Home Espectáculos La actriz, directora escénica y coreógrafa Verónica Melis participa en el Encuentro Artes del Circo y de la Calle
Espectáculos - November 26, 2010

La actriz, directora escénica y coreógrafa Verónica Melis participa en el Encuentro Artes del Circo y de la Calle

ser auténticos, ser nosotros mismos que, por otra parte, es lo más difícil de hacer, aseguró Verónica Melis, quien ha sido consejera de la Escuela Nacional de Circo y docente de la Escuela Nacional de Teatro de Canadá.

Melis, quien actualmente trabaja en el espectáculo Donka, del Teatro Sunil, que dirige Daniele Finzi Pasca, inauguró ayer miércoles con una conferencia magistral las actividades del Encuentro Artes del Circo y de la Calle, que se desarrolla del 24 al 26 de noviembre en el Centro Nacional del las Artes (Cenart) del Conaculta.

En entrevista con Conaculta, Melis destacó que el futuro para las artes circenses no es copiar el modelo del Cirque du Soleil, sino buscar ser auténticos y creativos, aunque no se cuente con grandes recursos. Señaló que ella misma es ejemplo de esto, “pues mis espectáculos no tienen grandes recursos, pero sí mucha creatividad”.

Melis se graduó con honores en la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad de Bologna, y ha trabajado con grandes creadores como Pina Bausch y en los espacios escénicos Scuola Wigman-Dalcroze y Royal Hart Téatre.

La creadora escénica se refirió a su labor como docente, y consejera artística de la Escuela Nacional de Circo de Montreal, en Quebec, Canadá, donde se forman los grandes ejecutantes de circo. Expuso que su trabajo consiste en trabajar con los alumnos de segundo y tercer grado (la carrera es de tres años), y apoyarlos para encontrar su parte artística y creadora.

“Trato de trasmitirles una curiosidad en relación con la cultura, así como por las otras formas artísticas (danza, teatro, música, cine). También hablamos de manera muy individual con cada artista, para saber por qué están en esta profesión; no es una cuestión de psicología, pero sí tienen que entender quiénes son y qué hacen en el circo”, expresó Verónica Melis.

Recordó que a veces “vamos al cine o los pongo a leer, también vamos a ver otros espectáculos, para que ellos vayan encontrando qué tienen adentro y cómo lo quieren expresar. Porque en el mundo del circo se dan casos de que hay quienes  tienen una técnica extraordinaria, pero no tienen nada qué decir. Por ello los estimulo para que también trabajen con su cabeza, para encontrar su propia estética y desarrollar su número. Además, deben llevar un cuaderno de creación”.

—¿Qué es lo más difícil de enseñar a los alumnos?

—Lo más difícil de comprender es la importancia que tienen los demás. Por eso trato de que bajar su ego, pero eso es muy difícil; además eso es la cultura actual. Trato de trasmitirles que un espectáculo de circo es algo colectivo y no números aislados de los protagonistas, por ello un espectáculo no es una cuestión de ego.

Melis puso como ejemplo su espectáculo Rojo de noche (Rosso di sera), que trabajó para el fin de cursos de la Escuela de Circo, donde participan los alumnos que se van a graduar. Desarrolló el espectáculo con los números de los alumnos, pero “invitándolos a entrar en mi mundo imaginario; con la finalidad de conseguir una pieza colectiva”.

En Rojo de noche, añadió, el motivo es el Sol del atardecer que significa  esperanza en un mundo mejor. Los actos de circo se enlazan mediante una pelota roja (o muchas), para contar la historia de un viejo teatro que va a ser demolido para construir un centro comercial. El personaje principal es un payaso, que invita a los artistas a enfrentar a los desarrolladores inmobiliarios, y convencerlos de que “el arte siempre va a triunfar sobre los intereses comerciales”.

En la Escuela Nacional de Circo de Montreal estudian alrededor de 80 alumnos en los tres grados del sistema profesional, pero también hay alumnos de prepa y niños, que también toman algunos cursos y talleres de circo. También hay un año de prueba, para los alumnos que no son aceptados, pero tienen potencial.

Este espectáculo resume la filosofía de Melis que es “ver en el circo la capacidad de crear con nada o casi nada”, además dice que “en el circo no hay una fórmula mágica, un número muy bueno puede estar basado en dos o tres ideas muy simples, no más”.

Melis concluyó que para que se dé un buen desarrollo de las artes del circo se necesita invertir dinero y tener una buena infraestructura; pero “no creo que todo el arte vaya a venir de las escuelas, sino también de los artistas de la calle o de gente autodidacta, que anda viajando por el mundo y aprendiendo cosas. Muchas cosas se aprenden haciéndolas en el escenario. Creo que el futuro del arte está en colaborar con gente creativa, de diferentes partes del mundo; no pienso que exista el lugar perfecto para aprender. Lo que sí hay en lugares como la Escuela de Circo de Montreal es una filosofía de la enseñanza, y se empieza con los niños”.
JLB

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *