Home Buenas Noticias Laurean al antropólogo Arturo Romano Pacheco con la “Medalla Sor Juana Inés de la Cruz”
Buenas Noticias - August 27, 2011

Laurean al antropólogo Arturo Romano Pacheco con la “Medalla Sor Juana Inés de la Cruz”

destacadas del país; dicho reconocimiento fue entregado la víspera por Carmen López-Portillo y Sandra Lorenzano, rectora y vicerrectora de la institución, respectivamente.

En la ceremonia estuvieron presentes el antropólogo José Antonio Pompa y Padilla, titular de la Dirección de Antropología Física del INAH, así como familiares y amigos del investigador emérito.

Arturo Romano Pacheco nació en la Ciudad de México el 29 de septiembre de 1921, su labor se distingue en el campo de la osteología antropológica, en especial de la morfología craneana, a partir de la cual logró la identificación de los restos de la Décima Musa.

A partir de 1974 dirigió los trabajos de exploración del Ex Convento de San Jerónimo, en la Ciudad de México, que concluyeron hasta 1981; entre los descubrimientos más relevantes en estas labores, destaca el de los esqueletos de 26 monjas, hallados en 1978, entre los que estaban el de Sor Juana Inés de la Cruz, depositado en el ataúd número 26, una urna de ébano que contenía como ofrenda el reconocido medallón de la poetisa novohispana.

El antropólogo Romano Pacheco logró la identificación de los restos óseos de la célebre monja jerónima, a partir del estudio de evidencias de tipo arqueológico, así como del análisis del esqueleto, en especial del cráneo, mediante la aplicación de técnicas de antropología forense.

Fue mediante la coincidencia de medidas y de imágenes superpuestas, del cráneo y de un autorretrato de la poetisa, como se determinó que se trataba de los restos de Sor Juana Inés de la Cruz.

Romano Pacheco también ha participado en las identificaciones de otros restos esqueléticos importantes, como el perteneciente al padre Francisco Eusebio Kino, en Sonora; y ayudó a corroborar la identidad de personajes como don Miguel Ramos de Arizpe, en la Catedral de Puebla; y de Francisco Javier Clavijero. en Bolonia, Italia; entre otros.

Debido a su condición de antropólogo físico, Arturo Romano fue testigo privilegiado del descubrimiento de la Tumba de Pakal, en 1952; además, por ser uno de los pocos fotógrafos antropológicos que había en el INAH y en México en aquella época, fue participante directo de los descubrimientos más significativos de la segunda mitad del siglo XX.

También destaca su participación en excavaciones realizadas en las zonas arqueológicas de Yagul, en Oaxaca (1959); en San Juan del Río, Querétaro, y en el Cerro Guacamaya, Yolox, Oaxaca, ambas en 1960; así como la Isla de Jaina, en Campeche (1973), entre otras.

Su actividad en el campo de la antropología forense no se ha limitado al estudio de ese tipo de hallazgos, toda vez que también desde 1975 comenzó a colaborar de manera regular en la Dirección General de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Además es miembro fundador de la Academia Mexicana de Criminalística.

Arturo Pacheco tiene una vasta obra publicada, entre la que destaca Tlatilco: un sitio preclásico del Valle de México (1952) y La craneología antropológica en México (1996).

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *