Home Entrevistas En “Arrebatos Carnales II” Francisco Martín Moreno explora las pasiones de los héroes
Entrevistas - December 14, 2010

En “Arrebatos Carnales II” Francisco Martín Moreno explora las pasiones de los héroes

los personajes históricos de México y los acerca a la gente, mostrando sus debilidades, fortalezas, pasiones y arrebatos.

En el segundo título de la trilogía erótica que publica Editorial Planeta, Martín Moreno logra escabullirse a la habitación e intimidad de “La Güera” Rodríguez, Diego Rivera, Isabel Motecuhzoma, Josefa Ortiz de Domínguez y Lázaro Cárdenas, a quienes desnuda sin morbo, “poniéndolos al alcance de la gente para que su curiosidad los lleve a conocer la cara oculta de los personajes de la historia de México, no sólo en su desempeño político, artístico, cultural, social y militar, sino también en el terreno amoroso”.

Lo que intenta el autor de México mutilado no es desacralizar a algunos de los próceres de la patria, sino mostrarlos como hombres y mujeres de carne y hueso “que sufren, sienten, tienen emociones, palpitaciones y arrebatos, aspectos que son parte fundamental de la naturaleza humana y que la historia ha ignorado como si se tratara de una irreverencia”.
El primer capítulo aborda las intrigas y técnicas de “La Güera” Rodríguez que enloquecía a los hombres que la rodeaban, y su profundo amor por Agustín de Iturbide. En segundo término, el libro explora la vida del pintor mexicano Diego Rivera cuando se encontraba en la cumbre y repartía sus arrebatos con todas las mujeres que tenía a su alrededor, entre las que se encontraban sus modelos, Frida Kahlo, su mujer del alma, o incluso la hermana de ésta, Cristina.

Incluso, Francisco Martín Moreno se convierte en el escribano de los relatos más estremecedores, a cargo de Isabel Motecuhzoma —hija de Motecuhzoma Xocoyotzin—, en los que narra la historia de la Conquista de México, pero desde el punto de vista de los vencidos. “¿Cómo es posible que la noche en que le ganamos a los españoles se llame La Noche Triste? Es la noche de la alegría, de la felicidad, del triunfo”, relata.

Quedan también los arrebatos carnales de “La Corregidora” con Ignacio Allende, con quien procrea un hijo, además de los 13 que ya tenía con su marido. En las estampitas se muestra a una Josefa Ortiz de perfil, con chongo y una papada enorme, pero el también columnista constató que se trataba de una mujer guapa, educada, incendiaria y llena de vida y de pasión amorosa.

Del “Tata” Lázaro Cárdenas,máximo líder de la izquierda mexicana, el político del siglo XX y figura intocable, de quien solamente se escribieron apologías, no biografías serenas y objetivas, Martín Moreno describe que llegó a vivir en Los Pinos con su segunda esposa, Amalia, y ocho de sus hijos, a quienes describía como “hijos de la nación”.

“Además, ‘El Tata’ fue un gran destructor de la economía mexicana, porque expropió los trenes en 1937. Después lo hizo con el campo, contraviniendo los acuerdos de Álvaro Obregón, en los que se establecía que no se podían expropiar si antes no se brindaba capacitación a la gente, porque necesitan tecnología y créditos para que puedieran trabajar el campo”, expresa el conferencista y autor de varios best sellers.

Con la publicación de los 100 mil ejemplares del primer volumen, Martín Moreno pensaba enfocarse en otros títulos, pero al continuar con la investigación histórica, encontró que había un cúmulo de personajes de quienes se podía desvelar sus pasiones y arrebatos; así apareció en el mercado Arrebatos Carnales II.

“No quiero una historia mojigata”

Los improperios que se vertieron sobre su trabajo, a Francisco Martín Moreno lo tienen sin cuidado, ya que, afirma, los recibió con beneplácito.

“Estoy convencido de que un día que no gane un enemigo es un día perdido, así que está bien que no les parezca. Lo que no entiendo es porqué no les parece que Sor Juana Inés de la Cruz tenga sentimientos. A mí qué más me da que haya sido o no lesbiana; lo que importa es su obra. Yo no voy a criticar a nadie por sus preferencias sexuales. Si me dicen que soy un blasfemo y un irreverente porque dibujo la historia de Morelos peleándose por una mujer, no me importa. Lo que no quiero es escribir una historia mojigata porque tenemos que escribir una historia de mármol blanco o de seda. Hay que escribir la historia verdadera”, explica el autor de México ante Dios.

En las últimas páginas de su más reciente publicación, Francisco Martín Moreno anexa la bibliografía en que sustentó las 485 páginas de las que se nutre Arrebatos Carnales II.

“Son 15 páginas de bibliografía, para quien dude de lo que estoy diciendo o para quien quiera averiguar más sobre alguna escena, lo pueda hacer. Ahí están las fuentes bibliográficas para que el lector haga un recorrido por la historia y vea que todo es verídico. Porque el día que yo le pierda el respeto a la historia, el lector me perderá el respeto y es algo que no puedo permitir”, agrega.

Reconciliación con el pasado

Sobre su experiencia de espiar y convivir con los diferentes personajes que aparecen en el segundo volumen de la trilogía erótica, el escritor afirma que ha servido para reconciliarse con ellos, ya que explora “sus decepciones amorosas, sufrimientos, arrebatos carnales… porque pienso, pobre de aquella persona que en su vida nunca ha tenido esto último, significa que su vida se le ha ido en blanco. Son anécdotas para justificar la existencia”.

De personajes del presente de la política mexicana, por el momento descarta que haya alguno de su interés, porque algo serio “se va a convertir en una revista del corazón, no podría hablar de los arrebatos carnales de Calderón, Salinas o de Fox. Sería patológicamente aburrido y caería en la vulgaridad”.

”Son anécdotas para justificar la existencia; hay que tener arrebatos carnales antes de la pérdida  de las facultades”
Francisco Martín Moreno, escritor.

Fuente:  (Informador.com.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *