Home Entrevistas Para recordar a “Curro” Rivera a diez años de su deceso, reproducimos una entrevista de 1998
Entrevistas - January 21, 2011

Para recordar a “Curro” Rivera a diez años de su deceso, reproducimos una entrevista de 1998

Redacción Azteca 21

Entrevista realizada por María López Gutiérrez en el año de 1998 a Francisco Rivera Agüero, mejor conocido como “Curro” Rivera
¿Como nació tu afición por los toros?
Mi afición por los toros nace desde muy temprana edad, porque pues yo nací en una casa de toreros y estuve siempre muy relacionado con lo que es la fiesta de los toros.
¿A qué edad toreaste por primera vez y en dónde?
A los 8 años, eso fue en un tentadero en Santo Domingo, fue un becerro criollo, cuando todavía no se repartía la ganadería, para mí fue una situación muy bonita, muy padre porque nunca había tenido contacto con un animal que embistiera y ese día después del tentadero el doctor Manuel Labastida q.e.p.d. echó ese becerro para los niños que estábamos ahí, para los hijos del ganadero y de los matadores, fue cuando tuve la oportunidad de torear por primera vez.
¿Qué opinó tu familia sobre esto?
Bueno mi papá desde un principio vio que tenía inclinaciones muy pronunciadas sobre lo que es la fiesta de los toros y la fiesta en general, nunca se opuso, al contrario siempre tuve un apoyo muy fuerte por parte de él.
¿Qué influencia te dejó tu padre?
Me dejó una experiencia, una influencia muy fuerte porque mi padre fue un maestro de escuela, que me supo transmitir todos los conocimientos del toreo, pero no nada más eso, sin embargo yo tuve o tengo la suerte de poder transmitirlo a mis alumnos yo creo que la influencia más fuerte, fue todo lo que me enseño, con toda su verdad, con todo su carácter, con todo su entusiasmo, es algo que para mí es el tesoro más grande que tengo.
¿Lo viste torear alguna vez?
Sólo una vez, el día de su despedida en San Luis Potosí.
¿Cuándo te presentaste como novillero?
El día 6 de agosto de 1967 en San Luis Potosí.
¿Cómo fue tu carrera novilleril?
Bueno mi carrera novilleril fue una carrera muy bonita, muy intensa, muy difícil, porque cuando tú ya le dices a tu padre o a la persona que te va a llevar que quieres ser torero yo tenía en ese momento 14 años y ya es un planteamiento profesional, siempre tuve el apoyo pero la exigencia para hacer las cosas bien.
¿Cual fue tu mejor experiencia como novillero?
Todas, porque cuando tu inicias todas las experiencias que captas son importantísimas y es querer salir adelante domingo a domingo, hay triunfos pero las experiencias todas fueron importantes y de matador igual.
¿Cuántas novilladas toreaste?
37 novilladas antes de tomar la alternativa.
¿Cuando tomaste la alternativa, y cuando fue la confirmación en España?
El 14 de septiembre de 1968 en Torreón Coahuila, como padrino Joselito Huerta, Jaime Rangel de testigo y toros de San Martín. Y en España fue el 18 de mayo de 1971, con mi padrino Antonio Bienvenida q.e.p.d. Andrés Vázquez y toros de Samuel Flores.
¿Cuantas corridas toreaste en México y España y cuáles son los triunfos que más recuerdas?
Toree 1642 corridas ininterrumpidamente. En España hice 4 temporadas, la primer temporada toree 60, la segunda 45, la tercera toree 10 y la cuarta aproximadamente unas doce.
Y en triunfos gracias a Dios tuve varios muy importantes en las plazas de España sobre todo en las capitales, desde luego Madrid, Sevilla, Bilbao, Barcelona, yo me siento muy contento y muy satisfecho de haber logrado triunfos tan importantes en esas plazas, gracias a Dios en todas ellas tuve éxitos muy fuertes, de cortar orejas y de salir por la puerta grande como se dice, sobre todo la constancia de haber tenido unas campañas tan uniformes, precisamente porque era un torero que iba muy bien preparado para ir a España. Eso es muy difícil porque hay triunfos que son básicos en la vida de un torero, desde luego la presentación en Madrid, confirmar tu alternativa, el debutar en Sevilla y cortar tres orejas, ser triunfador de una feria de Bilbao y si nos vamos así un triunfo importante para decir cual fue más importante, fueron importantes todos.
¿Cuantos apéndices cortaste o indultos?
Darte el número de trofeos es difícil pero creo que he sido un torero que tuvo un nivel de corte de orejas muy importante, que se pudo sostener durante muchos años en primer plano como figura del toreo.
Indultos tuve dos aquí en la plaza México que fue “Payaso” de Torrecilla y “Saltillero” de Campo Alegre. Indulté un toro en España en Antequeras que se llamo “Melenas” del Marqués de Domecq y también un toro en Sudamérica en Medellín, Colombia, de Fuente de la Peña y tuve muchos indultos aquí en México a lo largo de mi carrera.

¿Percances o cornadas?
Cornadas le doy gracias a Dios que fueron muy pocas, comparando que maté muchos toros, actué en muchas corridas de toros, y tuve 9 cornadas, ninguna grave, que ponga en peligro tu vida, todas las cornadas son importantes porque en el momento que el toro te parte la carne ya es importante pero de las que ponen en peligro la vida gracias a Dios ninguna.
¿Cómo nacen los pases inventados por ti como el cite psicodélico o el circurret?
El cite psicodélico, ese se me ocurrió precisamente a mi ahí en el rancho de “La Alianza” al estar tentando una becerra de mi papá, estaba distraída en un burladero y empecé a hacer arabescos y a dar pases al aire y vi como la becerra se empezaba a fijar poco a poco y cuando ya la tuve fija pegué una pequeña carrera hacia ella y se me arrancó, así es como nació el cite psicodélico, de algo que no lo tenía pensado y el circurret tampoco también nació en “La Alianza” con una becerra colorada que se llamo “Amapola” yo al pegarle un derechazo y al darle la dimensión, el volverla a tocar no moví los pies de cómo los tenía en la primera posición y la despedí con una lacernista, al ver que la becerra se desplazó, ahora sí que barriéndole los lomos y volviéndole a mostrar la muleta nuevamente ahí fue cuando sentí que hizo un giro de 360 grados y así lo repetí y fue cuando el circurret nació prácticamente. Es un pase técnico 100% tú tienes que ver las características de los animales se le puede hacer a una mayoría de ellos viendo las condiciones.
¿En qué plaza toreaste mas, ganaderías de las que más toros lidiaste y que cartel te agradaba cuando estabas anunciado?
Fue precisamente Aguascalientes, después México, Guadalajara, San Luis Potosí. Y ganaderías de la que más lidié fue Grafías, Mimiahuapam y Begoña.
Todos los carteles eran para mi importantes desde luego cuando eran carteles de aquí de México de la trilogía fue básica el torear en la México, Manolo Martínez, Eloy y “Curro” era un acontecimiento impresionante, y torear en España a lado de figuras tan importantes como Luís Miguel Dominguín, el maestro Antonio Ordóñez, Paco Camino, “El Cordobés”, Diego Puerta, “El Viti”, cuando se juntaban los carteles tan fuertes, tan básicos para mi fueron importantes casi todos.

¿Qué diferencia encuentras entre México y España en relación al público, al toro, el ambiente en general?
Son dos seres completamente distintos definitivamente y como tales hay que verlas, las dos partes tienen su encanto tienen su belleza su verdad, sus jueces tienen su público yo creo que lo más importante de esto es más bien, que el torero tiene que adaptarse a donde va.

¿Cuál es tu pase favorito para realizarlo o verlo?
Todos, yo creo que sí, no hay pase favorito sin un sentimiento, sin una expresión
¿Qué sastre te vistió y tu color favorito?
Me vistió toda la vida Santiago Pelayo y el color preferido fue el verde manzana y oro. Fue un color que siempre estuvo muy ligado a “Curro” Rivera desde sus inicios.
¿Extrañas estar en el ruedo como matador?
No fíjate que no, no porque siento que mi vida taurina, mi vida profesional fue muy intensa, y quedé muy satisfecho de ella.
¿Quién fue el torero con quien más alternaste?
Con Manolo Martínez toree muchas veces, fue con el torero que creo alterné más, con Eloy Cavazos, Mariano Ramos y Antonio Lomelín.
¿Cuál fue la peor tarde que tuviste?
Hubo varias tardes duras así de recordar alguna, diría que se me fue un toro vivo en Morelia y otras tardes inclusive aquí en la plaza México, hubo muchas tardes pero gracias a Dios de esas tardes aprendí muchas cosas.
¿Cómo puedes catalogar tu toreo?
Yo he sido un torero de escuela, pero con una interpretación muy propia.
¿Cuándo es tu inicio como ganadero?
En el año de 1973 inicio como ganadero en Guanajuato hasta la fecha, me gustaba mucho todo lo que estaba relacionado a las ganaderías y es una afición muy independiente de lo que es torear, me gustó por eso, son dos facetas totalmente distintas.
¿De qué procedencia es tu ganado?
De Valparaíso, de San Martín y refrescado con toros de don Javier Garfias y de Jesús Cabrera.
¿Qué tan difícil es tener una ganadería?
Dificilísimo, ser ganadero es algo verdaderamente muy difícil, todo lo que vemos nosotros en cuanto sale un toro a la plaza, detrás de ese toro hay una infraestructura, hay una entrega absoluta y un tiempo completamente llevado a eso para que las cosas salgan bien, es una carrera mucho muy difícil, muy bonita pero muy complicada.
¿Cuál es tu mayor anhelo como ganadero?
Pues siempre tener el toro que sea importante para el público como para el torero, para que pueda redondearse ese triunfo que todos esperamos cuando vamos a las plazas de toros.
¿Qué es más difícil, estar en una plaza como ganadero o como torero?
Son dos facetas distintas, completamente, uno como torero define de una forma pero como ganadero siempre estás muy limitado porque estás esperando que el toro de el juego que sólo tu esperas nada más.
¿Donde está localizada tu ganadería?
En san Diego de la Unión Guanajuato aproximadamente a unas 3 horas de aquí de México.
¿Qué opinas de la época cuando empezaste a torear a la actual?
Yo creo que es muy similar, todo va avanzando tiene que ir para adelante y creo que las cosas se van mejorando día a día.
¿Qué época consideras que se era más difícil ser torero, antes o ahora?
Yo creo que en cualquier época es dificilísimo, no hay una época de facilidad en el toreo.
¿Cómo nace tu escuela?
La escuela nace de una idea que tuvimos mi hermano Fermín q.e.p.d. y yo ahí en “La Alianza”, al platicar después de un tentadero, de ver puntos de vista y me hizo ver todos los conocimientos que yo tenía y que tengo como torero, y todo lo que aprendí no es justo que te los quedes adentro, yo creo que esa es la mejor herencia y lo mejor que le puedo dejar a la fiesta, lo que hice como torero es una cosa personal, pero la herencia, la herencia fuerte es poder dejar un camino que pueden seguir los que verdaderamente quieren ser figuras del toreo.
¿Como los preparas o enseñas?
Es una preparación muy intensa, es una escuela que no nada más se le enseña a torear, se les enseña todo, como disciplina, respeto, obediencia, se les enseña antes que nada vocación o se le propone más bien todo eso, se les da una clase tipo ballet que es algo que muchos no toman en cuenta, ni saben que lo están aplicando en el toreo, es básico e indispensable por los movimientos naturales que hacen los toreros al estar frente al toro y casi en su totalidad lo ignoran, además se les enseña lo que es torear de salón, un muchacho que entiende todo eso puede llegar a ser torero.
¿Dónde está la escuela y cuantos alumnos tienes?
En San Luis Potosí, y alumnos que están toreando solo son dos, por lo difícil que es y la filtración que hay no puedes tener más de 4 porque es una profesión muy difícil a la cual le tienes que dar todo el tiempo para poder tener resultados óptimos, estamos buscando el plan de excelencia.

“Curro” Rivera murió el 23 de enero del 2001 cuando estaba tentando en la ganadería de “La Alianza” propiedad de sus padres, cuando se estaba preparando para reaparecer en los ruedos para otorgar la alternativa a uno de sus alumnos, cuando sobrevino el deceso al pegarle un infarto.

Fuente: (Toriles.com)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *