Home Inolvidables Recuerdan a Juan José Arreola con la publicación de un libro con su correspondencia amorosa: “Sara más amarás”
Inolvidables - December 3, 2011

Recuerdan a Juan José Arreola con la publicación de un libro con su correspondencia amorosa: “Sara más amarás”

Sara Sánchez, y fragmentos de cartas que arrojan luces sobre sus preocupaciones y personajes como: Jorge Luis Borges, Juan Rulfo, Francois Mitterrand, Antonio Alatorre y Fernando del Paso, por mencionar algunos.

Editado por Joaquín Mortiz, el volumen fue compilado por sus nietos José María y Alonso, músicos de profesión e hijos de Orso Arreola, quienes tuvieron la suerte de conocer estas misivas una noche en la cocina de su abuela Sara, mientras tomaban chocolate. Las cartas retratan a un Arreola joven, de 19 años, enamorado y en proceso de armarse como escritor. Datan de 1942 a 1950; completadas por tres cartas a su padre Felipe entre 1939 y 1962 y un texto inédito sobre su visita a Louis Jouvet en París (1946).

Alonso dice que en esta correspondencia “hay momentos brillantísimos que revelan no sólo un espíritu sensible, sino en construcción. Pero más allá de esa subjetividad familiar, puedo decirte que nos dimos a la tarea de rodear la columna vertebral del libro con otros documentos satelitales interesantes”.

Uno es la carta que Arreola le escribió a su padre en 1962, donde le pide ayuda para terminar de confeccionar La feria, una de sus obra capitales en torno a la reconciliación con Zapotlán.

DIGITAL. Alonso Arreola adelantó a Crónica que la Fonoteca Nacional ha concluido la digitalización de las cintas grabadas por Juan José Arreola, donde se tiene el registro de conferencias, entrevistas y momentos importantes en su vida, como el encuentro con Borges y las partidas de ajedrez con Homero Aridjis.

“Existe una gran cantidad de casetes que el autor grabó sobre distintos momentos de su vida. Siempre lo acompañaba una pequeña grabadora que utilizó para captar conversaciones y encuentros que le resultaron importantes”, aseguró. Por ahora este material está en proceso de organización, dijo.

Por ahora, lo importante será limpiar la imagen de Juan José Arreola de la imagen televisiva. “A nosotros nos encantaba verlo o acompárñalo a los programas con Miguel Sabido, pero está bien que al paso del tiempo, las nuevas generaciones no tengan ese referente”, destacó.

Finalmente, destacó que existen poco documentos inéditos en el archivo de este escritor. “En este libro hay un par de inéditos: una es la carta enviada a su padre, y la otra su encuentro con Louis Jouvet en París, y un soneto que le dedicó a mi hermano José Maria Arreola. En realidad lo que se tiene que reorganizar es todo el legado oral que dejó.

PUEBLO. Juan Rulfo hizo de Comala un pueblo muerto, pero Juan José Arreola hizo de Zapotlán el Grande, un pueblo muy vivo, señala Sara Poot Herrera, doctora en Literatura Hispánica por el Colegio de México. “Él es autor de páginas imprescindibles en la literatura mexicana, un clásico de la cultura y un lector en el sentido más amplio y completo de la palabra”.

“Arreola es de corte clásico, universal, como un hombre de renacimiento: sabio, sencillo, con una gran cultura asimilada”. Y añade: Pero también habría que ver su capacidad en el arte del dictado. Arreola dicta y José Emilio Pacheco escribe. Arreola dicta y Fernando del Paso escribe. Los dictados de Arreola son prosa pulida, limpia y musical, apuntó la también autora de Un giro en espiral.

Sin embargo, lo que aún está pendiente, asegura, es reactivar proyectos de transcripción de sus conferencias, donde se puede encontrar importantes rastros de su pensamiento y a un ser que reflexionó sobre la vida, sus tragedias y esperanzas.

En su opinión, llama la atención que escribió mucho más de lo que se cree, que su obra no sólo es ficcional, pues Arreola también fue un gran ensayista.“Sus ensayos –por ejemplo el de Montaigne–son compactos, precisos. Y para escribir de esa manera se requiere de una cultura muy amplia.

Sara Poot comparte que está trabajando en la elaboración de un curso sobre La feria, uno de los libros más importantes de Arreola, en la Universidad de Santa Bárbara California; otro sobre narrativa breve y la historia y memoria de Zapotlán, así como un curso que alude la obra de Rulfo y Arreola.

Alonso Arreola

“Recuerdo el día que mi abuelo me regaló unos patines de gamuza y me arrastró por el pasillo de una tienda departamental, mientras yo gritaba y tiraba objetos. Entonces me di cuenta que existía una gran posibilidad de romper con ciertas convenciones, de manera creativa.

También las noches en que mascaba sus chocolates en la madrugada y repetía una sola palabra durante 10 minutos, simplemente por el gozo de la sonoridad de esa palabra. O los momentos en que nos íbamos en taxi por la colonia Roma y me contaba la historia de cada casa.

Cuando pienso en mi abuelo, pienso en hechos cotidianos simples que él se encargaba de volver extraordinarios y que para mí encierran no sólo su capacidad creadora, a través del lenguaje, la memoria y la asociación prodigiosa que tenía, sino el atrevimiento de la creación espontánea y la improvisación.

José María Arreola

Mi abuelo me salvó la vida. Fue la persona que me confrontó con mi destino. Sucede que cuando tenía 18 años salí de la prepa, no quería hacer nada y mi mamá le habló y le dijo sobre mi decisión. Entonces me llevó con él. Nos paramos en una farmacia para que tomara su medicina y me dijo algo así como: ‘Tú no eres ni músico, ni artista ni nada. Ni madres cabrón. Te vas a poner a trabajar y te friegas’.

Más tarde me llevó a Televisa para que me dieran una “chambita”, me dijo. Y cuando llegamos me presentó a unos ejecutivos, quienes me dijeron que me dedicaría a jalar cables. ¡Claro que me encabroné!

De regreso de esa entrevista de trabajo, dejé el traje sobre la cama, me salí a la calle y llegué a una tienda de bateristas, allí pedí trabajo y me quedé. Tiempo después mi abuelo fue a visitarme con gusto porque era un hombre al que le gustaba picarte la cresta. Arreola fue el hombre que confrontó mi destino en cinco minutos.

Fuente: (cronica.com.mx/Juan Carlos Talavera)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *