Home Ciencia y Tecnología Regresan a Tula piezas arqueológicas restauradas entre las cuales destaca escultura del dios Xipe Totec
Ciencia y Tecnología - February 23, 2011

Regresan a Tula piezas arqueológicas restauradas entre las cuales destaca escultura del dios Xipe Totec

Xipe Totec, que luego de un delicado proceso de restauración, realizado por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), regresa a la Zona Arqueológica de Tula para ser exhibida al público a partir de este miércoles 23.

Esta pieza, cuyo nombre significa “Nuestro Señor el Desollado”, en lengua náhuatl, fue localizada en diciembre de 2009 en un predio particular durante la realización de obras de drenaje; representa la primera descubierta en el área que ocupó la antigua ciudad de Tula. Se calcula que corresponde al periodo de Tollan (900-1150 d.C.).

Dicha escultura, junto con otras 19 halladas en 2006, fueron restauradas en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH, en la Ciudad de México, donde durante más de un año fueron sometidas a un tratamiento para su preservación; tras concluir esta labor, fueron enviadas a Tula para ser mostradas por primera vez, en la exposición titulada Más allá del recinto de Tula Grande, montada en la Sala de Orientación de la zona arqueológica.

El Xipe Totec es una efigie de cerámica de la deidad mexica asociada a la agricultura, la fertilidad y el ciclo vida-muerte, mide 85 cm de altura y representa a un individuo de pie con sandalias y taparrabo; a través de la técnica del pastillaje los artesanos le dieron la apariencia de estar desollado.

Durante su restauración, los expertos del INAH le restituyeron un brazo que tenía desprendido y atendieron las fracturas que tenía en el rostro.

Además de esta escultura, los restauradores intervinieron otras 19 piezas prehispánicas, entre las que destacan dos tabiques de adobe con pintura policromada azul, amarillo, rojo y negro, vasijas con imágenes de monos, un collar y una pulsera de concha y piedra verde, y figurillas que aún conservan pigmentos, mismas que permanecerán en exhibición en el sitio arqueológico hasta el 18 de marzo próximo.

En casi un lustro, en Hidalgo se han hallado poco más de 500 piezas arqueológicas, de las cuales 450 proceden de las exploraciones hechas en 2006 en el distribuidor vial de Tula, y otras 70 corresponden a las encontradas junto con el Xipe Totec en el predio particular, donde también se descubrieron 26 entierros humanos (cuatro adultos y el resto infantes) que estaban acompañados de ofrendas. Todos los vestigios pertenecen a la fase Tollan (900-1150 d.C.).

El más de medio centenar de objetos prehispánicos han sido registrados y clasificadas por el INAH, y están en resguardo de la Zona Arqueológica de Tula;  actualmente se prepara un guión para ser exhibidas en una muestra más grande que contempla la presentación de alrededor de 200 objetos.

Reportan nuevos entierros de infantes mexicas

A los hallazgos registrados en 2006 y 2009, se suma el de cinco entierros de infantes de la cultura mexica correspondientes al periodo Posclásico Tardío (1350- 1521 d.C.), así como vestigios de muros y pisos de lo que fue una unidad residencial tolteca de la fase Tollan (900-1150 d.C.), encontrados a finales de enero pasado en un predio particular ubicado a 1.5 km de la Zona Arqueológica de Tula, durante trabajos de construcción de una barda.

La recuperación de los entierros y sus ofrendas, es resultado de los acuerdos de cooperación entre el INAH y el Ayuntamiento de Tula, para proteger de la mancha urbana los monumentos prehispánicos que todavía existen en los alrededores de la zona arqueológica.

El arqueólogo Manuel Gamboa Cabezas, responsable de las labores de salvamento arqueológico en el kilómetro 10 de la carretera Tepetitlán-Tula, explicó que los restos humanos corresponden a tres niños y dos perinatales de filiación mexica, asociados a ofrendas de cerámica, integradas por ollas, jarras y cuencos monocromos naranjas y en negro sobre naranja.

El arqueólogo explicó que los entierros se descubrieron sobre los pisos de viviendas que ocuparon los toltecas, y que posteriormente fueron reocupadas por los mexicas. Los infantes fueron colocados en fosas hechas en los núcleos de las plataformas. “Esto es indicador de que con el paso del tiempo el lugar fue abandonado por los toltecas y en el Posclásico Tardío fue reocupado por grupos de filiación mexica como depósito funerario.

“Suponemos que la unidad residencial sólo fue reutilizada por los aztecas como lugar funerario porque no encontramos ningún otro elemento contemporáneo a ellos, como podrían ser superposiciones arquitectónicas de pisos o muros”.

Sobre los vestigios arquitectónicos encontrados, el arqueólogo Gamboa refirió que corresponden a una unidad residencial tolteca en la que se observa el piso del patio interno en buen estado de conservación, así como vestigios de pequeñas plataformas. La construcción es de la fase Tollan, considerada el momento de apogeo y expansión de la ciudad arqueológica de Tula.

Especificó que este tipo de descubrimientos sobre la presencia de grupos posteriores a los toltecas no es nuevo para la región de Tula, pero si trascendental en la historia, ya que confirma la importancia que tuvo la región y el culto de Quetzalcóatl para que los mexicas, quienes se consideraban herederos de los toltecas.

Los materiales hallados fueron levantados del sitio para su estudio en los laboratorios del INAH, en tanto que los restos de construcciones prehispánicas serán conservadas como reserva arqueológica para su estudio futuro.

Fuente:  (INAH)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *