Home Arte y Cultura La Fototeca Nacional del INAH-CONACULTA resguarda el acervo de imágenes patrimonio de México
Arte y Cultura - March 16, 2011

La Fototeca Nacional del INAH-CONACULTA resguarda el acervo de imágenes patrimonio de México

organización interna y las técnicas de conservación aplicadas, así como por su vocación de servicio al público.

La Fototeca Nacional  del INAH-Conaculta resguarda en la actualidad el acervo fotográfico más importante del país y uno de los más relevantes a nivel internacional, ya que cuenta con alrededor de 900 mil piezas fotográficas provenientes de diversas adquisiciones y donaciones que, agrupadas en 41 fondos, representan el trabajo de más de mil autores y cubren una línea de tiempo desde 1847 hasta nuestros días.

Esa magnitud histórica y temática hace posible revisar los episodios sociales, políticos y artísticos más significativos de México, así como las formas de vida cotidiana, la evolución del paisaje, el desarrollo urbano y la paulatina transformación de la identidad de sus habitantes.

El material fotográfico se refiere tanto a las diferentes etapas de la técnica y el arte fotográfico, como a un extenso horizonte de disciplinas que han tenido en la fotografía una herramienta básica de trabajo, tales como la arqueología, la antropología, la arquitectura, el urbanismo, la sociología, la economía, la ecología, la salud, la astronomía y, evidentemente, la historia.

En los casi cinco lustros de conservación y difusión del patrimonio visual, a través de la Fototeca Nacional han sido apoyadas e impulsadas cientos de publicaciones, exposiciones y programas audiovisuales, así como múltiples proyectos de investigación provenientes de instituciones públicas y privadas, sobre aspectos sociales, artísticos y técnicos relacionados con la fotografía.

El gobierno adquirió en 1976 el Archivo Casasola, colección fotográfica de gran valor histórico y artístico para el país, en especial por su registro del movimiento revolucionario de 1910.

En ese mismo año, la colección se entregó en resguardo al Instituto Nacional de Antropología e Historia y el 20 de noviembre se depositó en el antiguo Ex Convento de San Francisco, en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, que había sido previamente restaurado y adaptado para las necesidades del recién creado archivo.

A las imágenes del Archivo Casasola se sumaron pronto otras colecciones provenientes de algunas dependencias del Instituto Nacional de Antropología e Historia, motivo por el cual en 1978 los trabajadores del archivo propusieron a las autoridades cambiar el nombre por el de Archivo Histórico Fotográfico (AHF), que desde 1997 se denomina Fototeca Nacional.

Hacia 1993 comenzó el proyecto de digitalización del acervo, así como la creación de un sistema de consulta automatizado que permitió a los usuarios realizar con rapidez búsquedas en el catálogo electrónico que, a la fecha, cuenta con cerca de 600 mil imágenes.

La Fototeca Nacional se constituyó en 1996 como el centro operativo del Sistema Nacional de Fototecas (Sinafo) fundado en 1993.

En 1984 abrió sus puertas al público el Museo de la Fotografía. Es en este espacio donde se materializa parte de la labor fundamental que realiza la Fototeca Nacional: la difusión de su vasto acervo fotográfico. Durante 2007 se llevó a cabo una reestructuración del mismo, bajo un actual concepto curatorial que busca generar nuevos acercamientos y reflexiones en torno a las colecciones de la Fototeca Nacional y al quehacer fotográfico en México, tratando de responder a los nuevos retos que plantea el público en la actualidad.

En 1986 se fundó la Sala Pedro Arrieta, que en 1988 cambió su nombre por Sala Nacho López, en honor a este maestro de la fotografía. El espacio destaca por ser uno de los 10 sitios en el país en el que se pueden apreciar muestras temporales de fotografía contemporánea de artistas nacionales y extranjeros.

El Sistema Nacional de Fototecas forma parte de la Coordinación Nacional de Difusión del INAH y desde 1996 tiene su sede en la Fototeca Nacional. Su objetivo es normar y coordinar la conservación, catalogación, digitalización y reproducción de archivos y fototecas en todo el país, además de brindar asesorías a diversas instituciones de México y el extranjero.

Hasta la fecha son 29 los archivos fotográficos que integran el Sinafo: 20 pertenecen al INAH y nueve provienen de otras instituciones públicas y privadas con lo que mantiene su presencia en 19 estados de la República Mexicana. Custodia alrededor de 2 millones 500 mil piezas fotográficas,  de más de 2 mil autores, obra que abarca desde la década de los cuarenta del siglo XIX hasta nuestros días.

El Sinafo cuenta con un Consejo Consultivo, integrado por 17 miembros y cinco representantes de las autoridades del INAH. Como órgano colegiado, el Consejo Consultivo orienta a las diversas áreas sustantivas de los archivos fotográficos incorporados al Sinafo. Para cumplir con estos fines, se llevan a cabo dos reuniones ordinarias al año que permiten evaluar el desarrollo de las actividades del Sistema e implementar propuestas y proyectos.

Las diversas áreas que integran la Fototeca Nacional y la labor que desempeñan cada una de ellas son las siguientes:

Archivo. Es el corazón de la Fototeca, pues de ahí se desprenden todas las demás tareas que dependen del suministro del material fotográfico original. Se trata del espacio físico donde se resguardan, debidamente inventariadas y clasificadas, las piezas fotográficas. Tiene acceso restringido y cuenta con un control estricto de las variables ambientales (humedad y temperatura).

Conservación. Aquí se efectúa la limpieza, estabilización y restauración de las piezas; la asignación de números de inventario y de clave técnica; el resguardo de los materiales fotográficos en guardas de naturaleza neutra; así como el desarrollo de proyectos de investigación sobre los distintos procesos experimentados a lo largo de la historia de la fotografía. Para apoyar sus tareas se desarrolló el Manual de conservación fotográfica de Juan Carlos Valdez Marín (México, INAH, 2001), como parte de la normatividad vigente en el Sistema.

Catalogación. En esta área se clasifica cada una de las fotografías, utilizando como base la ficha elaborada por la Fototeca Nacional y que comprende los aspectos técnicos, históricos y culturales de cada imagen. También se efectúan investigaciones sobre las colecciones y los temas que tratan, buscando enriquecer y depurar la información consignada. Asimismo, se asesora en las consultas de los usuarios, especialmente en el catálogo electrónico. El Manual de normas catalográficas del Sistema Nacional de Fototecas de Paula Alicia Barra Moulain (México, INAH, 2005), es un apoyo fundamental para los trabajos que realiza esta Área.

Reproducción fotográfica. En los laboratorios se duplican los negativos y positivos mediante procesos que respetan los criterios de conservación, todo con la finalidad de que las piezas originales no sean manipuladas, asegurando de esta forma su conservación. También se realizan las reproducciones que solicita el público sobre todo para fines de exhibición.

Digitalización y catálogo electrónico. En esta área se capturan las fichas catalográficas elaboradas en el área de catalogación. Asimismo, se digitalizan las imágenes con la doble finalidad de conservar los materiales fotográficos originales y de hacer accesible el acervo al público a través del catálogo electrónico. Además, se implantan los programas de organización de las bases de datos para la consulta y difusión de los mismos.

Difusión. Se encarga de la difusión de los acervos y la promoción del conocimiento fotográfico que se realizan a través de la Revista Alquimia, los talleres infantiles y las exposiciones. Asimismo, se promueven las actividades que lleva a cabo el Sinafo mediante la elaboración de impresos y la organización del Encuentro Nacional de Fototecas. Finalmente, a través del centro de documentación de la Fototeca Nacional, se resguarda y organiza el material gráfico, documental, testimonial y bibliográfico relativo a la fotografía, las colecciones en general y las actividades del Sinafo y la Fototeca Nacional.

Investigación. Todo archivo fotográfico debe contar con un área de Investigación que estudie las colecciones, su procedencia, los autores, las técnicas empleadas y los procesos históricos en que se insertan. Todo ello debe dar por resultado textos especializados y de divulgación que favorezcan el conocimiento.

Enlace. Es la encargada de obtener y proporcionar información de los archivos fotográficos afiliados al Sistema, principalmente en lo que respecta a sus acervos y a las condiciones de trabajo bajo las cuales desempeñan sus actividades en las diferentes áreas técnicas. Así como, coordinar asesorías en su centro de trabajo y estancias en la Fototeca Nacional. Da a conocer a todas aquellas fototecas que deseen formar parte del Sistema las condiciones necesarias para ello, dando seguimiento al proceso de afiliación.

Exposiciones. Se logra a través del Museo de la Fotografía, la Sala de Exposiciones Temporales, y el programa de exposiciones itinerantes y extramuros que se exhiben en diversas sedes de México y el extranjero. La finalidad es dar a conocer las perspectivas del arte fotográfico.
RGT     

Fuente: (CONACULTA)

 

Fundada el 20 de noviembre de 1976, la Fototeca Nacional es referencia obligada para numerosas instituciones en Estados Unidos, Europa y América Latina en la promoción del valor de la imagen como patrimonio cultural, pero sobre todo por su propuesta de organización interna y las técnicas de conservación aplicadas, así como por su vocación de servicio al público.

La Fototeca Nacional  del INAH-Conaculta resguarda en la actualidad el acervo fotográfico más importante del país y uno de los más relevantes a nivel internacional, ya que cuenta con alrededor de 900 mil piezas fotográficas provenientes de diversas adquisiciones y donaciones que, agrupadas en 41 fondos, representan el trabajo de más de mil autores y cubren una línea de tiempo desde 1847 hasta nuestros días.

Esa magnitud histórica y temática hace posible revisar los episodios sociales, políticos y artísticos más significativos de México, así como las formas de vida cotidiana, la evolución del paisaje, el desarrollo urbano y la paulatina transformación de la identidad de sus habitantes.

El material fotográfico se refiere tanto a las diferentes etapas de la técnica y el arte fotográfico, como a un extenso horizonte de disciplinas que han tenido en la fotografía una herramienta básica de trabajo, tales como la arqueología, la antropología, la arquitectura, el urbanismo, la sociología, la economía, la ecología, la salud, la astronomía y, evidentemente, la historia.

En los casi cinco lustros de conservación y difusión del patrimonio visual, a través de la Fototeca Nacional han sido apoyadas e impulsadas cientos de publicaciones, exposiciones y programas audiovisuales, así como múltiples proyectos de investigación provenientes de instituciones públicas y privadas, sobre aspectos sociales, artísticos y técnicos relacionados con la fotografía.

El gobierno adquirió en 1976 el Archivo Casasola, colección fotográfica de gran valor histórico y artístico para el país, en especial por su registro del movimiento revolucionario de 1910.

En ese mismo año, la colección se entregó en resguardo al Instituto Nacional de Antropología e Historia y el 20 de noviembre se depositó en el antiguo Ex Convento de San Francisco, en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, que había sido previamente restaurado y adaptado para las necesidades del recién creado archivo.

A las imágenes del Archivo Casasola se sumaron pronto otras colecciones provenientes de algunas dependencias del Instituto Nacional de Antropología e Historia, motivo por el cual en 1978 los trabajadores del archivo propusieron a las autoridades cambiar el nombre por el de Archivo Histórico Fotográfico (AHF), que desde 1997 se denomina Fototeca Nacional.

Hacia 1993 comenzó el proyecto de digitalización del acervo, así como la creación de un sistema de consulta automatizado que permitió a los usuarios realizar con rapidez búsquedas en el catálogo electrónico que, a la fecha, cuenta con cerca de 600 mil imágenes.

La Fototeca Nacional se constituyó en 1996 como el centro operativo del Sistema Nacional de Fototecas (Sinafo) fundado en 1993.

En 1984 abrió sus puertas al público el Museo de la Fotografía. Es en este espacio donde se materializa parte de la labor fundamental que realiza la Fototeca Nacional: la difusión de su vasto acervo fotográfico. Durante 2007 se llevó a cabo una reestructuración del mismo, bajo un actual concepto curatorial que busca generar nuevos acercamientos y reflexiones en torno a las colecciones de la Fototeca Nacional y al quehacer fotográfico en México, tratando de responder a los nuevos retos que plantea el público en la actualidad.

En 1986 se fundó la Sala Pedro Arrieta, que en 1988 cambió su nombre por Sala Nacho López, en honor a este maestro de la fotografía. El espacio destaca por ser uno de los 10 sitios en el país en el que se pueden apreciar muestras temporales de fotografía contemporánea de artistas nacionales y extranjeros.

El Sistema Nacional de Fototecas forma parte de la Coordinación Nacional de Difusión del INAH y desde 1996 tiene su sede en la Fototeca Nacional. Su objetivo es normar y coordinar la conservación, catalogación, digitalización y reproducción de archivos y fototecas en todo el país, además de brindar asesorías a diversas instituciones de México y el extranjero.

Hasta la fecha son 29 los archivos fotográficos que integran el Sinafo: 20 pertenecen al INAH y nueve provienen de otras instituciones públicas y privadas con lo que mantiene su presencia en 19 estados de la República Mexicana. Custodia alrededor de 2 millones 500 mil piezas fotográficas,  de más de 2 mil autores, obra que abarca desde la década de los cuarenta del siglo XIX hasta nuestros días.

El Sinafo cuenta con un Consejo Consultivo, integrado por 17 miembros y cinco representantes de las autoridades del INAH. Como órgano colegiado, el Consejo Consultivo orienta a las diversas áreas sustantivas de los archivos fotográficos incorporados al Sinafo. Para cumplir con estos fines, se llevan a cabo dos reuniones ordinarias al año que permiten evaluar el desarrollo de las actividades del Sistema e implementar propuestas y proyectos.

Las diversas áreas que integran la Fototeca Nacional y la labor que desempeñan cada una de ellas son las siguientes:

Archivo. Es el corazón de la Fototeca, pues de ahí se desprenden todas las demás tareas que dependen del suministro del material fotográfico original. Se trata del espacio físico donde se resguardan, debidamente inventariadas y clasificadas, las piezas fotográficas. Tiene acceso restringido y cuenta con un control estricto de las variables ambientales (humedad y temperatura).

Conservación. Aquí se efectúa la limpieza, estabilización y restauración de las piezas; la asignación de números de inventario y de clave técnica; el resguardo de los materiales fotográficos en guardas de naturaleza neutra; así como el desarrollo de proyectos de investigación sobre los distintos procesos experimentados a lo largo de la historia de la fotografía. Para apoyar sus tareas se desarrolló el Manual de conservación fotográfica de Juan Carlos Valdez Marín (México, INAH, 2001), como parte de la normatividad vigente en el Sistema.

Catalogación. En esta área se clasifica cada una de las fotografías, utilizando como base la ficha elaborada por la Fototeca Nacional y que comprende los aspectos técnicos, históricos y culturales de cada imagen. También se efectúan investigaciones sobre las colecciones y los temas que tratan, buscando enriquecer y depurar la información consignada. Asimismo, se asesora en las consultas de los usuarios, especialmente en el catálogo electrónico. El Manual de normas catalográficas del Sistema Nacional de Fototecas de Paula Alicia Barra Moulain (México, INAH, 2005), es un apoyo fundamental para los trabajos que realiza esta Área.

Reproducción fotográfica. En los laboratorios se duplican los negativos y positivos mediante procesos que respetan los criterios de conservación, todo con la finalidad de que las piezas originales no sean manipuladas, asegurando de esta forma su conservación. También se realizan las reproducciones que solicita el público sobre todo para fines de exhibición.

Digitalización y catálogo electrónico. En esta área se capturan las fichas catalográficas elaboradas en el área de catalogación. Asimismo, se digitalizan las imágenes con la doble finalidad de conservar los materiales fotográficos originales y de hacer accesible el acervo al público a través del catálogo electrónico. Además, se implantan los programas de organización de las bases de datos para la consulta y difusión de los mismos.

Difusión. Se encarga de la difusión de los acervos y la promoción del conocimiento fotográfico que se realizan a través de la Revista Alquimia, los talleres infantiles y las exposiciones. Asimismo, se promueven las actividades que lleva a cabo el Sinafo mediante la elaboración de impresos y la organización del Encuentro Nacional de Fototecas. Finalmente, a través del centro de documentación de la Fototeca Nacional, se resguarda y organiza el material gráfico, documental, testimonial y bibliográfico relativo a la fotografía, las colecciones en general y las actividades del Sinafo y la Fototeca Nacional.

Investigación. Todo archivo fotográfico debe contar con un área de Investigación que estudie las colecciones, su procedencia, los autores, las técnicas empleadas y los procesos históricos en que se insertan. Todo ello debe dar por resultado textos especializados y de divulgación que favorezcan el conocimiento.

Enlace. Es la encargada de obtener y proporcionar información de los archivos fotográficos afiliados al Sistema, principalmente en lo que respecta a sus acervos y a las condiciones de trabajo bajo las cuales desempeñan sus actividades en las diferentes áreas técnicas. Así como, coordinar asesorías en su centro de trabajo y estancias en la Fototeca Nacional. Da a conocer a todas aquellas fototecas que deseen formar parte del Sistema las condiciones necesarias para ello, dando seguimiento al proceso de afiliación.

Exposiciones. Se logra a través del Museo de la Fotografía, la Sala de Exposiciones Temporales, y el programa de exposiciones itinerantes y extramuros que se exhiben en diversas sedes de México y el extranjero. La finalidad es dar a conocer las perspectivas del arte fotográfico.

RGT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *