Home Temporada Grande 2010-2011 Mari Paz Vega sale en hombros de la Plaza México; Lupita López oreja en su alternativa; Hilda Tenorio pechó con el peor lote
Temporada Grande 2010-2011 - March 14, 2011

Mari Paz Vega sale en hombros de la Plaza México; Lupita López oreja en su alternativa; Hilda Tenorio pechó con el peor lote

y escuchó silencio en el cuarto, la moreliana Hilda Tenorio que fue aplaudida en sus tres toros ya que regaló uno de la ganadería de La Joya y la yucateca Lupita López que cortó la oreja del toro de su alternativa y se le fué vivo el sexto.

Tomó su alternativa Lupita Lòpez (azul marino y oro) con un toro de la ganadería jalisciense de La Punta, Milagroso, número 38, cárdeno girón calcetero bragado meano y cornidelantero con 478 kilos, al cual recibió con un farol de hinojos en tablas y de pie, sabrosas verónicas; quitó por ajustadas gaoneras rematadas con una luminosa revolera a las pastueñas embestidas del burel. Mari Paz Vega la doctoró en tauromaquia y fungió como testigo Hilda Tenorio.

 

Le brindó la lidia a su señora madre, para con la pañosa, muletazos por alto en el tercio, un molinete y una seri de derechazos, naturales en la boca de riego y mejores derechazos a media altura y un cambio de mano para recetar la mejor tanda de la faena, rematado con un pase de pecho con una rodilla en tierra; con la toledana dejó una estocada caida y tendida para cortar una oreja que le otorgó el juez de plaza Don Jorge Ramos y le entregó su hermano, el alguacilíllo el licenciado Arturo Ramos Sandoval.

El sexto fué de la ganadería de Jesús Cabrera, Sarape, número 34, negro bragado y cornidelantero con 505 kilos, poco con el percal y después de brindarle a la afición que hízo una buena entrada, faena con muletazos con mucho sabor en los medios, adornandose al final con unas ajustadas manoletinas, desgraciadamente fatal con el acero: una estocada perpendicular e inumerables golpes de descabello para escuchar los tres avisos y retirarse en silencio al burladero.

La malagueña Mari Paz Vega con un toro de Jesús Cabrera, Kikapu, número 13, cárdeno nevado bragado meano y cornidelantero con 483 kilos, excelentes verónicas rematadas con dos medias de cartél; quitó por cadenciosas chicuelinas rematadas con una revolera. Le brindó al cónclave para hacer un faenón con una muleta poderosa con largos y templados muletazos, rematados con molinetes y pases de pecho; en la siguiente tanda con la diestra fué trompicada sin consecuencias que lamentar; otra serie más y un precioso abaniqueo por la cara; se fué tras el acero para dejar un estoconazo deletreado y cortar dos merecidas orejas que le fueron entregadas por el alguacilíllo José Julián Ayala.

El cuarto fué de la ganadería de La Punta, Olivero, número 40, negro bragado meano y cornidelantero montado tocado del derecho con 480 kilos; lo veroniqueó de salida la malagueña y Fernando García se desmonteró en el tercio después de dejar dos estupendos pares de garapullos. Con la pañosa, muletazos a un toro de embestidas engatilladas y peligrosas, por lo cual cortó por lo sano y lo despachó de una estocada caida y escuchar silencio.

A Hilda Tenorio le toco el peor lote: su primero fué de Jesús Cabrera, Zapaliname, número 27, negro bragado meano y cornidelantero con 480 kilos; farol de hinojos en tablas y chicuelinas en los medios. Le brindó su faena a la licenciada Marisela Morales, para dar muletazos aislados a un toro manso y rajado, viendola desde el callejón las matadoras de toros: Cristina Sánchez, Raquel Martínez y Karla Sánchez. Con la toledana, una estocada envainada u una media con tres descabellos con un aviso entreverado para escuchar aplausos.

El quinto fué de La Punta, Capuchino, número 39, entrepelado bragado meano y cornivuelto bizco del izquierdo con 495 kilos; farol de hinojos y con la pañosa, una faena con muletazos a cuentagotas a otro toro rajado; estocada y tres descabellos con un aviso para escuchar aplausos.

Regaló un séptimo, éste de la ganadería de La Joya, Palomito, número 205, negro bragado meano y cornidelantero tocado del derecho con 485 kilos, con el percal, verónicas y quite por chicuelinas y con la muleta, un péndulo en los medios y series de derechazos adornados con molinetes; con la siniestra, naturales en el mismo tenor y pases por alto; con el acero, dos pinchazos, estocada y dos descabellos con un aviso entreverado para escuchar las últimas palmas de la corrida y de la Temporada Grande 2010 – 2011.

La Fiesta Brava, Valor, Técnica y Sentimiento

Visita www.suertematador.com y la sección
Toros en La México

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *