Home Entrevistas Fernando Briseño González, director de la “Escuela Municipal de Mariachi” (EMM) comparte detalles acerca del relevante proyecto
Entrevistas - August 25, 2011

Fernando Briseño González, director de la “Escuela Municipal de Mariachi” (EMM) comparte detalles acerca del relevante proyecto

mariachi, dependiente de la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara –recién inaugurado en la colonia San Andrés- que oferta clases a niños, jóvenes y adultos para convertirse en músico y/o líricos de la rama popular.

Al respecto, Myriam Vachez Plagnol, directora de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara, considera que la Escuela Municipal de Mariachi era un proyecto necesario para cubrir las necesidades de la comunidad tapatía.

“Mi proyecto inicial sigue siendo el tratar de abrir la mayor cantidad de escuelas de música en diferentes zonas de la ciudad. (La Escuela Municipal de Mariachi) no es pretensiosa, es algo que se inserta en los programas comunitarios. No estamos haciendo la universidad del mariachi, es una escuela modesta. Más que cumplir con un proyecto cultural (a nivel municipal) se asemeja a las demás escuelas musicales, se está cumpliendo con algo que hacía muchísima falta, que era tener una escuela de mariachi como tal”.

Hay cupo para más
Las instalaciones son sencillas. A primera vista no parece escuela, pues los muros y techos aún conservan la esencia de lo que alguna vez fuera taller mecánico y posteriormente bodega. Hace calor. Hay ventiladores de pie que algo refrescan. Para los alumnos que hacen uso diario de las cinco aulas disponibles, esta cuestión no es un limitante para asistir a las sesiones de dos horas de violín, guitarrón, guitarra, vihuela, trompeta, canto y solfeo.

Águeda Covarrubias Robles, de 28 años de edad es apasionada a la música, al canto y a todo el folclor y actitud bravía que se desprende del mariachi. Desde que la EMM fue inaugurada en enero del presente año, ella forma parte de la comunidad estudiantil. Su sueño es convertirse en cantante. Aunque cuenta con experiencia dentro de la música vernácula mexicana, confiesa que la preparación que ella buscaba para el perfeccionamiento en la técnica de canto y ejecución de la guitarra no la encontró en otro lado, por lo que su ingreso a esta escuela es elemental para desarrollarse profesionalmente.

Así como Águeda, cerca de 75 estudiantes más integran el grupo escolar que paulatinamente crece, trasmite y conserva la tradición mariachera entre las nuevas generaciones. Briseño González reconoce que la EMM está en sus primeros pasos, faltan mejoras en la infraestructura física, pero la plantilla académica que hasta el momento está disponible con cinco profesores especializados es más que suficiente.   

Actualmente, la Escuela Municipal de Mariachi está adaptada para recibir a 200 alumnos divididos en dos niveles (principiantes y avanzados), 100 personas por cada uno respectivamente.

“La idea es darle la oportunidad a todos. Puede ser que de 100 alumnos que se inscriban, 50 tengan capacidad para la música, pero mientras no se prueben nunca lo sabrán. Queremos que lo hagan (los estudiantes) no solo por dedicarse a la música tradicional de México, sino por el gusto de conocerla”.

Destaca, que  en el país es poca la población que conoce las virtudes de esta rama de música tradicional, y que una minoría es la que practique y la incluya a su forma de vida: “No es posible que en Japón cualquier persona, sin importar la carrera u oficio, sabe el karate, es su tradición. Por qué aquí no, nos dediquemos o no a la música hay que saber desarrollar la música de mariachi”.

Tierra mariachera
Anteriormente, la difusión práctica del mariachi se realizaba a través de diferentes talleres impartidos en foros como el Centro Cultural Atlas y el Centro Cultural Luis Pérez. Briseño González señala que a pesar de la convocatoria que lograban estos espacios, el aprendizaje y desarrollo pensado era lento. En 2010, tras diversas charlas con autoridades municipales de la presente administración se expone la idea de abrir áreas dedicadas totalmente a la enseñanza de la técnica y ejecución de música.

“El que es burro aunque vaya a la escuela no aprende. Pero en una tierra tan mariachera como Jalisco, cualquier agarra una guitarra y se pone a cantar”, advierte el reconocido especialista en música tradicional, Cornelio García, ante los mitos que rondan a el género vernáculo. Con respecto al funcionamiento de la Escuela Municipal de Mariachi considera que es necesario la apertura espacios profesionales que detallen e impartan las técnicas correctas para el desarrollo del mariachi, pues se ha banalizado y distorsionado la esencia de los músicos y la ejecución de los mismos.

“Esas escuelas están bien para que los niños entren. Los que van a ser mariacheros se quedan y los que no, desisten”, en este sentido señala que la formación académica debe estar regida por músicos profesionales con experiencia reconocida.

“Ahora hay mucho músico preparado, ya no es como antes en donde se aprendía cómo podía. Pero como escuela queremos que todo sea muy formal, que sean verdaderos músicos”, afirma Briseño.

Las asignaturas de trompeta, guitarra, vihuela, violín, guitarrón, canto y solfeo de la EMM están al mando de músicos de mariachi inactivos. Además de las lecciones de música, se impartirá la historia del mariachi.

Ideales de egreso
“Un buen porcentaje son personas que quieren trabajar de mariachi, pero también hay a quien solamente le gusta la música. San Andrés es una zona es de mariachis. Padres e hijos se encuentran estudiando juntos, eso tiene un efecto muy positivo en la sociedad y a nivel económico. Hay niños de 10 años y adultos con el mismo instrumento, dicen que no es bueno mezclar las edades en una escuela, aquí vienen a estudiar música, no a platicar sus problemas”.

La directora de Cultura de Guadalajara, espera que al término de la presenta administración, el proyecto de la Escuela Municipal de Mariachi continúe.

“Espero convencer y enamorar” del  proyecto a quien me suceda, señala Myriam Vachez.

El dato
Para ser mariachi
Escuela Municipal de Mariachi
Dirección: Privada Leandro Guerra 2751, entre Medrano y Adrián Puga.
Horarios: Lunes a viernes, de 16:00 a 20:00 horas.
Costo: 350 pesos trimestrales por alumno.
Más información: teléfono (044) 3314-30-8632.

Proyecto
Inspiración venezolana en la ciudad
La Secretaría de Cultura de Guadalajara anunció que el proyecto de la Escuela Municipal de Mariachi (EMM) estaba inspirado en el modelo venezolano de escuelas comunitarias que inició hace 30 años bajo la batuta del músico y compositor José Antonio Abreu.

En primera instancia, la escuela  fue ubicada provisionalmente en la colonia de San Diego (Manuel Acuña y González Ortega, cerca de la zona del Santuario) hasta que se encontrara un espacio mejor y más adecuado a las necesidades escolares, puesto que en esta área se compartían las instalaciones con el grupo folclórico de Guadalajara. El constante ruido producido por ambas ramas tradicionales opacaba el libre desarrollo de éstas.

“Nos dieron la oportunidad de este espacio en San Andrés. Lo importante es que tenemos la libertad de la programación de clases. Ya se desarrolla el proyecto tal cómo se planteó”, comenta Fernando Briseño González, su director.

Becas
Uno de los retos planteados por la EMM para el próximo año se establezca el beneficios de becas, y que las clases sean totalmente gratuitas al público, hasta el momento tienen un costo de 350 pesos trimestrales por alumno.

En esta materia, Myriam Vachez Pagnol, titular de Cultura de Guadalajara advierte que se buscará, que al igual que las demás escuelas de música, como la clásica para niños (Boulevard Tlaquepaque y Silverio García, cerca de la Plaza de la Bandera), el alumno no pague inscripción ni nada al respecto.

De ser necesario, el director de la EMM señala que si el estudiante no cuenta con instrumento, la escuela le provee uno, con la exhortación a que en medida de lo posible adquiera el propio.

Inversión desconocida
Vachez Plagnol asegura que no se sabe con exactitud de cuánto fue la inversión destinada para el proyecto de la escuela.

“Todos estamos invirtiendo en la escuela, al igual que en las demás. El pago del director, talleristas y maestros, están cubiertos por la partida correspondiente: la Secretaría Administrativa. Fuera de eso, se hizo la inversión del arreglo del espacio (por la administración tapatía), no sé cuánto fue, pero sí puedo decir que fue mucho trabajo, porque era una bodega horrorosa, yo cálculo un mínimo de 300 a 400 mil pesos”, explica la titular.

La funcionaria afirma que “no ha sido grande la inversión” en lo que concierne el proyecto integral como tal, pues el acondicionamiento de las instalaciones procedió por parte de la dependencia de Cultura, “que no pasan de unos 20 mil pesos, los instrumentos ya lo teníamos”.

”El mariachi no es una ciencia exacta, el mariachi es sentimiento, acento y gusto”, Fernando Briseño González, director de la Escuela Municipal de Mariachi.

Fuente: (informador.com.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *