Home Entrevistas Mezzosoprano María Luisa Tamez asevera: “los cantantes le hemos dado muchas más medallas de oro a México que los futbolistas”
Entrevistas - December 13, 2010

Mezzosoprano María Luisa Tamez asevera: “los cantantes le hemos dado muchas más medallas de oro a México que los futbolistas”

A principios de año, la mezzosoprano María Luisa Tamez (Ciudad de México, 1958) acudió al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), para solicitar una entrevista con su presidenta Consuelo Sáizar.

“Quería ir a decirle que en 2010 cumpliría 30 años de trayectoria, por lo que me gustaría celebrarlo en Bellas Artes. Sin embargo, me recibió uno de sus asistentes que lo primero que me pidió fue mi currículum porque no me conocían”, cuenta la recién ganadora del Premio Nacional de la Mujer.

Días después, recuerda la intérprete, a quien el 21 de enero se la reconocerá con la Medalla Alfonso Ortiz Tirado en el festival del mismo nombre que se realizará en Álamos, Sonora, en enero de 2011, pidió una reunión con Alonso Escalante, entonces coordinador Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), para decirle lo mismo.

La respuesta inmediata fue ignorar a quien ha interpretado 350 ocasiones la Novena sinfonía de Beethoven y otras 100 veces más la ópera Carmen durante los últimos 13 años en foros nacionales e internacionales, dice Tamez.

Fue hasta que llegó a la coordinación Eduardo Soto Millán que el homenaje se realizó en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Al lugar acudieron 35 cantantes, como Olivia Gorra, Iracema Terrazas y José Luis Duval, mientras que Fernando de la Mora envió su mensaje por video, cuenta la mezzosoprano.

En la sala de su casa, ubicada en el pueblo de Santo Tomás, en la Ciudad de México, señala que la ópera en México está en crisis, porque en los últimos tiempos se le ha dado mayor oportunidad a cantantes extranjeros.

“Cuando inicié mi carrera en 1980 se presentaban anualmente 12 títulos operísticos con tres repertorios diferentes, conformados en su mayoría por mexicanos, actualmente se presentan a lo mucho cinco títulos, con un solo repertorio y 50 por ciento de intérpretes extranjeros”, argumenta la cantante que ganó el primer lugar del Concurso de Canto Carlos Morelli en 1981.

Esto se debe, explica Tamez, a que en los últimos tiempos el Palacio de Bellas Artes ha estado secuestrado por personas que piensan que los mexicanos no tienen talento.

“Desde la llegada de Sergio Vela al Conaculta, pasando por la administración de Alonso Escalante en la Coordinación Nacional de Música y Ópera comenzaron a contratarse repertorios para óperas conformados 50 por ciento por extranjeros. El problema no es solamente ése, sino que a gente como Jessye Norman le pagan 100 mil dólares y a mexicanos como Fernando de la Mora 10 mil o 15 mil dólares.

“En general a los cantantes mexicanos se les paga entre dos mil y cinco mil dólares por ópera”, calcula la artista que cambió de tesitura de soprano a mezzosoprano.

Sentada en el comedor de su casa, destaca que esto se debe al malinchismo de las autoridades nacionales. “Deberían de pensar que los cantantes le hemos dado muchas más medallas de oro a México que los futbolistas”.

Reconocimiento en Sonora

Tres de sus abuelos nacieron en Durango, Chihuahua y Nuevo León. Por ello, que un festival como el Ortiz Tirado, que se realiza en Sonora, le entregue una medalla es muy importante para ella.

—El festival es único en su tipo. Debe ser el único en el mundo dedicado exclusivamente a resaltar la voz. Hay otros que diversifican sus propuestas, pero éste tiene una tradición, comenta la cantante, quien entre los papeles más destacados que ha interpretado están Madama Butterfly, y Mimi, de La Bohème.

—¿Qué significa este reconocimiento para su carrera?

—He asistido 15 años al Ortiz Tirado. Los últimos cuatro no he podido, pero en Álamos tengo muchos conocidos y amores. Estoy conmovida porque como nadie es profeta en su tierra, que me honren con este reconocimiento es bueno. Agradezco que un festival del norte del México se dé cuenta del potencial que hay en este país, cuando de ópera se trata.

Cambio de tesitura

La cantante María Luisa Tamez comenzó su carrera como soprano en 1980. Durante mucho tiempo trabajó de esa manera. Sin embargo hace tres años decidió cambiar de tesitura a mezzosoprano. Para lograrlo, llamó a su maestro y amigo Héctor Sosa, quien le ayudó en esta tarea, para la que solicitó una beca en el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). “El proceso fue doloroso, es como cuando se pierde un amor. Lo hice porque no podía seguir forzándome como soprano”, menciona.

Las implicaciones técnicas que conlleva este cambio significan mucho, cuenta. “Se debe bajar la tercera nota más alta que da una soprano. La voz de las soprano son más agudas, las mezzosopranos son centrales. La voz es más colorida, profunda, chocolatosa —argumenta—. Hay gente que le gustan los óleos, las acuarelas o los grabados. Para un cantante de ópera lo importante es definir su color de voz”.

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *