Home Conciertos Dirigida por el maestro Carlos Miguel Prieto, la Orquesta Sinfónica Nacional, impacta con Jonathan Haas, el “Paganini de los Timbales”
Conciertos - September 4, 2011

Dirigida por el maestro Carlos Miguel Prieto, la Orquesta Sinfónica Nacional, impacta con Jonathan Haas, el “Paganini de los Timbales”

concierto 18 la célebre Danza Geométrica, de Silvestre Revueltas; el singular, experimental y siempre celebrado Concierto-Fantasía para dos timbalistas, de Philip Glass, así como la Sinfonía Núm. 12, compuesta por Dmitri Shostakovich en honor a Lenin.

Los asistentes a la Sala Principal del coloso de mármol, recibieron con entusiasmo la interpretación de Danza geométrica, primera obra de la noche y que fue compuesta por Silvestre Revueltas un 10 de mayo de 1934, bajo el título de Planos, nombre con el que sería designada posteriormente la versión de esta misma pieza para orquesta de cámara.

Los músicos de la agrupación más importante del país, dieron muestra de su gran dominio técnico para interpretar esta obra, que Revueltas dedicó a su amigo Ricardo Ortega, y conocida en el ambiente musical por su gran exigencia  interpretativa.

A continuación, los aplausos se cernieron sobre los timbalistas Julián Romero y Jonathan Haas, encargados de ejecutar una de las piezas más extrañas y a la vez populares de Philip Glass, el Concierto-Fantasía para dos timbalistas y orquesta.

La pieza fue escrita especialmente por Glass para Jonathan Haas, considerado por la crítica internacional como el Paganini de los timbales,  quien pidió al compositor una obra para ser tocada por dos timbalistas, cada uno aplicando el sonido de entre nueve y 14  timbales específicos.

La obra ha recorrido el mundo ganando los aplausos de los especialistas y el público, poco acostumbrado a piezas de tres tiempos para esta clase de instrumentos.

La pieza y los timbalistas recibieron un largo aplauso por parte de los seguidores de la obra de Glass, presentes en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Finalmente, el concierto cerró con broche de oro, evocando a través de la música las nostalgias del comunismo del siglo XX, con el famoso Concierto Núm. 12, que Dmitri Shostakovich dedicara a la memoria de Lenin y su legado.

La Orquesta Sinfónica Nacional recibió aplauso y vítores por parte del público asistente que convirtió al palacio en una gran caja de resonancia que vibró en honor a la buena música.
HBL

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *