Home Arte y Cultura “Rostros de la divinidad” se exhibirá en la Pinacoteca de París como parte de la celebración “2011, Año de México en Francia”
Arte y Cultura - January 6, 2011

“Rostros de la divinidad” se exhibirá en la Pinacoteca de París como parte de la celebración “2011, Año de México en Francia”

12 máscaras funerarias de piedra verde y un pectoral zoomorfo de concha.

Con motivo de la celebración “2011, Año de México en Francia”, preparada por ambas naciones, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) montará esta exhibición internacional en la Pinacoteca de París.

Alfonso de Maria y Campos, director general del INAH, informó que dicha muestra formará parte de las exposiciones de carácter patrimonial que podrá admirar el público parisino. “El trabajo de investigación científica de los tesoros culturales está acompañado de su divulgación para el conocimiento y disfrute del pueblo mexicano y el público internacional”.

Rostros de la divinidad…, que en 2010 fue admirada en el Museo Nacional de Antropología por más de 185 mil personas, está integrada por 131 piezas mayas, entre las que destacan el corpus de máscaras descubiertas en templos prehispánicos de las ciudades de Palenque, Calakmul, Dzibanché y Oxkintok, así como collares, anillos, brazaletes, petos, pectorales y figurillas ceremoniales, que los antiguos mayas colocaron para acompañar a sus gobernantes al Xibalbá.

Esta muestra se suma a la serie de exposiciones mexicanas que el INAH presenta en el extranjero, algunas de las cuales desde 2010 han recorrido diversas ciudades del orbe y continúan haciéndolo, como es el caso de Teotihuacan: misteriosa ciudad de pirámides, que desde 2009 recorre Europa y actualmente se exhibe en Roma, Italia.

La exhibición, dedicada a la cultura teotihuacana, ha cautivado al público italiano a través de 450 piezas prehispánicas halladas a lo largo de 100 años de exploración en la Zona Arqueológica de Teotihuacan.

Entre los objetos que se presentan, destacan pinturas murales, esculturas en piedra, estatuillas de obsidiana, además de hallazgos recientes efectuados en las pirámides del Sol y la Luna, y en el Templo de la Serpiente Emplumada. Todos ellos ofrecen una visión del estilo de vida, cosmogonía teotihuacana y poderío de la antigua urbe en alrededor de 8 siglos (150 a.C. – 650 d.C.).

Teotihuacan: misteriosa ciudad de pirámides comenzó su recorrido por Europa desde  octubre de 2009, en el museo Quiai Branly, Francia; posteriormente llegó al Museo Rietberg de Zurich, en Suiza, y luego deleitó al público alemán en el museo Martin-Gropius-Bau, Berlín; actualmente continúa en exhibición en Palazzo delle Esposizioni de Roma, Italia, donde permanecerá hasta el 24 de febrero próximo.

Otra exposición mexicana que viajó al extranjero fue Piscina de fuego: los mayas y el mar místico, presentada en diferentes sedes de Estados Unidos, siendo la más reciente el Museo de Arte Kimbell, en Forth Worth, Texas, donde se exhibió del 29 de agosto de 2010 al 2 de enero de 2011. Anteriormente se presentó en el Museo Peabody Essex, en Salem, Massachusetts, del 27 de marzo al 18 de julio de 2010, y se prevé que llegue en febrero próximo al  Museo de Arte de San Luis, Missouri.

Estuvo integrada por cerca de un centenar de piezas maestras del arte maya que dan testimonio de la importancia que tuvo el océano en la cosmovisión de esta antigua civilización, y en el impacto sobre su comercio y relaciones de poder.

También Los Ángeles y San Francisco son escenarios para la cultura prehispánica al presentar Obras colosales del mundo Olmeca, en la que se pueden apreciar 250 objetos, algunos con una antigüedad de cerca de 4,000 años, así como esculturas de cabezas colosales de varias toneladas de esta cultura.

La exposición, integrada por piezas que datan de 1800 a 400 a.C. provenientes de acervos de museos mexicanos, así como por objetos de instituciones estadounidenses, fue inaugurada el 26 de septiembre de 2010 en el Museo de Artes del Condado de Los Ángeles, en Estados Unidos y continuará en exhibición hasta el 19 de enero de 2011. Posteriormente viajará a San Francisco para presentarse en el Museo de Bellas Artes de febrero a mayo.

La denominada “cultura madre” también se ha hecho presente en las ciudades de Kyoto y Tokio, Japón, con la exposición Esplendor de la cultura antigua de México. Los olmecas, compuesta por 130 piezas, entre cabezas colosales, figurillas humanas y máscaras elaboradas en jade, prestadas por varias instituciones y museos mexicanos. Se exhibió en el Museo de Kyoto, posteriormente en el Museo de Culturas Orientales, en Tokio, del 9 de octubre al 19 de diciembre de 2010, y durante 2011 se proyecta que llegue a museos del centro y sur de Japón.

Otras exposiciones mexicanas que cautivaron al mundo

Durante 2010, en el marco de los festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, el INAH, en colaboración con otros institutos y museos del exterior, organizó varias exposiciones para fortalecer la presencia cultural de México en el extranjero.

Dentro de esas exposiciones destacó Moctezuma: Aztec Ruler, que estuvo en exhibición en el Museo Británico, donde mostró la vida de los mexicas durante la última época de esplendor de Tenochtitlan y de su emperador Moctezuma Xocoyotzin, quien tuvo que encarar a los españoles tras su llegada en 1519.

Se exhibió del 24 de septiembre de 2009 al 24 de enero de 2010; posteriormente llegó a México para mostrarse con nuevo formato y más piezas, entre ellas el monolito de la diosa Tlaltecuhtli, en el Museo del Templo Mayor a partir de junio de 2010.

Por otra parte, Sudáfrica no fue sólo escenario de la Copa Mundial FIFA 2010, sino también de la exposición Cosmovisión y destreza: el juego de pelota en Mesoamérica, que reunió una colección de 13 piezas prehispánicas sobre este rito ancestral cuyo significado se vincula con el acceso al inframundo y la posibilidad del renacimiento.

Desde el 6 de mayo hasta el 10 de junio de 2010 se exhibió esta muestra en el Museo de Mapungubwe, de la Universidad de Pretoria, en Johannesburgo, donde se pusieron a la vista atavíos e instrumentos que portaban los jugadores como cinturones, rodilleras y sandalias, así como el significado y conjunto de rituales que incluía esta práctica durante el periodo Epiclásico (650 – 900 d.C.).

El Panteón Azteca y el arte del imperio llegó a la Villa Getty, de Malibú, EU, del 24 de marzo al 5 de julio de 2010, para dar a conocer piezas representativas de la grandeza de esta cultura, entre las que se encuentran esculturas, códices, libros, mapas y otros documentos, de los cuales 96 están resguardados por México.

La exposición también mostró las similitudes entre el México del siglo XVI y la Roma Imperial, y sugirió que las culturas antiguas, en particular la mexica, puede compararse con los regímenes imperiales de la antigüedad. Los panteones paralelos, las deidades mexicas y la mitología romana fueron los puntos de comparación entre ambas culturas.

Una exposición que no podía faltar es De novohispanos a mexicanos: Retratos de una sociedad en transición, la cual mostró la manera en que los novohispanos, divididos en castas y estamentos, solían representarse a sí mismos como símbolos de riqueza, poder y valores morales colectivos, y cómo la ideología fue cambiando a través del tiempo hasta que, en la época independiente, se inició el proceso de construcción de la identidad mexicana.

Esta revisión de las distintas identidades en la época virreinal y el proceso de construcción de una nueva durante el México independiente, estuvo integrada por 42 retratos exhibidos en el Museo de América, en Madrid, España, desde mayo hasta julio de 2010.

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *