Home Feria del Libro de Guadalajara 2011 Cientos de personas se dieron cita en la FIL de Guadalajara para que la Premio Nobel de Literatura Herta Müller autografiara sus libros

Cientos de personas se dieron cita en la FIL de Guadalajara para que la Premio Nobel de Literatura Herta Müller autografiara sus libros

firmas de libros, en el marco de la 25 Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Durante una hora, la autora firmó, este domingo, cientos de ejemplares de Todo lo que tengo lo llevo conmigo, su más reciente novela, pero también de otros títulos.

A pesar de que muchos de los asistentes afirmaron no haber leído a Herta Müller antes de esta FIL, incluso durante la espera, muchas personas aprovecharon para empezar a leer sus nuevas adquisiciones literarias. Una de las lectoras manifestó: “Voy en la página 30”, sin embargo, ya advertía los efectos de la magia de Müller: “Me gusta la forma en la que te hace sentir parte de la historia”, agregó.

Una primera porra de un grupo de jovencitas sorprendió a la escritora, quien sonrió, sorprendida. Luego de esa estertórea bienvenida, todas las personas que hacían fila se elevaban sobre sus metatarsos para intentar ver a Herta Müller. Otros esquivaban cabezas y hombros, y formaban una extraña danza que hubiera podido pasar como un movimiento amenazador de un gran reptil, todo esto para lograr atisbar cuánto les faltaba para estar, por fin, frente a su autora.

Firma, flashes, cabeza arriba, cabeza abajo, los movimientos de Herta Müller eran precisos pero siempre devolvía al lector una mirada, con esos ojos tan grandes, tan abiertos, de alguien que ha visto demasiado. Sin duda también hay que ser nobel para firmar tantos libros. Luego de que sus seguidores se acercaban para obtener su firma y tomarse una fotografía, salían de ahí como si hubiesen conseguido una gran proeza. Y claro que lo es: pareciera que estar tan cerca de Müller revitaliza, o da esperanza.

Tal vez es por esto que sus cientos de lectores se enfilaron durante más de una hora para acercarse a la autora. Otra de las asistentes, quien antes de esta FIL ya había leído a la autora, afirmó que se identifica mucho con la lectura de Müller porque: “Me parece una literatura muy descriptiva, que expresa muy bien los sentimientos de los personajes, la cotidianidad de lo que está narrando. Me parece muy interesante cómo logra esa introspección dentro de lo que está pasando en la lectura”.

Luego de la heroica tarea de firmar más de 200 libros, Herta Müller hizo una mueca de victoria, con los puños cerrados, girando sus muñecas y con una sonrisa.

Fuente: (fil.com.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *