Home Espectáculos Miles de espectadores conviven con la familia de “gigantes” que ha conquistado Guadalajara
Espectáculos - November 28, 2010

Miles de espectadores conviven con la familia de “gigantes” que ha conquistado Guadalajara

Como parte del espectáculo “Los Gigantes de Guadalajara”, de la compañía francesa Royal de Luxe, la mañana de ayer se presentó la novedad que aguardaba dentro de un sarcófago enterrado en la Glorieta de La Normal. Se trata del Campesino Gigante, quien fue liberado ante una inmensa multitud que esperaba impaciente su despertar desde temprana hora.

La desesperación de los espectadores comenzaba a sentirse con gritos, aplausos y silbidos, cuando el gigante asomó la cabeza y se elevó por los aires con su atuendo humilde, un gabán y un sombrero. Miles de visitantes acudieron a su encuentro.

Las importantes magnitudes del Campesino dejaron prácticamente hipnotizados a los presentes, quienes de inmediato comenzaron a tomar fotografías. Los niños tenían un semblante de admiración, los adultos estaban boquiabiertos y no dejaban de lanzar exclamaciones de sorpresa sobre la imponente figura.

El recorrido fue por la Avenida Alcalde en busca de su sobrina, la Pequeña Gigante, que al mismo tiempo lo buscaba en la Avenida Federalismo. Al llegar al templo del Santuario, el Campesino se sintió sofocado y se detuvo a beber agua. Para ello necesitó de un enorme embudo y la ayuda de los bomberos, quienes le lanzaron un potente chorro de agua con una manguera contra incendios para saciar su sed.

Luego reinició  su caminata hasta llegar a la Plaza de Armas en el Centro Histórico de Guadalajara, donde finalmente se sentó, se quitó los guaraches y sumergió sus pies en una tina con agua para descansar. Después de unos minutos, gracias a una melodía tranquila que provenía de un curioso vehículo con varias bocinas, el gigante finalmente se durmió  durante aproximadamente dos horas y media. El recorrido continuaría.

Conquista “Xolo”

Una aventura más por la ciudad realizaron la Pequeña Gigante y el Perro Xolo. A su paso arrancaron sonrisas, gritos y aplausos a los miles de niños y adultos que acudieron a los dos recorridos de las marionetas que están de visita en la Perla Tapatía.

La gracia del Perro Xolo conquistó a los asistentes con su tierno parpadeo, el movimiento de cola, el levantamiento de sus orejas y sus repentinas carreras. La docilidad del canino negro, que frecuentemente se acercaba a los espectadores, recibió innumerables caricias a las que respondió moviendo la cola y orejas sacando la lengua y con un suave parpadeo.

Todos los pequeños querían tener de cerca a Xolo. “¡Ven, ven Xolo!”, gritaban los infantes. Incluso, en algunos momentos, niños y adultos le silbaban para atraer su atención, como lo hacen con sus mascotas. “Parece de verdad”, expresaban.

No sólo en sus movimientos Xolo se mostró como un can real, también sorprendió  orinando en varias ocasiones durante el trayecto, que inició en el terreno ubicado en Ávila Camacho, cerca de la Glorieta de La Normal, siguiendo por Federalismo, Jesús García, Alcalde, 16 de Septiembre hasta La Paz. La niña continuó hasta la Plaza Juárez.

La Pequeña fue despertada en la mañana por Xolo, quien jaló su cobija; luego, la Pequeña tomó  un baño realizando pausados movimientos con sus brazos; se vistió con una blusa rosa, completando el atuendo con una falda azul rey. Y continuó su trayecto caminando y mirando hacia ambos lados de la avenida, observando todo a su paso, con un parpadeo frecuente. El trayecto lo alternó caminando, sentada o colocada en un autobús escolar. En el Centro de la ciudad, justo frente de Catedral, hizo algunos ejercicios de gimnasia, los cuales se ganaron aplausos de los asistentes.

A su paso, Xolo visitó el mural que cayó del cielo frente al Teatro Degollado. Después de una siesta la Pequeña y el Perro Xolo regresaron al terreno del circo en La Normal. En esta ocasión utilizó en un tramo de su trayecto un patín, se colocó lentes y gorro apropiados; además disfrutó de una paleta de caramelo. El retorno fue por 16 de Septiembre, La Paz, Federalismo y Ávila Camacho.    

Fuente: (Informador.com.mx)

Despiertan los gigantes; se dirigen hacia el centro tapatío.

Esta mañana, alrededor de las 10:30 horas, el Campesino, la Pequeña gigante y el perro Xolo despertaron de su sueño en La Normal.

Después de abrir los ojos, Xolo comenzó a dar vueltas en el terreno donde dormitaban aún sus amos, acto seguido puso un disco de música para que despertaran los gigantes.

Al ritmo de la melodía, la multitud que esperaba el despertar de los personajes aplaudía para lograrlo.

Minutos después, la Pequeña gigante y su tío el Campesino despertaron, ella bailó al ritmo de la música.

Los tres elementos del performance Los gigantes de Guadalajara avanzan por la Avenida Alcalde hacia el Centro Histórico tapatío, para llegar al Jardín ubicado a la altura de Revolución.

Se prevé que una vez que arriben al punto mencionado, los gigantes emprendan su camino de nuevo a La Normal, aproximadamente a las 15:30 horas, para concluir con el espectáculo que inició el martes con la aparición de un mural, a las 17:30 horas.

Sin retraso, justo al filo de las 10:30 horas, dio inicio el recorrido final de la familia de gigantes conformada por la Pequeña gigante, el Campesino y Xolo.

Precediendo al sonido de una banda musical en vivo los visitantes extranjeros despertaron del letargo en que se hallaban sobre la intersección de la avenida Alcalde con La Normal. La cantidad de personas que ya se daban cita para esas horas abarrotaba el predio que eventualmente es usado como escenario de un conocido circo.

Como inicio del espectáculo el simpático canino saludó a todos los presentes acto seguido la niña despertó e hizo un breve baile y el gigante campesino hizo lo propio después de ello.

El desfile comenzó desde el punto de referencia y se trasladó por toda la avenida Alcalde rumbo al sur. Xolo, La Niña y El Campesino se caminaron en ese orden con varias cuadras de diferencia,  para que todas las personas que abarrotan las calles del Centro Histórico pudiesen atestiguar el inusual panorama de tres marionetas de tamaño descomunal.

Durante el recorrido en el cual el perro bebió agua e hizo sus necesidades la niña montó un patín del diablo y terminó su recorrido en al intersección de 16 de septiembre con Prisciliano Sánchez; ahí tanto La Pequeña como su mascota quedaron profundamente dormidos.

El anciano aún no arriba al sitio donde se encuentra su familiar, ya que su andar fue significativamente más lento.

Los cientos o miles de testigos aplauden al paso de las decenas de hombres que operaron las inmensas marionetas.

El espectáculo reanudará en cuanto terminé la siesta de los gigantes, se espera que sea a las 14:30 horas.

Fuente: (Informador.com.mx)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *