Home Por la Espiral La recuperación de la economía
Por la Espiral - April 6, 2011

La recuperación de la economía

corto plazo y mediano plazo está cada vez más condicionada por distintas incidencias que elevan el riesgo del entorno dificultando las actividades económicas.
Me parece  necesario modificar la interpretación del corto plazo reconociendo la vulnerabilidad hacia una serie de variables que modifican el panorama económico.
Para Hacienda las buenas expectativas de este año consisten en observar la recuperación interna de los tres sectores de la producción obviando el peso del contexto externo como si pudiera ignorarse que México es una economía abierta con una interrelación dinámica con Estados Unidos.
Con la conjugación de una serie de variables que ahondan la incertidumbre, tanto en el corto como mediano plazo, la Secretaria de Hacienda difunde que los tres sectores de la producción  muestran signos positivos.
Si analizamos la información efectivamente encontramos que prácticamente todas las actividades económicas  superaron la crisis de 2009.
El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) reportó una  variación de 1.16% con cifras desestacionalizadas durante enero de 2011 con relación al mes inmediato anterior.
En su comparación anual, el IGAE aumentó 5.8% en términos reales en el mes de referencia.  Por componentes, los resultados fueron los siguientes: las Actividades Primarias y las Secundarias crecieron 6.6% de manera individual, y las Terciarias subieron  5.1% durante enero de este año frente a los niveles observados en igual mes de 2010.
De alguna forma para Hacienda estos primeros resultados (aún incipientes para todo cuanto nos falta recorrer a lo largo del año) son referentes de optimismo para incluso revaluar la meta de crecimiento.
Ello sin considerar la pérdida de toneladas de siembra de maíz, trigo, sorgo y otros cultivos a causa de las heladas de enero y que afectaron toda la cosecha de maíz en entidades como Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Durango. Un daño que deberá reflejarse en los indicadores de la actividad primaria de la producción del primer y segundo trimestre.
El campo atraviesa por un mal momento no únicamente los productores, también los jornaleros; los primeros, se quedaron sin dinero para cumplir con el pago de los créditos otorgados para el ciclo de siembra del maíz y otras semillas; los segundos, se quedaron sin paga.
El mercado interno está padeciendo las consecuencias con precios en distintos insumos alimenticios prácticamente por las nubes.
Respecto de la actividad secundaria de la producción, la buena noticia es que la industria de la construcción una de las pilares del PIB continúa recuperándose.
Con base a la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) levantada por el INEGI,  el valor de producción generado por las empresas constructoras creció 0.41% en el primer mes de 2011 respecto del mes precedente y el personal ocupado fue superior en 0.76% en igual lapso.
El valor de la obra construida concentró básicamente en edificación en general (como viviendas, escuelas, edificios para la industria, comercio y servicios, hospitales y clínicas, y edificaciones para recreación y esparcimiento) con una aportación de 44.8% del valor total durante el mes que se reporta; en transporte (como autopistas, carreteras, caminos, vías férreas, metro y tren ligero, y obras de urbanización y vialidad, entre otras) la contribución fue de 24.2 por ciento. Así, estos dos tipos de obra representaron en forma conjunta 69% del valor total.
Dos aspectos fundamentales es que poco a poco va recuperándose el empleo y mejorando los sueldos y salarios en la industria de la construcción. El número de personas ocupadas en las empresas constructoras aumentó 5.9% en el primer mes de este año con relación a enero de 2010 y las remuneraciones medias reales pagadas ascendieron 3.7%;  los sueldos pagados a empleados aumentaron  4.2% y los salarios pagados a obreros   2.6 por ciento.  Qué bueno que la industria de la construcción esté retomando su lugar.
Ahora bien dentro  de la actividad secundaria no puede perderse de vista la industria automotriz, otro de los pilares básicos del PIB.
Y es que la situación en Japón afectará a empresas automotrices niponas cuyas marcas  operan en México y realizan  diversos procesos de producción en territorio nacional.
También aquí el Gobierno Federal tiene que prever habrá consecuencias que terminarán afectando a la industria automotriz en México.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Dentro de la algarabía habrá que tomar en cuenta las siguientes variables externas que por supuesto tendrán algún grado de incidencia en la evolución de la economía nacional.
1) El comportamiento de los petroprecios en el mercado internacional. El petróleo cada vez más caro no beneficia ninguna economía aunque a México le lleguen dólares extraordinarios, el impacto termina trasladándose a los canales de producción, después al precio de los bienes y servicios tanto internos como importados. Bienes más caros producen mayor inflación. Cabe mencionar debe ponerse especial atención a la situación de Medio Oriente y la prolongación de sus conflictos.
2) El desempeño de los commodities, fundamentalmente las materias primas alimenticias. Hay un nuevo escenario de encarecimiento de diversos productos básicos en la alimentación mundial.
3) La recuperación de la economía estadounidense y la evolución de las tasas de interés, son siempre dos factores de impacto en la economía mexicana.
4) Japón, su reconstrucción y el manejo de la crisis nuclear. Aunque Banco de México afirma que “no nos afectará” en un mundo tan interrelacionado y con procesos globalizados es mejor tomarse las cosas más en serio.
La economía nipona es la tercera en importancia en el contexto mundial, México tiene inversiones  y diversos negocios con Japón, habrá que  poner atención al vertido radiactivo en el Océano Pacífico. México tiene importantes costas pesqueras de cara al litoral del Pacífico.
P.D. Estimado lector, le invito a que participe sobre el tema en mi blog: http://claudialunapalencia.blogspot.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *