Home Música Producen en Puebla el disco “Órgano barroco”, con el instrumento histórico resguardado en el Museo Bello
Música - January 19, 2011

Producen en Puebla el disco “Órgano barroco”, con el instrumento histórico resguardado en el Museo Bello

Museo Bello de Puebla, destacó Ana Martha Hernández Castillo, directora de este recinto.

Se hizo una selección de temas muy accesible y dependiendo del éxito que se tenga con especialistas, musicólogos y público en general se podría hacer un segundo tiraje, indicó Hernández Castillo, y agregó que el disco se encuentra disponible en el museo con un costo de $100.00.

Por su parte, el musicólogo poblano, Gustavo Mauleón, destacó que los trabajos pacientes y cuidadosos del restaurador Daniel Guzmán Vargas nos permiten ahora disfrutar de las voces y armonías de un pasado lejano pero aún vivo, y de un órgano histórico recuperado bajo nuevos criterios que han respetado en lo posible los elementos de las diferentes y continuas etapas de cambio y evolución que ha vivido en su historia este singular instrumento.

Como una manera de conmemorar esta histórica restauración, la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, puso en marcha una serie de conciertos inaugurales y otras actividades en torno a la conservación y difusión de este instrumento, sin duda el órgano funcionando más antiguo de Puebla.

El presente disco, destacó Mauleón, representa uno de los pocos intentos actuales en México en la difusión de este tipo de instrumentos antiguos y de la música antigua para tecla, y se viene a sumar a la difusión en soportes sonoros, de otros órganos históricos notables en el país como el órgano de la iglesia de los Remedios en Cholula, Puebla, el órgano de Tlacochahuaya en Oaxaca, el de la Valenciana en Guanajuato, los grandes órganos de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el órgano de la parroquia de San Pedro en Tepotzotlán, Estado de México, entre otros.

Los maestros “tañedores de tecla” que intervienen en el presente disco Rafael Cárdenas y Víctor Contreras, son organistas que tienen ya una sólida trayectoria en el mundo organístico, nacional e internacional, ambos han ganado premios, grabado discos, dirigen festivales de órgano y música antigua, y con frecuencia son invitados por las principales orquestas sinfónicas, de cámara y conjuntos de música antigua del país, así como por festivales extranjeros, indicó Mauleón.

Ellos, dijo, “han realizado para este disco una propuesta muy personal para integrar un programa que no se delimita solamente a la música organística o de tecla de la gran tradición hispánica o ibérica, si no que han incluido también a importantes compositores de música para teclado de Portugal, Italia y Holanda, países cuyas influencias, confluencias y resonancias no dejaron de sentirse en la música española del antiguo rtégimen”.

Asimismo, explicó, se integraron al programa algunas piezas atribuidas a José de Torres y Martínez Bravo, que pertenecieron al antiguo convento de monjas de la Santísima Trinidad de Puebla desde el propio siglo XVIII (actualmente custodiadas por el INBA-CENIDIM como parte de la colección Sánchez Garza), y se grabaron también dos obras provenientes de la catedral de Oaxaca atribuidas a la monja Sor María Clara del Santísimo Sacramento, también del siglo XVIII.

Finalmente resaltó que en este disco también se invoca al gran organista ciego, el burgalés Antonio de Cabezón (1510-1566), cuyo espíritu musical además ha vagado por los antiguos repositorios poblanos -posiblemente desde el siglo XVI- al conservarse en esta ciudad uno de los pocos ejemplares que existen en el mundo de su famoso libro Obras de Música para tecla, arpa y vihuela, que fuera patrocinado por el rey Felipe II, y editado por su hijo Hernando de Cabezón en 1578, de cuya edición llegaron a la Nueva España siete ejemplares en 1586.

El órgano barroco permaneció desmontado y resguardado durante aproximadamente ocho años, a partir del sismo que en 1999 dañó la estructura del edificio que alberga el Museo Bello. El grueso de los trabajos de restauración y documentación se llevaron a cabo entre marzo de 2008 y noviembre de 2009, realizándose algunos ajustes finales durante el 2010, explicó por su parte el restaurador Daniel Guzmán.

“Durante los trabajos, se hizo una documentación sistemática que incluye planos de la estructura, tallas ornamentales, tablones acanalados, secreto y mecánicas; se tomaron no menos de cuatro mil fotografías, se identificaron las maderas con las que está construido, se conservaron muestras de otros materiales que fueron restaurados, además del registro escrito de procesos, medidas y características de los flautados y trompetas”, señaló Daniel Guzmán.

Agregó que el constante intercambio de ideas con el maestro Gustavo Mauleón, tenaz investigador de la cultura musical poblana, ha rendido muy interesantes frutos acerca de la historia de este órgano. “El equipo humano que me acompañó en los trabajos de restauración, estuvo integrado por Álvaro Avitia, Luis Fernando Vélez, María Loreto Serrano y Marco Moreno”, precisó.
RGT

Fuente: (CONACULTA)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *