Home Por la Espiral 2012: riesgos para la economía mundial
Por la Espiral - November 10, 2011

2012: riesgos para la economía mundial

cambiaria, castigo en los mercados accionarios y mucha reserva  para invertir en 2012.
El nuevo año apunta para ser todavía peor que 2008 y 2009 ambos catalogados de cismas mayores en comparación con 1929, de por sí un parteaguas para la teoría económica.
El problema real es que  buena parte de la Banca mundial está contaminada de deudas y llena de pasivos, lo que dificulta todavía más el quehacer de su negocio.
Después de la crisis subprime que demostró que la globalización globaliza además de lo bueno también lo malo, grandes bancos de inversión vieron un colapso inimaginable en tiempos pasados, lo de Lehman & Brothers implicó un parteaguas en la crisis de 2008; un antes y  después.
Tras esto la gran banca sigue sin limpiar su balance y menos aún tras destaparse que son acreedores de varios países europeos como el caso de Grecia, economía insolvente y en bancarrota.
Así las tras la crisis del ladrillo y muchos fraudes contra inversionistas pequeños y medianos (recordemos a Bernard Madoff) toca el turno de la crisis de la deuda, de los impagos de cientos de miles de personas afectadas por el desempleo y no poder afrontar los pagos mensuales de tarjetas de crédito, hipotecas, créditos automotrices, etc.
Y si la gran Banca mundial tiene un alto grado de exposición al riesgo, no podemos esperar lo menos para la economía global, porque repito: una banca sana es un reflejo de una economía sana y viceversa.
Hasta el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) en voz de Cristina Lagarde, directora Gerente del organismo, advierte de un colapso financiero global de proporciones no vistas y es que atravesamos por una situación crucial, ni siquiera el FMI tiene el suficiente dinero para continuar rescatando países quebrados de la UE, mucho menos hay fondos disponibles para evitar que diversas entidades financieras vayan al colapso.
A COLACIÓN
Lo señalamos en columnas pasadas cuanto acontece es igualmente una combinación de factores económicos con otros de carácter político debido a una mala gestión de la crisis, una incapacidad de maniobra y una falta de liderazgo que nos ha cobrado factura a todos.
Por esa razón 2012 pinta para ser un año de muchas precauciones, tomar previsiones sobre todo si se trabaja para una empresa multinacional o transnacional; primordialmente ligada con el terreno financiero o bancario.
Muy necesario actuar con antelación en caso de tener una micro, pequeña o mediana empresa necesitada de insumos importados que a  su vez depende de las fluctuaciones del tipo de cambio peso versus dólar; peso versus euro.
Para tomar en cuenta que 2012 deberá ser un año más de privilegiar el ahorro (lo que se pueda) sobre del endeudamiento. No es un año para pensar en hipotecarse, endeudarse con un crédito automotriz, ni llenar la o las tarjetas de crédito a tope.
No olvida que en este desconcierto  global, México tiene por desagracia una doble exposición al riesgo: 1) Por su interrelación económica y la dependencia al ciclo estadounidense. 2) La exposición al riesgo de las entidades financieras españolas dueñas de más del 60% del sistema de pagos en México.
Por supuesto me refiero a la primera del sistema en el país que es BBVA Bancomer y la tercera-cuarta que es BSCH en competencia con Banorte.
Para BBVA, México representa  más del 37% de sus ganancias por utilidades en el mercado global, de hecho, el país azteca aporta más a los beneficios anuales que lo que el mercado local proporciona: el 27% de las ganancias derivan de España.
En verdad que repartir el riesgo en diversas cestas funciona porque si no tanto BBVA como BSCH ya hubieran colapsado. Pero al primero, le oxigena México y al segundo, Brasil además de toda una amplia red de negocios que llevan al BSCH de Emilio Botín a ser considerado un “banco sistémico” es decir, no puede dejarse quebrar bajo ningún motivo por el tamaño de su negocio y la bifurcación de sus redes globales.
Con todo ello, para 2012 lo único que podemos anticipar es mayor precaución como consumidores, ahorrar más, no endeudarse, gastar mesuradamente y esperar para que este invierno económico tan largo que nos espera rinda frutos en años mejores. Fundamentalmente, 2012 será un año  malo económicamente hablando y nada tiene que ver con las predicciones mayas.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Presidente de Entorno XXI

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *