Home Cine CONACULTA Cine presenta el ciclo cinematográfico “La sensualidad que no se escucha: el cine erótico silente”
Cine - June 18, 2011

CONACULTA Cine presenta el ciclo cinematográfico “La sensualidad que no se escucha: el cine erótico silente”

pasiones constituyen los ejes centrales de una filmografía que acompañó los orígenes del séptimo arte.

Las cintas se proyectarán en la sala 3 Fernando de Fuentes, las cuales son  musicalizadas por Deborah Silberer, quien ha trabajado en proyectos similares con cintas como El acorazado Potemkin, Napoleón en Santa Helena y Terje Vigen.

Originaria de Rumania, Silberer comenzó su carrera como pianista gracias a la influencia de su abuelo, un violinista húngaro quien en su juventud musicalizaba películas mudas en los teatros de Bucarest.

Con estudios en piano en la Clara Schumann Musikschule de Düsseldorf, Alemania y en el Conservatorio Real de Bruselas, Bélgica, a partir de 1996 se dedicó por completo a la musicalización, composición y acompañamiento de cine mudo, labor que ha desempeñado en Europa y México.

Las películas del ciclo La sensualidad que no se escucha: El cine erótico silente se conservan como un documento que da testimonio de la evolución que durante los años veinte y posteriores, ha tenido la representación del sexo en el cine.

La serie incluye una colección de cintas de cine erótico silente realizadas en México durante las primeras dos décadas del siglo XX que pertenece al acervo de la Filmoteca de la UNAM, institución que también las restauró para su proyección.

En cuanto a las cintas extranjeras se incluyen La sirena de los trópicos (1927), de los franceses Mario Nalpas y Henri Étiévant, quienes debutaron a la cantante Josephine Baker, un destacado personaje de la vida nocturna parisina de la época.

Naná  (1926), de Jean Renoir –que abrió el ciclo– adaptación de la clásica novela de Émile Zola sobre los intentos de una vanidosa actriz por huir de la miseria que su origen le impone.

La cama y el sofá (1927), filme ruso de Abram Room, quien cuenta la historia de un triángulo amoroso y hace una crítica a la situación de las mujeres en el socialismo de estado.

A éstos se suma el largometraje alemán Lulú / La caja de Pandora (1928), de Georg Wilhelm Pabst, protagonizada por la actriz estadounidense Louise Brooks, quien se convirtió en un mito erótico del cine mundial al encarnar a una joven cuya sensualidad provoca el deseo de quienes la rodean.

Eroticón (1929) de Gustav Machaty; para finalizar con el filme La princesa de las ostras (1929) del cineasta germano Ernst Lubitsch.

Además, el Centro de Documentación e Información de la Cineteca Nacional cuenta con más de 20 libros sobre erotismo y cine. Entre estas publicaciones destacan: Cine, erotismo y espectáculo. El discreto encanto del sexo en la pantalla, de Ramón Freixas y Joan Bassa; El sexo en el cine y el cine de sexo, de los mismos autores.

Están disponibles Placeres en imagen. Fotografía y cine erótico 1900-1960, una compilación del investigador Ángel Miquel; Cine erótico, editado por Douglas Keesey y Paul Duncan, y El sacrificio del celuloide. Aspectos del sexo en el cine, de Alexander Walker.
JRA

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *