Peña Nieto hizo un soberano ridículo con el “resbalón” que dio con respecto a su conocimiento sobre libros, no creo que este hecho lo convierta forzosamente, en un candidato que deba ser tachado de la competencia, ya que existen otros parámetros mucho más trascendentes que debemos considerar.Con este comentario no estoy asegurando ni por asomo, que este político sea mi candidato (mis preferencias son confidenciales), lo que estoy evidenciando es que podemos perder la brújula, si comenzamos a considerar que estos chismes que se agrandan y agrandan a través de la creatividad y chispa popular, son los que van a decidir quién será nuestro próximo líder, porque entonces estaremos perdiendo la objetividad.

Pondré como ejemplo a Vicente Fox. Estoy seguro, porque los hechos así lo mostraron, que no es una persona culta, ya que durante su desempeño sufrió innumerables “resbalones” que lo confirmaron. Los medios (no así las redes sociales que todavía no se desarrollaban), lo destrozaban a cada momento, y terminó su periodo dejando una economía estable, con fallas y problemas por solucionar, pero la sumatoria final, a mi juicio, fue aceptable. Eso es algo que por justicia debemos reconocer, aunque su falta de cultura lo convirtiera en blanco de chistes hirientes de todo tipo.
Mi comentario entonces, va en el sentido de que seamos objetivos, y no nos dejemos llevar por los “resbalones” ni por lo que “se dice” sino por los hechos, porque no vamos a contar con iluminados perfectospara este cargo tan trascendente, y a la vez ingrato. Por esta razón me atreveré, a dar mi opinión sobre las características del futuro Presidente de México.

¿Qué requerimos realmente?

-Una persona sencillamente honesta, que no haya dado muestras evidentes y comprobables, de ser corrupto o de enriquecimiento ilícito, que diga un no rotundo a la ilegalidad en todos los órdenes, venga esta de quien venga.Y que esta virtud sea proyectada con su ejemplo personal.

-No necesitamos un superdotado, autoritario y todólogo soberbio, sino un mexicano con virtudes y defectos, igual que usted o yo, que simplemente haga su trabajo por amor a México y a los mexicanos, rodeándose de las personas expertas más adecuadas. Deberá ser entonces un ciudadano que con sencillez y habilidad logre liderar a los mejores, y más cultos hombres del país, para comprometerlos con esta trascendente tarea. Los gobiernos no los ejerce un solo hombre, quien sólo debe funcionar comoel líder, sino un conjunto de especialistas talentosos, que son quienes deben conocer y dominar cada actividad. Dios nos libre de más políticos todólogosque tanto daño nos han hecho con sus estupideces.

-Necesitamos a alguien que sencillamente entienda, que el éxito de los pueblos del mundo, y la calidad de vida de sus ciudadanos, depende simplemente de la existencia de suficientes empleos, justamente remunerados, para lo que debe ser su obsesión provocar la inversión privada venga de donde venga, con reglas claras, pero sin restricciones. Sus modelos de gestión, serán sencillamente, los países  en los que la gente cuenta con una aceptable calidad de vida y bienestar, en donde también existen sin duda problemas, pero son más los aciertos. No queremos a alguien que quiera probar ideologías románticas tal vez, pero históricamente inservibles.

-Requerimos de alguien que se obsesione por educar integralmente al pueblo mexicano de una vez por todas. Que meta en orden al sector magisterial, rescatando la situación económica de los buenos maestros (que afortunadamente son muchos), exigiendo y apoyando a su vez a cada empleador (de empresas públicas y privadas), para desarrollar de manera integral a sus colaboradores, y trabajando con los medios, para convencerlos y sumarlos a esta estrategia de re valorización de nuestra sociedad. México está formado por gente con un corazón muy sensible y bondadoso, lo que también lo hace vulnerable a la manipulación, y a la adopción de anti valores, que son los que nos están transformando en agresivos e irrespetuosos. El nuevo líder del país, debe ser alguien que logre que el pueblo mexicanos tenga más y mejores conocimientos y que sea más ético practicando los valores que nos enseñaron las generaciones pasadas, y que hicieron de nuestro país un sitio maravilloso…por su gente.

-En suma, necesitamos de un verdadero líder, quien sin pretender ser iluminado, ni perfecto, sepa unir las fuerzas de este país; A sus ciudadanos, trabajadores, maestros, estudiantes, empresarios, científicos,  etc., bajo un esquema de subsidiaridad, lo que significa dejando que estos trabajen con libertad, para asegurar su entusiasmo y compromiso, y sólo interviniendo cuando requieran de ayuda del Estado.Pero de ninguna manera sustituyéndolos  por éste.

Como lo podrá usted observar, si el nuevo líder se compromete con estas estrategias, México daría un salto cuántico en el tiempo, mejorando la calidad de vida de sus ciudadanos. Claro, existen otros problemas a resolver, pero estos son los fundamentos del cambio pacífico y constructivo.

Esto nos lleva a reflexionar en el tipo de candidato por el que debemos votar, por lo que  creo que debe ser simplemente alguien, como usted o como yo,  que entienda estas necesidades con sabiduría, y que organice con verdadero patriotismo,a tanto ciudadano culto, honesto y talentoso que por fortuna existen en México, para que lo ayuden en este gran esfuerzo de transformación. Por lo que no necesitamos ni de la demagogia que no construye, ni del paternalismo castrante, ni de la adopción de modelos populistas románticos, pero que empobrecen más temprano que tarde, ni de rencores raciales y revanchismos que provocan desunión.

Finalmente regreso al punto inicial. No nos dejemos influir por inútiles campañas de desprestigio, ya que los procesos electorales tan costosos, no deben convertirse en un circo para reírnos un rato, sino que es algo absolutamente serio, que requiere de profunda reflexión,para lo cual debemos utilizarnuestro talento para analizarcon madurezlas trayectorias de partidos y candidatos, así como sus éxitos evidenciados con datos,comparándolos con lo que este país necesita, y entonces sí,con esta información, optar por el mejor,porque es un hecho que nos jugaremos en estas próximas elecciones,el bienestar de nuestros hijos y nietos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *