Home Toros y Deportes El novillero capitalino Salvador López ofrece una sinfonía de bien torear en Guadalajara e indulta a “Panamericano” de “Boquilla del Carmen”
Toros y Deportes - August 15, 2011

El novillero capitalino Salvador López ofrece una sinfonía de bien torear en Guadalajara e indulta a “Panamericano” de “Boquilla del Carmen”

finalmente es la que vale, en la fiesta de los toros diciéndole “Gracias Ganadero” por la bravura, clase y transmisión de sus novillos, lo mejor vendría con el cuarto de la tarde, de nombre “Panamericano” al que se le concedió el indulto, tras la estupenda faena que le cuajo el novillero capitalino Salvador López.

Toda la novillada con impecable presentación, fina de hechuras y bien rematada de carnes y astifina, destacando el 1º que fue aplaudido en el arrastre, el 2º en las mismas condiciones, el 3º el 4º de salida, el 5º de salida el 6º cumplió sobradamente.

Todos con fondo bueno de bravura y clase al embestir, quizás un poquito picoso el que cerro plaza, es importante destacar que no se trata de toritos de entra y sal, ponérseles delante exige oficio y técnica para someterlos con quietud y mando, para después gozar de sus francas embestidas con una alta dosis de bravura y transmisión lo que garantiza la emoción.

Salvador López es un torero con empaque, que interpreta el toreo con clasicismo, con el primero que tuvo clase y temple en la embestida ofreció pasajes interesantes, pero no redondeo la faena, ya que no mantuvo la distancia y lo mismo lograba una tanda extraordinaria, que en la otra perdía el ritmo además de que mato de forma defectuosa, como mínimo podía  haberle cortado una oreja al de Boquilla del Carmen.

Con el cuarto alcanzó notas de altísima calidad y emoción para ofrecernos una sinfonía de bien torear, chicuelinas andantes, un quite por gaoneras impregnadas de emoción, mientras el toro planeaba materialmente, entregado en los vuelos de las telas.

Salvador le brindó a todo el público y en el centro del ruedo, dio inicio a la faena con dos cambiados por la espalda y estatuarios de escalofrió, para darse a torear por bajo en tandas por la derecha rematadas con sabor torero.

Así vinieron los naturales de terciopelo, la dosantina, el martinete,  el molinete invertido, los cambios de mano, el circurret, las manoletinas, en un rosario de arte y buen toreo en el marco de la embestida del bravo novillo que no se cansaba de embestir, de tal manera que los espectadores agitando pañuelos y dando voces exigieron el indulto a la autoridad que naturalmente concedió por bien merecido a todas luces.

Para que el ganadero en compañía de su hijo y el torero, recorrieran el anillo entre estruendosa ovación de los espectadores que asistieron en un número cercano a los tres mil, en tarde soleada y agradable.

Por lo que toca al segundo espada, el novillero de Tlaquepaque, Julio de la Isla con muy pocas novilladas metidas en el cuerpo y con una forma de interpretar el toreo de “Pellizco y Pinceladas Artísticas” realizo esfuerzos plausibles mostrando determinación en todo momento, logrando en su primero engarzar muletazos que tuvieron vibración dejando ver su personal estilo, pero no continuidad, desafortunadamente, por lo que la faena fue de altibajos ante un novillo de clase y ritmo para embestir, que pedía que se le cuajara en su total dimensión, Julio se fue tras del acero con determinación dejando una buena estocada logrando cortar una oreja que le concedió la autoridad que fue solicitada por un sector de los asistentes, mientras que otro dividía las opiniones, con todo se le reconoce el esfuerzo, pero este tipo de toreros requieren de muchas tardes, para lograr consolidar su carrera.

Con su segundo un novillo que pedía oficio y mucha técnica para poderle y luego darse a torear, estuvo empeñoso y esforzado, luego con la espada estuvo pesado y fue silenciada su labor.

El de Tlaxcala Antonio Galindo tiene valor del bueno, se exige delante de la cara del toro y le imprime sello a su toreo, mostró su verdor pero sus condiciones llevan la esperanza de que con más novilladas puede ser una sorpresa agradable ya que en su primero logró trazos de hondura y sentimiento que le coreo fuerte la gente, dejando ir al novillo sin las orejas por no encontrar la anhelada distancia del toro además dicho con toda verdad con la espada anda fatal no se pasa ni tiene dominio técnico de la suerte.

Con el que cerró plaza mantuvo su carácter y determinación tanto que fue empitonado de fea manera, el novillo le rompió el punto del vestido de torear y gracias a que rodó en la arena con los reflejos de la juventud se salvo de la cornada el novillo también requería ser sometido y desengañado tuvo un poco de bravura seca pero manejable con la espada mostró las mismas deficiencias y su labor fue silenciada.

Saludaron en el tercio Luis Alcántar y Gustavo Campos por buenos y lucidos pares de banderillas, lamentablemente Campos, piso mal y se resintió de los meniscos, por lo que fue atendido por el servicio médico de plaza y trasladado al hospital.

Fuente: (suertematador.com)

Foto: Cortesía opinionytoros.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *