Home El Mensaje del Rey A los esposos en el reino
El Mensaje del Rey - February 18, 2011

A los esposos en el reino

mano, vayan juntos.
Ella espera que decidas, que la guíes ¡Guíala! Le encantará.
Imponte con sabia decisión, suavemente, con determinación firme, con cariño y convicción. Ello le dará confianza, seguridad y resplandor. La esposa es la gloria del esposo, y depende de ti, de la seguridad que le das. ¿Ella está resplandeciente?
Es mi perla en tus manos ¡Bella creación!
No la lastimes con  promesas sin cumplir, con  silencio abrupto y cortante. No le levantes la voz. Cuando por tú fuerza bruta e insensibilidad la abandonas en sus ideales y metas, quisiera cambiar la posición que tienes en el hogar. Por eso a veces, la verás firme, con un arrojo que sorprende, con gran determinación, solo se defiende y reacciona valientemente. Acepta sus defectos. La textura de tu voz, no es para conmoverla de temor, sino de amor.
No la oprimas, no seas ingrato. Cerraré mis oídos a ti, si le levantas la voz, ‘reflexiona’

Ámala. Tus engaños apagan su sonrisa.

La fortaleza de tu mano, jamás fue para levantársela, sino para sostenerla, y protegerla.
La furia de tu rostro no es para transformarla delante de ella, sino para defender tu hogar.
No levantes tres edificios y derrumbes dos con tus tretas y cuartadas falsas y fáciles. Sé claro, firme estratega y siempre fiel, a ti mismo.
A ella le gusta verte bien vestido y pulcro siempre.

Regresa a tú posición. Eres la cabeza, el proveedor, la fuerza, la dirección, y la seguridad emana de ti. Llenaré tus graneros, aderezaré tú mesa, volverá tu ilusión, tu meta, tu ánimo, y tu galardón. Convertiré tu casa en la mejor tierra de labor, en bendición.

¿Qué piensas de tu esposa? Que ya no es tan bonita, que está un poco gordita, que es floja,
que ya no hay algo nuevo que encontrar o nada de qué hablar. -La sopa de siempre, la rutina, sus gritos, sus modos y exigencias, o que no se arregla, o ya no te toma en cuenta. ¿Qué le hiciste? Poco a poco te ha dejado de importar. En cambio, Laura…

No te distraigas, mejor pregúntate por qué cambió tu amada. No habrás cambiado tú primero. Te diré que no te resignes con una esposa fodonga, que no tiene atención por ti, ni cuidado por ella, y por la familia. O en otro caso, que solo se ocupa por ella misma liberal y egoístamente. ¿Qué pasó?

Dejaste de verla con amor, “has dejado de ver, con los ojos del amor” ¡Te desviaste!

Olvidaste que es en el espíritu, donde estás unido a ella, donde todo es diferente, donde renace el amor cada día nuevamente, donde crece y se alimenta. Si, el amor es algo que debe alimentarse.
¿A donde se dirigen tus pasos? ¿A donde estás guiando a tu familia? Sabes que tú eres el responsable de ella y quien la guía. Si tu meta está definida y clara, si tu compromiso es cabal, no te dejarás llevar por vientos del sur.

El amor, habita en el espíritu.
En tú habitación con ella, uno. Espíritu, alma, y cuerpo. Renovaré tus votos, tus intenciones, tus anhelos. Ve por ella, nos espera, ‘ella siempre espera’, es parte de su ternura para ti. Señorea mientras habites en el reino con ella, ten confianza, te engrandeceré.
Deja tu carga en Mí. Háblame, te haré saber y entender.
Comunícate, ¡Inténtalo genuinamente de nuevo!
Tu mirada hacia otras mujeres, la lastima Ella te será suficiente, no tendrás que ir a beber agua a ningún pozo extraño – Ten cuidado. Escúchame, no la lastimes. Agradece su ardua labor, vuelve al matrimonio, comprométete, pídele perdón y perdona.

Piensa en ella, cuando trabajas. Piensa en ella, cuando planeas. Los he considerado juntos, unidos. ‘Una sola carne’.
En el amor: No busques tu propio placer, busca complacerla, sí, cuando la tomes, piensa en ella, ello te llenará de gozo, y plenitud verdadera. ¡Escúchame!‘Es parte del plan’ Empieza despacio, explórala, conócela, y espera…
Llévala a nuestra habitación de nuevo, con palabras dulces, ternura en tu trato, y respetuosamente dale ‘genuino amor’
Le encanta dormir a tu lado y tus destellos de ternura, dile al oído que la amas, agradece todo o que hace por ti, ella disfruta el romance. Cuídala, cultívala, es mi perla. ¡Disfrútala!

Un hombre de bien será recordado e imitado por su familia y su esposa será alagada en ello.
Es una extraordinaria forma de amarla, y respetarla, y prometiste hacerlo ¿verdad?
Os bendigo, amo y perfecciono en este amor. Piensa en esto, si lo haces, te seguiré hablando de ella.
Tu integridad, tu transparencia, tu dominio propio, tu palabra, tu compromiso, te permitirán guiar a tu familia a un camino ejemplar. Herencia a tu familia también lo es el buen nombre, edifícalo y disfruta de ella, mientras lo logramos.

Esto os hace saber el Rey.
elmensajedelrey@hotmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *