Home Música Cuarteto de guitarras “Tetraktys” participa en el 33 Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez
Música - June 6, 2011

Cuarteto de guitarras “Tetraktys” participa en el 33 Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez

Serpientes y escaleras, de Lupino Caballero; A mí modo, de Julio Flores Salas, y Jimaguas, de Hugo Rosales.

También los estrenos en México de Coté Sud, de Roland Dyens; Libros de estudio Núm. 1, de Juan Pablo Simoniello; Acerca del cielo, el aire y la sonrisa, de Leo Brouwer, y Tríptico amatorio, de Eduardo Garrido.

A decir del coordinador nacional de Música y Ópera del INBA, Eduardo Soto Millán, este ciclo es “el máximo foro en México para la música de nuestros días. Es un foro con una proyección que revela el alto nivel de la creación musical en nuestro país”.

Los comentarios del maestro Soto Millán fueron respaldados precisamente por la presentación del Cuarteto Tetraktys, quienes demostraron poseer un elevado nivel interpretativo, ejecución impecable, a la vez que emotiva y gran ingenio en el escenario.

A ello su sumó la abierta disposición a romper las barreras del convencionalismo y la formalidad, a través de arriesgadas interpretaciones que en principio fueron compuestas con ese propósito, y que encontraron en los cuatro músicos la manera de convertirse en sonido.

La pieza Acerca del cielo, el aire y la sonrisa fue un ejemplo de las capacidades interpretativas e ingenio desplegado por los integrantes del cuarteto, José Alberto Baeza, Juan Carlos Cirujeda, Baltazar Chavarría y Jesús Quezada.

Quienes además poseen una amplia trayectoria como parte de diversas orquestas y conjuntos de cámara, experiencia que da sustento a su propuesta como integrantes del cuarteto.

Además de la guitarra, dominan diversos instrumentos, Baeza piano y arreglos; Cirujeda marimba, vibráfono, steel soprano; Chavarría clarinete, sax soprano y Quezada las percusiones.

Libros de estudio Núm. 1, de Juan Pablo Simoniello, se convirtió también en una demostración de habilidad y experimentación, pues para el desarrollo de esta pieza los músicos invitaron a cuatro personas del público a subir con ellos.

Les pidieron entonces que comenzaran a lanzar dados de diferentes colores, cuatro en total y que representaban a cada uno de ellos; de esa, de acuerdo al número que aparecía en una de las caras de los dados, interpretaban una parte de la composición.

Quien acumulara cierta cantidad de puntos, era el intérprete ganador, pero quienes definitivamente obtuvieron la mejor parte, fue el público, pues la sobriedad que rigen regularmente en el recinto, adquirió un tono completamente divertido.
JRA

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *