Home Columnista Invitado A los partidos políticos de México
Columnista Invitado - December 12, 2011

A los partidos políticos de México

45 años en que egresé del Instituto Tecnológico de Veracruz, planteo ante ustedes mi siguiente comentario, que tal vez consideren desesperado e irreverente, pero que sin dudamuestra un verdadero hartazgo, ante tanta, pero tanta hipocresía que evidencian con sus dobles mensajes, y con sus cambios acomodaticios de chaqueta, de acuerdo a sus conveniencias,ante tanta corrupción que ya ni siquiera tratan de ocultar, pues han caído en un descaro absoluto, cuidándose todos las espaldas. Y ante tantas y tantas brutalidades que nos vemos obligados a  escuchar de ustedes, a través de todos los medios, en su afán de parecer bondadosos e iluminados, angelicales y místicos, así como superdotados y patriotas, cada vez que pretenden alcanzar el voto popular.

Los he escuchado decir como novedad, que lo que este país requiere con urgencia, es erradicar la pobreza y la ignorancia, y la verdad es que me cimbraron ante esta reflexión tan atinada y sobre todo profunda, ¡Vaya descubrimiento del siglo! En este tema, afortunadamente todos coinciden, a pesar de que lo dicen quienes fueron los causantes de nuestras desgracias por su populismo asqueroso, durante muchos, pero muchos años de ostentar el poder.También lo mencionanquienes desde hace doce años gritaron a todo pulmón, que cambiarían esta situación con resultados muy pobres.Yfinalmente lovociferan, los que creen que la pobreza se erradicará eliminando las inversiones privadas, y regalando satisfactores a un pueblo que ellos sin duda desprecian, al considerarlo flojo y mantenido (el león cree que todos son de su condición), cosa que no somos.

Mis queridos políticos, por favor… ya déjense de jalar agua para sus onerosos e inútiles molinos, y enfrenten nuestra realidad con inteligencia, y con acciones que nos quiten de la cabeza la idea recurrente, de que son ustedes unos verdaderostraidores de la patria, por el hecho de no volcarse a trabajar por ella, sino de servirse de ella. Entiendan de una vez por todas, aquellos que tengan algún asomo de inteligencia (debe existir alguno), que lo que este país requiere para no aniquilarse, es generar riqueza para la creación de empleos bien remunerados y educación integral, lo que significa re valorizar a la sociedad a través del camino de la ética. Y perdón por este concepto sin duda aterrorizante, ya que seguramente que muchos políticos lectores, se estremecieron ante esta palabra tan fuerte, que provoca el mismo efecto destructivo del crucifijo ante Lucifer.

Entiendan  que para generar riqueza, se requieren de infinidad deinversiones privadasnacionales, extranjeras, marcianas o intergalácticas si esto fuera posible, así como facilidades del Estado para asegurarlas y preservarlas, y no argumentar ridículos conceptos que provocan trabas de toda índole, que no son sustentables ante la más elemental lógica que nos dice, que si no generamos riqueza pondremos en grave riesgo a nuestro país. Hoy escucho de nuevo a redentores imbéciles que hablan de que todos los que emprenden negocios e invierten, son los enemigos a vencer, y esto es lo más infantil, estúpido, enfermizo y además pasado de moda como argumento, que se puede escuchar.

Considerar que se les debe negar las inversiones a las empresas extranjeras, ya es el colmo de la brutalidad. Se imaginan qué dirían todos los miles de mexicanos que trabajan en las empresas transnacionales, como las automotrices y en muchas otras, o en los excelentes consorcios mexicanos, si un descerebrado redentor, por sus ideologías retorcidas, les cancelara sus empleos? ¿Acaso usted cree que todos estos magníficos mexicanos inteligentes y entregados quieren que alguien los mantenga sin trabajar, homologados todos, como si fueran robots hedonistas sin ilusiones? ¿Qué clase de burros pueden pensar, que se van a generar más empleos bien remunerados, sin apoyar a los inversionistas estén donde estén, y vengan de donde vengan? ¿De dónde saldrán los empleos si no se invierte? ¡Por Dios!, no creo que exista alguien en sus cabales, que esté de acuerdo en que un país puede alcanzar bienestar y calidad de vida para sus inteligentes pueblos,sin que existan inversiones, esto sin duda sólo lo puede pensar aquél que ha vivido de la política, o sea, sin verse en la necesidad de trabajar, razón por las que les pido que sean prudentes, porque precisamente a  quienes quieren dejar sin trabajo, son los queles han pagado sus sueldos, ¡qué ironía!

Por si no lo saben, mis inútiles políticos queridos, México es un país en el que miles y miles dejóvenes, están estudiando sus profesiones vanguardistas de primer mundo, con deseos de ser triunfadores en la vida y a nivel global,por lo que no se vale que algunos babosos e ignorantes defensores de ideas extranjeras, fracasadas en la práctica y pasadas de moda, en aras de buscar el voto a través del multi sobado populismo, traten de coartar sus aspiraciones y bienestar futuro.

Yo como escritor, consultor y conferencista, recorro universidades a todo lo largo y ancho de nuestro maravilloso México, unas privadas y elegantes, en las que es muy caro estudiar, y otras estatales, pero no por eso de calidad inferior, y en absolutamente todas ellas,me encuentro que los chavos estánhomologados en sus deseosos de  trabajar y desarrollarse, a la par de los diferentes profesionistas del mundo. ¿Quién les ha dicho a estos ignorantes redentores sociales que estos inteligentes jóvenes mexicanos,están buscando vivir sin trabajar ni sudar la camiseta?Que bien se ve que no los conocen, y ni han tratado con ellos,pero como yo si soy testigo de sus ilusiones, hablo por ellos, con absoluto conocimiento de causa.¡Qué poco están enterados de lo que desean los jóvenes mexicanos,que es trascendery sacar a nuestro país adelante, mostrando el valor del profesionista mexicano creativo, humano y competitivo a nivel planeta.

Y lo mismo sucede con los excelentes trabajadores mexicanos. Jamás los he visto flaquear, ya que nuestra creatividad e inteligencia emocional, los hace altamente competitivos. Mis apreciados y nefastos ideólogos populistas, ¿acaso es casual que México sea una verdadera potencia mundial fabricando y exportando automóviles de calidad al mundo? ¿Acaso estos miles de trabajadores que laboran en ellas están miserablemente pagados, como tal vez en China? ¿Acaso la más elemental de las lógicas no nos hace pensar, que estos negocios están invirtiendo y generando riqueza en México por la calidad de esos excelentes trabajadores, que ustedes quieren manipular, al decirles que los explotan los malditos empresarios? Claro, si al trabajo productivo le llaman explotación, es porque ustedes, la clase política vive sin hacerlo, por lo que bajo esta situación, consideran así a cualquier actividad relacionada con el esfuerzo productivo, que nos permite a los ciudadanos comunes, alcanzar con honestidad un nivel de vida mejor.

Otra pregunta más antes de irme, ¿acaso no es infantil que en pleno siglo XXI, en un mundo agresivamente globalizado,se la pasen dizque defendiendo la soberanía nacional, como pretexto para mantener consorcios paraestatales costosos e improductivos, no por sus empleados y trabajadores, sino porque los administra el Estado indebidamente? Acaso Estados Unidos, Francia, Alemania y puedo nombrar a los países más desarrollados del mundo, han perdido su soberanía por aceptar inversionistas pujantes, que generan riqueza y bienestar para mucha gente? ¿A quién se le puede ocurrir, además de a Castro, Chávez, Evo y otros depredadores, que los empresarios e inversionistas de un país son los malos, y en cambio lospoco contributivos políticos acomodaticios, ignorantes y arribistas son los buenos? ¿Acaso a China le fue bien con Mao? ¿O a Rusia con los políticos rojos? ¿O a Cuba con Castro? ¿O a Venezuela y Bolivia con sus ideologías que denigran al hombre y su inteligencia?

Yo les pregunto, y los invito a responderse con su mano puesta en el corazón, ¿Cuánto bienestar producen ustedes los políticos a nuestro pueblo? ¿Cuántos empleos generan? ¿Cuál es su contribución real para asegurar el futuro de nuestros hijos? ¿Dónde están visibles sus logros? ¿Acaso no resulta un pésimo negocio para México el mantenerlos?

Claro, ningún partido político desearía que existiera participación privada en Pemex, ya que si el gobierno dejara de adueñarse de los ingresos petroleros (que son de todos los mexicanos) ¿de donde sacarían las millonadas de dinero que se necesita para que sobreviva el monstruoso e inútil aparato político mexicano que tan bien los trata a todos ustedes?

En suma, clase política (privilegiada) del país, aunque sé de antemano, que este documento se lo van a pasar por el arco del triunfo, los exhorto a que durante este lamentable y carísimo proceso electoral, que tendremos irremediablemente que sufrir todos los mexicanos, se dejen de frases y conceptos populistas, de pleitos, de chismes de vecindad, y de mentiras para engañar y manipular a tanta gente poco preparada(a quienes por el contrario, debemos ayudar a crecer y desarrollarse)y aunque sea por primera vez en la historia moderna de México, presenten propuestas inteligentes, sobre lo que realmente requiere nuestro país para que, todos los mexicanos que no tenemos asegurada nuestra supervivencia (a diferencia de ustedes que ya la hicieron), podamos alcanzar una mejora sustentable en nuestra calidad de vida. Hágannos saber esas ideas, para que tengamos alguna base de sustentación para ejercer nuestro voto. ¿Serán capaces de hacer esto, sobreponiéndose a la rapacidad que los caracteriza y motiva?

Y acabo con una reflexión que considero muy importante. Cuando estudiamos la historia de México, sin el maquillaje de las ideologías, nos encontramos con que infinidad de personajes, a quienes hoy se considera traidores a la patria, simplemente se les señaló de esta manera, porque pensaban que lo adecuado para México, era una monarquía o una republica, y por esta opinión de genuina preocupación por el país abandonaron sus cargos en la pobreza e incluso hasta dieron sus vidas.

Hoy tenemos otra clase de traidores modernos, bien señalados a través de los medios, y muy conocidos por todos.Son aquellos que viven de la política, con el único fin de enriquecerse y sacar sus complejos, luchando por alcanzar cargos poderosos para servirse de ellos. Aquellos que mienten, manipulan, agreden, saquean, arrebatan, fomentan la corrupción y abandonan sus cargoshinchados de riquezas mal habidas y robadas con prepotencia y descaro, a un pueblo que cada vez se empobrece más, atentando con esto, en contra del futuro de nuestros hijos y nietos. Estos son los verdaderos traidores de la patria actuales… y antes por muchísimo menos, se les fusilaba, que diferentes son los tiempos actuales, ¿no les parece amigos políticos?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *